Propuestas turísticas


12 apr 17

Escapada a Navarra: gastronomía, mitología y bosques en la tierra de ‘El guardián invisible’

El puente de la festividad de San Jorge se presenta también en Navarra como una oportunidad única de degustar las afamadas verduras de Tudela y disfrutar del ambiente de Pamplona, más allá de las fiestas de San Fermín. Los escenarios de la trilogía escrita por Dolores Redondo nos acercan al mágico valle del Baztan, donde la mitología y la belleza de sus paisajes naturales se hacen inseparables.



Se aproxima la festividad de San Jorge en Castilla y León, y surge la pregunta: ¿Qué se puede hacer en el puente? ¿Hay alguna escapada recomendable? Sin duda, la localidad de Elizondo, ubicada al norte de Navarra, bien merece una visita.

La capital del valle del Baztan ha sido redescubierta por muchos, tras el éxito de la trilogía escrita por Dolores Redondo. Elizondo es el escenario natural donde transcurre la mayor parte de ‘El guardián invisible’, la primera novela de la saga, llevada

recientemente al cine, y a donde se traslada la inspectora Salazar para desarrollar su investigación. Incluso se puede realizar una visita guiada especial por la localidad para visitar los escenarios reales de las novelas.

Elizondo esconde además las casas señoriales y los palacios del barrio antiguo, construidas por indianos que regresaron de América tras haber amasado grandes fortunas. El más destacado es el palacio barroco de Arizkunenea, desde cuya parte trasera se obtiene una de las mejores vistas del río Baztan, que da nombre al valle, y de sus puentes.

El valle de Baztan ofrece también senderos sencillos de recorrer, museos, antiguos molinos aún en activo y tradicionales caseríos convertidos en acogedores alojamientos rurales. Los frondosos bosques que tiñen el paisaje de un intenso verde son la cuna del Basajaun, legendario personaje de la mitología vasca; el olor a los sabrosos ‘txantxingorris’ de las pastelerías del pueblo espera a ser descubierto por el viajero.

A 45 minutos de distancia se encuentra Pamplona, que más allá de las fiestas de San Fermín se presenta como una ciudad moderna y acogedora donde disfrutar de muchos momentos agradables: pasear entre murallas centenarias y calles adoquinadas; descansar en parques y terrazas;  visitar monumentos con historia; ir de tiendas; acudir a espectáculos culturales; admirar deportes con solera como la pelota; o saborear sus deliciosos pinchos en su animado casco antiguo.

Pero si hablamos de gastronomía, la cita del mes de abril en Navarra nos traslada al sur de la Comunidad Foral, concretamente a Tudela. La capital de la Ribera, bañada por el río Ebro, celebra del 21 de abril al 1 de mayo las XXIII Jornadas de la Exaltación de la Verdura, una ocasión perfecta para degustar la tradicional menestra de verduras y los afamados cogollos, espárragos y alcachofas. Recorridos gastronómicos, degustaciones, menús especiales y pinchos de verduras conforman un completo programa de actos con más de 150 actividades  para promocionar y difundir el consumo y cultivo de los productos de la huerta tudelana y la Ribera navarra.