Propuestas turísticas


29 ott 15

Descubrir Navarra en dos ruedas

Existen numerosas maneras de visitar y descubrir la riqueza y diversidad de Navarra. Una de ellas es en dos ruedas. En la Comunidad Foral son innumerables los trazados para disfrutar del paisaje y la belleza natural en bicicleta de carretera. Entre ellos, podemos hablar de nueve rutas de carretera de las más conocidas, que son una muy buena opción para los visitantes que quieran hacer deporte y conocer el patrimonio natural y cultural de los distintos rincones de Navarra.



Ciclismo en las carreteras de Navarra

Todas las épocas del año son ideales para realizar estos recorridos ya que en cada una se podrán disfrutar diferentes paisajes. Mostraremos algunas de las más recomendables:

Vuelta al Valle de Aranguren

La vuelta al Valle de Aranguren es una maravillosa travesía corta y sencilla, muy conocida y utilizada en la Cuenca de Pamplona. Tiene una longitud de 33 kilómetros y un desnivel de 100 metros. Es muy transitada por ciclistas. Buena parte del recorrido está acondicionado con un carril bici y cuenta con varios merenderos y fuentes.

Recorrido:
Desde Huarte, se toma la PA-30 en dirección Zaragoza. A los 9 kilómetros se toma el desvío a la NA-231, hacia Tajonar y el Valle de Aranguren.
Una vez pasado Labiano sólo nos queda descender hasta Sarriguren y girar a la derecha hacia Huarte.


Huarte-Erro-Urroz Villa-Huarte

Hablamos de una de las rutas más tradicionales de los cicloturistas de la Comarca de Pamplona. Se encuentra en el noroeste de Pamplona y la recorren ciclistas todos los días, que disfrutan de la belleza paisajística de la zona, muy unida al Camino de Santiago. Tiene una longitud de 59,5 kilómetros y su dificultad es media.

Recorrido:
La primera parte se tiene que ir en dirección Orreaga/Roncesvalles desde Huarte (N-135). Nada más terminar el descenso, tras pasar por el pueblo de Erro, se gira a la derecha en dirección Urroz-Villa. A partir de aquí entramos en los últimos 30 kilómetros de la etapa que terminó en Pamplona en el Tour de Francia de 1996.

Vuelta a la Ultzama

La Vuelta a la Ultzama, aunque se hace durante todo el año, es muy recomendable en los meses de verano porque gran parte transcurre por zona de vegetación y en terreno sombrío. Su recorrido circular de 46 kilómetros transcurre por la Cuenca de Pamplona.

Recorrido
Los primeros kilómetros discurren entre las localidades, prácticamente contiguas, de Huarte y Villava hasta que se toma la carretera N-121 en dirección a Francia.  En la localidad de Ostiz se gira a la izquierda para coger la NA-411 hacia Lizaso. Tras diez kilómetros llegamos al Bosque de Orgi, donde se debe cambiar de dirección dos veces a la izquierda. Después de un descenso y diez kilómetros se llega a Berriozar, desde donde se puede volver a Huarte por la Ronda Norte (PA-30).

Sangüesa-Javier-Leyre-Venta de Judas-Sangüesa

Una ruta que transita por gran parte de la merindad de Sangüesa. Tiene una longitud de casi 48 kilómetros y una dificultad notable aunque asequible ya que atraviesa un terreno ondulado en el que destacan cuatro altos de dureza: Javier, Liédena, Aibar y Leyre.

Recorrido:
A la salida de Sangüesa se toma la NA-5410 en dirección a Javier. En  Yesa, se gira a la izquierda hacia la N-240. Al poco, se toma el desvío hacia el Monasterio de Leyre.

Estella-Acedo-Urbiola-Estella

Este recorrido cuenta con dos partes diferentes: la primera transcurre por terreno fácil y llano a orillas del Ega; el segundo, en cambio, es mucho más duro, entre las faldas de Monjardín y Montejurra. Tiene un total de 54 kilómetros de longitud y una dificultad media pero exigente.

Recorrido: 

El punto de partida, Estella-Lizarra, se abandona por la avenida Yerri, en dirección a Vitoria (NA-132-A). Allí  después se gira a la izquierda hacia Los Arcos. A los siete kilómetros se toma un desvío a la izquierda para entrar en la NA-7410. En Oco se gira a la derecha y, pasando por Olejua, se llega a Urbiola. 

Roncal-Isaba-Ochagavía-Navascués-Burgui-Roncal

La quinta propuesta de 81 kilómetros es sin duda la más exigente y dura de las rutas que proponemos. El recorrido dispone de dos puertos de montaña: Laza y Las Coronas. La escasa presencia de automóviles compensa la falta de arcén en algunos tramos.

Recorrido:
En Roncal se toma la NA-137 hacia Isaba. Tras pasar por Uztárroz, comienza el ascenso a Laza. En Ochagavía se gira a la izquierda y luego en Ezcároz se toma la NA-178, que discurre en paralelo al río Salazar hasta Navascués, donde hay que desviarse a la izquierda (NA-214) para entrar en el Valle de Roncal a través del puerto de Las Coronas. De Burgui se coge la NA-137, hacia el norte, para volver a Roncal.

Ochagavía-Irati-Ochagavía

En plena Selva de Irati se puede realizar este recorrido corto, de ida y vuelta, en el que se debe ascender el puerto de Tapla por sus dos vertientes. Se trata de una ruta en la zona de los Pirineos de la localidad Ochagavía con una longitud de 48 kilómetros y una dificultad media.

Recorrido
Junto al puente de Ochagavía se toma la NA-2012 que se adentra en la Selva de Irati. Después de 8 km se llega a Tapla. Al final, la carretera desemboca en un puesto de información turística y un parking desde el que se puede acceder a pie a la ermita de Nuestra Señora de las Nieves. Para regresar a Ochagavía sólo queda tomar la misma carretera en sentido contrario.

Bertiz-Zugarramurdi-Etxalar-Bertiz

Nuestra última propuesta se trata de un precioso recorrido de 98 kilómetros, aunque largo y exigente, por el valle de Baztan y las cercanías del río Bidasoa. En algunos tramos la carretera se encuentra en mal estado y, en otros, soporta mucha circulación.

Recorrido:
Tras abandonar el Señorío de Bertiz por una pequeña carretera y llegar a Oronoz, se toma la N-121-B en dirección a Urdazubi/Urdax.
Después, a la entrada de Dantxarinea hay que desviarse en dirección a Zugarramurdi por la NA-4401. Cuando se encuentra el cruce con la D-306 se gira a la izquierda para volver a Navarra por el puerto de Palomeras de Etxalar.
Ya en Navarra espera el rápido descenso por la NA-4400, que desemboca en la N-121-A, carretera muy transitada por camiones pero que, tomándola en dirección Pamplona, lleva de nuevo hasta Oronoz.

Tudela-Corella-Fitero-Cascante-Tudela

En Tudela podemos encontrar una ruta sencilla de 55 kilómetros sin apenas dificultades orográficas. Atraviesa la Ribera de Navarra y las principales dificultadas están asociadas al tráfico y al viento.

Recorrido: 

El primer paso consiste en abandonar Tudela -a través del polígono industrial- para ir hacia Cintruénigo por la NA-160. Luego se gira a la derecha para tomar la NA-6810 en dirección a Corella. Una vez allí, hay que cruzar toda la localidad hasta conectar de nuevo con la NA-160.