Acciones promocionales


30 gen 08

El Museo de las Brujas de Zugarramurdi o la Torre Monreal de Tudela, nuevos equipamientos turísticos de Navarra

En los últimos meses, Navarra ha enriquecido su oferta turística con nuevos equipamientos. Al encanto de sus paisajes y villas se han sumado una serie de propuestas turísticas que permiten al visitante conocer más a fondo el pasado y presente de sus pueblos.



Quienes se decanten por la zona norte de Navarra podrán vivir la magia de los akelarres de la Edad Media a través del Museo de las Brujas (Sorginen Museoa) de Zugarramurdi, descubrir las entrañas de la Sierra de Aralar siguiendo el itinerario de las Cuevas de Mendukilo (Astitz) o visitar el nuevo Centro de actividades de montaña y esquí de fondo Roncalia o la Casa de la Memoria de Isaba, en el valle de Roncal.

Igualmente interesantes resultan las nuevas propuestas de la Zona Media. En la comarca de Tierra Estella, los amantes de la gastronomía tienen la oportunidad de conocer los secretos y curiosidades de la trufa en el Museo de la Trufa de Metauten.

Una buena opción para finalizar el recorrido por estas tierras es acercarse a la exposición interactiva que alberga el Centro de Energías Renovables de Aibar.

El paseo por la renovada oferta turística de Navarra cuenta en La Ribera con la Torre Monreal, un fortín medieval situado en Tudela, que ha incorporado una cámara oscura para ver la ciudad en tiempo real.

Museo de las Brujas de Zugarramurdi

Los akelarres de la Edad Media se convierten en los principales protagonistas del Museo de las Brujas de Zugarramurdi. El antiguo hospital del pueblo alberga una exposición que invita a conocer los sucesos acontecidos en esta localidad navarra a principios del siglo XVII: da respuesta al por qué de las “cazas de brujas” e ilustra cómo eran los ritos y costumbres propios de esta época.

A lo largo del recorrido por el interior del museo, el visitante encuentra espacios recreados escenográficamente, objetos, imágenes antiguas, proyecciones audiovisuales e interactivos táctiles, entre otros recursos informativos.

El Museo de las Brujas completa la propuesta turística de las Cuevas de Zugarramurdi, en las que se celebraban los akelarres. En la misma zona se hallan las cuevas de Urdazabi/Urdax y de la localidad francesa de Sara.

Cuevas de Mendukilo

Los amantes de la naturaleza también tienen este año una interesante propuesta en plena Sierra de Aralar: las cuevas de Mendukilo. Se encuentran en el concejo de Astitz (valle de Larraun), a 10 minutos de la localidad de Lekumberri. Lo que en su día sirvió como establo de montaña es hoy un lugar privilegiado para conocer las profundidades de la sierra de Aralar y acercarse al sexto continente, el mundo subterráneo.

La adecuación de la cueva se ha realizado con el máximo respeto hacia el subsuelo, priorizando la instalación de infraestructuras reversibles. La visita, siempre guiada, dura cerca de una hora y discurre por tres salas. Desde su apertura, la cueva ha recibido ya cerca de 70.000 visitantes.

Novedades en el Valle de Roncal

En la zona de los Pirineos se ofrecen este año tres novedades: el nuevo Centro de actividades de montaña y esquí de fondo Roncalia, la Casa de la Memoria de Isaba y el producto “Burgui, pueblo de oficios”.

Los aficionados al esquí de fondo tienen desde este invierno en Navarra nuevos servicios y más pistas en la estación de esquí de Larra-Belagua. En el término de “El Ferial” se ha construido un Centro de actividades de montaña y esquí de fondo. El refugio dispone de una superficie construida de 1.400 metros cuadrados y cuenta con un bar restaurante con terraza, zona de alquiler de equipos, tienda de productos típicos de Navarra y de material de esquí y un garaje para las máquinas de nieve.

Para los que prefieran adentrarse en las costumbres del valle, en enero se ha abierto la Casa de la Memoria de Isaba que muestra 500 piezas que recuerdan los oficios y tradiciones de Roncal. El Museo está compuesto de sótano y tres plantas. En la planta baja, donde se encuentra la recepción, la oficina de turismo y una pequeña tienda, el visitante establece el primer contacto con el pasado a través de la cocina y el salón de una casa roncalesa, con recuerdos propios de una familia. La primera planta alberga trajes típicos del valle, oficios de la zona, vida en el bosque, almadías o pastores. La segunda contiene referencias al euskera roncalés que hablaban los vecinos y libros o juegos de la época.

Por último, la localidad de Burgui ha creado el producto “Burgui, pueblo de oficios”, con la recuperación de antiguos oficios de la zona. Hasta ahora esta pequeña villa ha reestablecido antiguas artes como las almadías, la nevera, la carbonera o el horno de pan, entre otras.

Amplia oferta en la Zona Media
       
Dejando a un lado el pasado, otra forma de conocer Navarra es sumergirse en sus proyectos de futuro. El Centro de Energías Renovables de Aibar ofrece al visitante la oportunidad de descubrir las nuevas fuentes de energía alternativas instaladas en la Comunidad Foral a través de una exposición interactiva. Por medio de varias pantallas táctiles y material audiovisual se presentan los principales beneficios y características de las energías renovables.

Otra buena opción para conocer los alrededores es recorrer la red de miradores y senderos interpretativos de los paisajes del vino de la Ruta del Vino de Navarra, así como decantarse por las últimas propuestas para realizar ecoturismo en la zona.

Igualmente el viajero puede acercarse al Museo de la Trufa-Centro de Interpretación de Metauten y descubrir las particularidades y secretos de la trufa negra, un hongo que se produce de forma natural en Tierra Estella. En el interior del centro se exponen de manera visual y didáctica las particularidades que rodean a este hongo, desde sus características, su biología y el entorno natural en el que se desarrollan hasta su localización en Europa y el papel que desempeñan en la cultura gastronómica actual. La información se completa con una proyección que recoge los aspectos más relevantes de la trufa y de su ciclo biológico. 

Torre Monreal de Tudela

En la Ribera de Navarra, especialmente interesante durante 2008 por la proximidad a la Expo de Zaragoza, Tudela invita al visitante a vivir una experiencia en la cámara oscura de la Torre Monreal, un fortín reconstruido en la tercera guerra carlista, que ha incorporado este peculiar sistema óptico que ofrece imágenes en movimiento de lo que está ocurriendo en la ciudad en ese mismo momento. Al norte se ven el Ebro y el montículo del Sagrado Corazón, donde estuvo el antiguo castillo. Al este, las Bardenas. Al oeste, los montes del Cierzo con sus molinos de viento. Y al sur, el Moncayo y las tierras de Aragón.

La Torre Monreal, de época medieval y reconstruida durante las guerras carlistas, se divide en varias partes: aljibe, que es la planta baja por donde tiene lugar el acceso y la recepción a los visitantes; la primera planta, con paneles explicativos sobre la torre, la Edad Media y la ciudad, y la segunda planta, que alberga una pequeña sala previa a la cámara oscura. La superficie de cada planta es de unos 55 metros cuadrados y se accede a ellas mediante una escalera de caracol. 

En Tudela también se puede visitar su Catedral, que ha sido recientemente restaurada sacándose a la luz numerosos tesoros.

Más información: www.turismo.navarra.es
Información turística de Navarra: 848 420 420
Servicio de Marketing Turístico del Gobierno de Navarra: 848 427 753