Fiestas y tradiciones


25 lug 18

Las fiestas de Santa Ana de Tudela dan el pistoletazo de salida a las fiestas patronales de Navarra

Pasados los Sanfermines, las fiestas patronales se extienden por toda la geografía navarra durante los meses de julio, agosto y septiembre



Navarra sigue teñida de blanco y rojo con la celebración de las numerosas fiestas patronales que se diseminan por toda nuestra geografía hasta el mes de septiembre. El pistoletazo de salida corre a cargo de la capital ribera, Tudela, que del 24 al 30 de julio festeja a su patrona, Santa Ana. Entre los actos preferidos por los tudelanos destaca el baile de la “Revoltosa”. Pasadas las 12 de la noche, y tras la jota y el Baile de la Era, los participantes ponen a prueba su resistencia con los tres ritmos de este baile, dando vueltas al kiosko de la plaza de los Fueros.

La procesión en honor a la Santa del día 26, los encierros de toros, las verbenas, deporte rural, espectáculos infantiles… Siete días de fiesta ininterrumpida en los que se puede disfrutar de un amplio programa.

El mes de agosto comienza con las fiestas de Estella-Lizarra (del 3 al 9). Tras el chupinazo del conocido como “Viernes de Gigantes”, las calles de la Ciudad del Ega se llenan de festejos. Esa misma tarde tiene lugar la Bajadica del Puy, cuando los mozos descienden bailando desde la basílica del Puy hasta el centro de la ciudad, un baile que las mujeres repiten el sábado. También destacan la Pañuelada, que se celebra el domingo después de la procesión, y en la que los estelleses se acercan al Ayuntamiento acompañando a la banda municipal y agitando sus pañuelos rojos; o la Abadejada, el concurso de ajoarriero y que punto final a siete días de fiesta.

Del 12 al 19 de agosto, los festejos se trasladan a la localidad ribera de Falces, conocida por su popular Encierro del Pilón. Vaquillas, mozos y monte se convierten en protagonistas de una de las citas taurinas más curiosas de Navarra. Una singular carrera de 800 metros que discurre por un estrecho y escarpado recorrido cuesta abajo. A un lado, el muro de la montaña. Al otro lado, el barranco. Un escenario que añade espectacularidad y emoción al evento.

El 14 de agosto Tafalla da comienzo a sus fiestas en honor a San Sebastián y a Nuestra Señora de la Asunción. Este día tiene lugar la peculiar subida a la Salve en la Iglesia de Santa María. La presencia musical y la ambientación callejera de las conocidas cuadrillas de jóvenes, las Peñas, resaltan el ambiente festivo, que se completa con corridas de toros y novilladas, teatro infantil, exhibición de deporte rural o verbenas y conciertos. Los festejos finalizan el día 20.

Termina el mes con la Bajada de la Bruja de Vidángoz (del 28 de agosto al 1 se septiembre), que sustituye al tradicional chupinazo para dar comienzo a las fiestas de este pueblo roncalés en honor a San Agustín. En la medianoche, el silencio y la oscuridad tiñen las calles; en la peña la Pitxorronga se enciende una gran hoguera en la que los jóvenes del pueblo, ataviados con trajes de brujo, encienden sus antorchas, tras lo cual la bruja Maruxa desciende por un cable en su escoba. Ya en el pueblo, los jóvenes bailan alrededor del fuego asemejando un akelarre y, tras leer el pregón de fiestas y dar la bienvenida a Maruxa, la acompañan en alegre pasacalles y se desata definitivamente la fiesta.
 
Ya en el mes de septiembre, la fiesta se sitúa en Sangüesa (del 11 al 17 de septiembre), uno de los cuatro municipios (junto con Pamplona, Tafalla y Tudela) donde los encierros se corren con toros. A lo largo del día se suceden las dianas, la salida de los gigantes y cabezudos, el teatro infantil, los toros de fuego para los más pequeños y los bailes populares. Uno de los actos más típicos es el baile de la jota vieja y la bajadica del "Práu" que tiene lugar todos los días a la 1:20 de la noche, momento en el que los mozos y mozas acompañan a la banda de música desde la Plaza de los Fueros hasta el Ayuntamiento.

Unos días más tarde, es Olite la que da comienzo a sus fiestas (del 13 al 19 de septiembre).  Encierros, actuaciones de la comparsa de gigantes y cabezudos, comidas populares, charangas y gaiteros… son algunos de los actos programados. Destaca el popular Riau-Riau que se celebra el primer día, a las 17:30. El ayuntamiento en pleno acompañado por los gigantes, gaiteros y la banda municipal desfila al son de la música hasta la iglesia de Santa María la Real.