Propuestas turísticas


14 dec 07

Tradiciones religiosas y ritos folclóricos en la Navidad navarra

Aunque corto en el tiempo, el periodo navideño todavía conserva en Navarra muchas tradiciones y ritos religiosos entrañables. En Nochebuena, la llegada del Olentzero, un carbonero gordinflón y borrachín que trae regalos a los niños, inicia un programa de actos festivos repleto de costumbres tan arraigadas como el rito del agua en Urdiain, la Cabalgata de los Reyes Magos, la coronación del Rey de la Faba o el Misterio de los Reyes de Sangüesa.



Sangüesa. Auto de los Reyes Magos

En muchas localidades navarras no podría entenderse el comienzo de la Navidad sin la figura del Olentzero, un carbonero tripudo y bebedor que baja del monte para anunciar la llegada del Niño Jesús y que colma de regalos a los pequeños. Esta fiesta, que se celebra en Nochebuena, está muy arraigada en Lesaka desde hace siglos y se ha extendido con fuerza a numerosos rincones de Navarra como Areso, Leitza, Baztan o la Cuenca de Pamplona.

El Olentzero puede ser un muñeco o una persona. En algunos lugares porta un pellejo de vino a sus pies y en otros se adorna con helechos. Suele llevar la cara tiznada, una pipa y una boina y va sentado en una pequeña plataforma que es portada en andas por los jóvenes del pueblo. La comitiva, vestida normalmente con el traje vasco tradicional, va recorriendo las calles mientras entona villancicos populares al son de los txistus y fanfarrias. En todos los municipios el personaje tiene fama de glotón y así queda reflejado en las letrillas de la canción que se canta durante la fiesta (en la mayoría de las versiones se dice que va a merendar un capón con huevos).

La última noche del año siempre ha estado ligada con la celebración de distintos ritos para enterrar el año que termina y desear felicidad para el que viene. Uno de los más curiosos es el rito del agua, una costumbre que todavía se mantiene en Urdiain en Nochevieja. Al sonar las campanadas de la medianoche, los jóvenes recorren las calles cantando y pidiendo aguinaldo al tiempo que ofrecen una jarra de agua nueva de la fuente a las autoridades y vecinos.

En Pamplona, la nochevieja se ha convertido desde hace décadas en un Carnaval adelantado a sus fechas tradicionales, que atrae a miles de curiosos, ya que la calle se llena de disfraces y alegría.

La llegada de los Reyes Magos

Tras la resaca gastronómica de los últimos días del año, el 5 de enero se celebran en toda Navarra vistosas Cabalgatas de Reyes. En Sangüesa, la visita de los Magos de Oriente no termina la noche del 5. Al día siguiente, fiesta de la Epifanía, tiene lugar "El Misterio de Reyes", un auto sacramental único en Navarra y uno de los cinco que se conservan en España.

La representación, que el próximo año cumplirá 108 años de celebración ininterrumpida, tiene como escenario las calles de Sangüesa y escenifica la llegada de los Reyes a la ciudad para encontrar y adorar al Niño. El espectáculo comienza a las once y media de la mañana, cuando los Tres Reyes Magos y su séquito parten del palacio del Príncipe de Viana. Tras atravesar algunas calles llegan a la rúa Alfonso Batallador, donde comienzan los primeros diálogos.

A continuación, la comitiva y los espectadores se dirigen al palacio de Vallesantoro, actual sede de la Casa de Cultura, donde tiene lugar uno de los momentos más esperados del Misterio, el emotivo diálogo entre los Reyes y Herodes. En la plaza de la Abadía transcurre la última parte de la representación. Allí se encuentra el portal de Belén. Los Reyes hacen las ofrendas al Niño, dialogan con los pastores y el Ángel les avisa de que no vuelvan a Jerusalén. El acto concluye con la actuación de los auroros que interpretan diversos villancicos. Seguidamente, todos los asistentes acuden a la misa de Reyes que se celebra a las doce y media del mediodía en la parroquia de Santiago.

En Pamplona, la adoración de los Reyes Magos en el claustro de la Catedral también constituye uno de los acontecimientos más esperados de la Navidad.

El último de los actos ligados a la fiesta de los Reyes Magos es la ceremonia de coronación del Rey de la Faba, una tradición de la Edad Media que consistía en nombrar a un niño pobre rey por un día. Para llevar a cabo la elección, se introducía una faba (haba) en un rosco y el niño que la encontraba era proclamado rey. Actualmente, la organización del festejo corre a cargo de la sociedad pamplonesa Muthiko Alaiak y cada año se celebra en una localidad diferente.

El proceso de selección de los niños que pueden ser designados reyes tiene lugar unas semanas antes de la ceremonia en los distintos colegios del municipio donde tendrá lugar el acto. Una vez que la faba decide quién será rey, se inicia un periodo de ensayos. El día de la coronación comienza con un desfile callejero en el que el rey se dirige a la iglesia acompañado por su comitiva, compañeros de la escuela que representan los papeles de pajes, nobles, curas y vecinos del pueblo. No faltan el Príncipe de Viana y doña Blanca de Navarra, así como un cortejo de juglares, músicos y bailarines al más puro estilo medieval. El ceremonial, vistoso y emotivo, culmina con el alzamiento del rey sobre un escudo al grito de "real, real, real".

Más información en www.turismo.navarra.es