Propuestas turísticas


15 dec 08

La aventura de la nieve se adelanta en Navarra

Despedir el año pisando nieve virgen es una de las sugerentes propuestas que ofrece Navarra a los visitantes. Las intensas nevadas caídas durante el otoño han adelantado la placentera sensación de moverse en un paraje inmaculado. Las travesías con raquetas de nieve son la opción más original para descubrir los paisajes blancos de los valles y cumbres del Pirineo navarro. También la reserva natural de Larra-Belagua o el valle de Salazar cuentan con atractivas pistas para los aficionados al esquí de fondo.



Raquetas de nieve

Si todavía no ha experimentado la sensación de pisar nieve virgen, este año Navarra le ofrece una oportunidad única. Las tempranas y copiosas nevadas caídas durante el otoño están permitiendo, tanto a los aficionados al esquí como a los amantes de la nieve en general, disfrutar de idílicos paisajes blancos sin necesidad de subir a las cumbres más altas de los Pirineos. Aunque los esquís, las motos de nieve o los trineos son los medios más habituales para desplazarse por la nieve, una de las modalidades más sencillas y originales es hacerlo con raquetas de nieve. Ideal para excursionistas que desean rodearse de hermosos parajes pero que no se atreven con la montaña nevada o para esquiadores que quieren huir de las pistas concurridas, las raquetas garantizan un desplazamiento cómodo que no requiere un gran aprendizaje. Además, tampoco es necesario disponer de una gran forma física.

En el Pirineo navarro existen numerosos lugares donde se puede practicar esta actividad. La reserva natural de Larra y los valles de Belagua y Salazar disponen de recorridos adaptados para todos los públicos, desde itinerarios con escasos desniveles dirigidos a personas mayores y familias, a paseos destinados a senderistas y montañeros o recorridos que incluyen ascensos a las míticas cumbres de la zona. Conviene llevar unas buenas botas de nieve, ropa de abrigo y no salir jamás solo. En caso de no conocer bien la ruta programada es recomendable solicitar los servicios de un guía.


Esquiar entre árboles centenarios

Los aficionados al esquí nórdico pueden gozar de los espectaculares bosques del norte de Navarra mientras practican su deporte favorito. La nieve caída durante los dos últimos meses ha llevado a las dos estaciones de esquí navarras a adelantar su apertura.

La estación de Abodi, en el valle de Salazar, inauguró la temporada de esquí el 6 de diciembre con 40 cm de espesor de nieve. Dispone de 18 km. de pistas señalizadas y pisadas que se adentran en un magnífico bosque de hayas. Las pistas de Abodi son: Zamukadoia, con un tramo muy fácil de 9,2 km y un segundo tramo difícil de 8,4 km, Cruz de Osaba, con 7,6 km y Zerilla, con 4,5 km.

La otra estación de esquí de Navarra es el Centro de Actividades de Montaña Roncal, en el valle del Roncal, que abrió sus puertas el pasado 29 de noviembre. Con unas instalaciones recientemente renovadas, que han incorporado medidas de eficiencia energética y medioambientales únicas en España, este centro ofrece cerca de 19 km acondicionados para la práctica del esquí de fondo.

Las entradas de acceso y el material de esquí se adquieren en el nuevo Centro de servicios El Ferial, un edificio de 1.400 metros cuadrados que alberga el punto de información, una pequeña zona de spa, un restaurante y un bar con terraza.

La estación dispone de tres zonas de pistas: el Ferial-Zampori, La Contienda y el Rincón de Belagua o Mata de Haya. Las pistas de El Ferial-Zampori tienen una longitud de cerca de 10 kilómetros. Es una de las zonas en las que la nieve está más asegurada por estar orientada al norte. Desde lo más alto de las pistas de Zampori se puede disfrutar de vistas espectaculares del Pirineo navarro y oscense.

Dos kilómetros y medio más arriba del Centro El Ferial se encuentran los circuitos de La Contienda, que ofrecen 5 kilómetros de pistas. El punto de partida de la superficie esquiable es el nuevo refugio que se ha construido, un edificio de 300 metros cuadrados al que se ha dotado de una zona de aparcamiento. La Contienda tiene un microclima que favorece la presencia de nieve durante todo el invierno y las vistas desde este lugar son inmejorables. Está situado en un pequeño valle, a 1.700 metros de altitud, a los pies del monte Arlas y muy cerca de la estación francesa de esquí alpino de Arette-La Pierre de Saint Martín.

La última zona en la que se puede esquiar cuando las nevadas son copiosas es la del Rincón de Belagua o Mata de Haya, a tan sólo 12 kilómetros de Isaba. Los 4 kilómetros de pistas acondicionadas están a 1.000 metros de altitud y discurren por prados y bosques, con una dificultad entre fácil y muy fácil.

Durante toda la temporada de invierno el Centro de Actividades de Montaña Roncal permanecerá abierto de 9:00 a 17:00 horas (el servicio de bar y cafetería se prolonga hasta las 19:00 horas).

Además de disfrutar de la nieve en su estado más puro, quienes se acerquen a los valles de Roncal y Salazar podrán conocer los pintorescos pueblos de calles empedradas del Pirineo navarro. Ochagavía, Isaba o Burgui son algunas de las villas que han sabido preservar el sabor de antaño a través de la cuidada arquitectura típica de la zona y salvaguardando tradiciones folklóricas muy atractivas para el visitante.

Más información en el Centro de Actividades de Montaña Roncal www.navarraski.com (948 39 40 62), Oficina Turismo Roncal (948 47 52 56), Oficina Turismo Ochagavía (948 89 06 41), la web de Turismo www.turismo.navarra.es y en el teléfono de información turística de Navarra 848 42 04 20.