Eventos culturales


06 ott 11

Etxalar: cuando la caza se convierte en un espectáculo único

Si cualquier época del año es buena para visitar la preciosa villa de Etxalar, hacerlo en otoño tiene el aliciente añadido de coincidir con la temporada de caza. En esta pequeña localidad navarra todavía se practica la captura de palomas con red, una modalidad de caza del siglo XV que está prohibida en el resto de la península. La mejor fecha para conocer esta técnica es el Día de las Palomeras, que este año se celebra el 16 de octubre. También puede apuntarse a las visitas guiadas que se organizan los fines de semana y aprovechar las Jornadas Gastronómicas de Caza de noviembre para degustar los apetitosos menús de caza que elaboran los restaurantes de la zona.



En otoño, Etxalar es conocida principalmente por sus palomeras, altas torres desde las que se practica una antigua forma de caza que se remonta al siglo XV: la captura de palomas con red. A pesar de que esta técnica está prohibida en el resto de la península, la tradición ha permitido a esta pequeña villa del Pirineo Occidental conserve un espectáculo que todos los años atrae a decenas de cazadores de ambos lados de la frontera.

La temporada arranca el 1 de octubre y finaliza el 20 de noviembre y todos los años se celebra una jornada de puertas abiertas, el Día de las Palomeras, que permite a los visitantes acercarse hasta los puestos y contemplar el espectáculo. Este año la fiesta tendrá lugar el domingo 16 de octubre y comenzará por la mañana, con los tradicionales paseos por el monte Iarmendi, donde se encuentran las redes que se utilizan para cazar. La fiesta se trasladará por la tarde al pueblo, donde está prevista una actuación infantil y, por la noche, los bailables darán paso al sorteo de doce palomas vivas.

Los visitantes que no puedan acudir a Etxalar el Día de las Palomeras y quieran descubrir los secretos de esta modalidad de caza, podrán hacerlo apuntándose a alguna de las visitas guiadas que se organizan hasta el 20 de noviembre los viernes, sábados, domingos y puentes. Durante la visita, que dura aproximadamente una hora, se explican las herramientas, la tradición y el método de caza con red y se completa con un audiovisual. Además, se ofrece la posibilidad de acceder al observatorio que se encuentra entre las redes para ver de cerca cómo quedan atrapadas las palomas. El precio de la visita es de 4 euros (3 euros para grupos de más de 10 personas) y es imprescindible reservar con antelación (690 26 77 56 y usategiak@etxalar.org). Es recomendable llevar calzado de monte y ropa oscura.

El sistema de caza con red es muy curioso. Un palomero ocupa el puesto de vigía en una chabola y es el encargado de avisar a sus compañeros con un toque de corneta cuando avista un bando de palomas. Desde las distintas palomeras, los cazadores lanzan unas paletas blancas (parecidas a las que se usan en el juego de ping-pong) con las que simulan la presencia de halcones. Presas del pánico, las palomas descienden en vuelo rasante y se estrellan contra las redes verticales que se han dispuesto previamente. Las mallas se colocan en 6 calles y tienen unas dimensiones que van desde 10 a 15 metros de ancho por 15 metros de alto.

Un buen menú de caza
Una forma inmejorable de completar la visita a las palomeras de Etxalar es comer en uno de los restaurantes que celebrarán del 28 de octubre al 27 de noviembre las XIX Jornadas Gastronómicas de Caza.

Durante todo el mes de noviembre, una quincena de establecimientos hosteleros de la zona ofrecerán menús especiales en los que se combinan platos de caza (paloma, perdiz, codorniz, jabalí, ciervo…) con productos de la tierra.

Organizadas por el Consorcio Turístico de Bértiz, las Jornadas Gastronómicas de Caza pretender dar a conocer al público el arraigo y las costumbres gastronómicas de la comarca.

La villa de las estelas
Además de la caza, Etxalar es famosa por su espléndido patrimonio arquitectónico popular. Muchas de las viviendas de la localidad fueron construidas entre los siglos XVI y XVII y la mayoría de ellas disponen de balcones realizados en madera que siempre están decorados con vistosas flores. Entre los edificios más significativos se encuentra la torre medieval de Gaztelu, que llegó a ser casa de armas del reino.

Otro de los atractivos de la villa son las estelas de la Iglesia de la Asunción. En su exterior, se puede contemplar los restos de un antiguo cementerio con estelas discoideas labradas a partir del siglo XVII. Se trata de monumentos funerarios de piedra formados por un disco y un pie trapezoidal que, clavado sobre la tumba, recordaba a un difunto.

Para ampliar la información sobre el Día de las Palomeras y las visitas guiadas acceda a la web www.consorciobertiz.org; y para cualquier información turística sobre Navarra acceda a su web www.turismo.navarra.es llame al teléfono de información turística 848 420 420.