Fiestas y tradiciones


07 sep 06

La trashumancia sigue viva en Navarra



Bardenas. Paso de la Ralla

Miles de ovejas procedentes de los valles pirenaicos de Roncal y Salazar entrarán el 18 de septiembre en las Bardenas Reales, al sur de Navarra, en busca de pasto para el otoño e invierno.  Se trata de un espectacular acto, muy popular, que se repite desde la Edad Media y con el que en Navarra se cumple el ciclo trashumante.

La llegada de los rebaños pirenaicos a las tierras cálidas del sur de Navarra para pasar el invierno es un curioso acto que se celebrará el 18 de septiembre en el Parque Natural de las Bardenas Reales, concretamente en el término conocido como El Paso, en Carcastillo.

Decenas de miles de ovejas procedentes de los valles de Roncal y Salazar, siguiendo la Cañada Real, harán su entrada en las Bardenas. Cumplirán así con una tradición que data de la Edad Media, y que permite a las ovejas aprovechar los pastos de las tierras cálidas del sur de Navarra como hacían antaño.

El acto resulta muy vistoso: al amanecer, los pastores y el ganado, que han recorrido durante cinco días y cinco noches el largo camino que separa los valles pirenaicos de la tierras riberas, entran en El Paso. Un disparo de escopeta marcará, a las ocho de la mañana, el comienzo del paso de los rebaños, que se prolongará durante todo el día y en las jornadas siguientes, convirtiendo el lugar en un continuo discurrir de ovejas.

Lo que para los pastores es la conclusión de un cansado viaje, se ha convertido en una animada jornada festiva en la que no faltará la música y actuaciones de grupos folclóricos. Además, para reponer fuerzas, entre los asistentes se servirán raciones de migas de pastor y chistorra acompañadas de vino.


Entrada de ganado en Sorogain

Al norte de Navarra, en el espectacular hayedo de Sorogain (valle de Erro), el 23 de septiembre se celebrará la tradicional marca de ganado ovino que, procedente del valle francés de Baigorri, entrará en las praderas del monte Sorogain para pastar hasta el 11 de noviembre.

La marca de ganado ovino en estas campas es una costumbre secular que tiene como finalidad fijar el precio que los pastores del sur de Francia deben abonar al Ayuntamiento de Erro a cambio de permitir que el ganado del otro lado de los Pirineos paste en las ricas praderas de Sorogain.

Esta tradición se repite el 20 de mayo pero, si bien en primavera el ganado se marca a fuego, en septiembre se cuentan las cabezas de ganado haciendo pasar a las ovejas ?unas 3.000- por un estrecho cercado para establecer la cuota final que los pastores franceses deben pagar y verificar los certificados sanitarios.

La "marca del ganado" se ha convertido en un acto de fraternidad entre los pueblos de ambos lados de la muga y en una fiesta que todos los años reúne a pastores, ganaderos y turistas que, además, podrán disfrutar de otros muchos actos como el concurso de perros, las exhibiciones de trabajo con perros de ganado o almuerzos y comidas llenas típicas de la zona.

Más información en las Oficinas de Turismo y en la web www.turismo.navarra.es