Acciones promocionales


21 jan 16

FITUR 2016: Navarra celebra los 25 años de su primera red de alojamientos turísticos en Casas Rurales

Navarra fue pionera en el turismo rural y todo un referente en su desarrollo en España. Cuando se cumplen 25 años del inicio de la primera experiencia piloto de comercialización conjunta de una red de Casas Rurales, repasamos cómo fue, cómo se ha ido desarrollando y su actual situación, tanto en casas rurales como en hoteles rurales, campings y empresas de actividades ligadas a la naturaleza.



La acogida de huéspedes en casas de pueblos de Navarra fue una actividad habitual en muchas localidades durante décadas. No era una actividad organizada, pero este tipo de turismo tenía una gran importancia económica en pueblos como Isaba, Roncal o Aurizberri/Espinal, grandes precursores de lo que llamaríamos Turismo Rural.

Como no era un producto turístico claramente identificado no existió ninguna normativa hasta el año 1986, cuando el Decreto Foral 205/1986, de 12 de diciembre, reguló por vez primera la concesión de ayudas para la creación de alojamientos turísticos en medios rurales. En 1987 se aprobó una línea de ayudas para la rehabilitación de casas rurales con el objeto de destinarlas a alojamientos turísticos y en 1988 y 1990 se promovieron nuevas ayudas para la modernización del sector.

El paso del tiempo y el desarrollo de la actividad hicieron necesaria la regulación en este ámbito, de forma que el Decreto Foral 200/1991, de 16 de mayo, regula por vez primera la actividad de las casas rurales, aprobándose ayudas para la rehabilitación de aquellas para uso turístico.

Dos años más tarde se elabora y publica el Decreto Foral 105/1993, de 22 de marzo, por el que se aprueba la reglamentación de las casas rurales. La principal novedad de este Decreto Foral radica en la regulación de dos modalidades de alojamiento: en la primera, el titular del establecimiento comparte el uso de su propia vivienda con los clientes denominada Casa Rural de Alojamiento Compartido y, en la segunda, se cede el uso y disfrute de vivienda, denominándose Casa Rural de Alquiler. Para conseguir una mayor eficacia en la gestión de los establecimientos, se introduce la exigencia de realizar un curso de capacitación a los titulares de las Casas Rurales. Este Decreto Foral fue parcialmente modificado por el Decreto Foral 53/1995, de 20 de febrero.

En la actualidad, es el Decreto Foral 243/1999, de 28 de junio, el que se regula el alojamiento en casas rurales, que establece las características de los inmuebles destinados a casa rural determinando que se deben adecuarse a la estética propia de la arquitectura tradicional popular de la zona. A este requisito se añade la necesidad de que el núcleo poblacional donde se ubica la casa no debe tener más de 3.000 habitantes.

Las modalidades de alojamiento son las de Casas Rurales de Habitaciones en las que se comparte el uso de la vivienda con el titular del establecimiento. Y las Casas Rurales Vivienda en las que se utiliza la totalidad de la casa por parte del arrendatario turista. Novedad importante del Decreto lo constituye la clasificación, por primera vez, de las casas rurales en tres categorías que se denominan de 1, 2 o 3 hojas en función de sus instalaciones y servicios determinados en otros apartados del Decreto.

La última modificación de esta normativa ha tenido lugar con el Decreto Foral 64/2013, de 6 de noviembre, por el que se establece la clasificación en cinco categorías diferenciadas por estrellas.

Evolución del turismo rural

Desde 1988 hasta diciembre de 2015 ha sido continuo y sostenido el incremento de nuevos establecimientos. Su punto álgido se dio en 1990, con 105 alojamientos dados de alta y que coincide con la puesta en funcionamiento como experiencia piloto de la primera red de Casas Rurales de Navarra y la Central de Reservas. A partir de esa fecha se ha manteniendo un crecimiento bastante regular de alojamientos, destacando también los 61 alojamientos que se autorizaron en 2007.

Desde 2009 se aprecia un leve descenso en las nuevas autorizaciones debido posiblemente a que en la actualidad la oferta de este tipo de alojamientos está suficientemente cubierta en Navarra.

En cuanto a su distribución, en 1994 era la zona norte era la que se repartía la mayor parte de los establecimientos: de las 214 Casas Rurales, 206 estaban en los Pirineos y solo ocho en el resto de Navarra. Veinte años más tarde se constata que esta modalidad de alojamiento ha calado en todas las zonas de Navarra, aunque siguen siendo mayoría las del Pirineo y se ha pasado de 214 a 707 casas rurales autorizadas.

OTROS ESTABLECIMIENTOS Y EMPRESAS DE TURISMO RURAL

El turismo rural no se basa únicamente en el alojamiento en Casas Rurales, sino que incluye otros importantes agentes del turismo como hoteles rurales, albergues, campings, apartamentos o empresas de actividades deportivas y culturales.

Hoteles rurales

La primera clasificación de este tipo de establecimientos, entonces clasificados como Hoteles de Montaña data de de 1991 (D.F. 179/1991 de 2 de mayo). Actualmente y ya con la denominación de Hoteles Rurales existen 31 hoteles. El más antiguo (reclasificado posteriormente) y que todavía mantiene su negocio data de 1945 y se trata del Hotel Rural Juan Simón de Arraitz-Orkin.

Albergues turísticos

La normativa data de 1999 (D.F. 69/1999, de 1 de marzo) en la que se regularon por primera vez este tipo de alojamientos que actualmente cuenta con 99 establecimientos, de los cuales 31 se pueden considerar como albergues turísticos rurales, siendo el más antiguo y que continúa abierto el Albergue Bei-Tu de Beire, dado de alta el 9 de junio de 1999.

Campings

En 1991 se publicó la primera norma foral al respecto (D.F. 180/1991, de 2 de mayo.) En la actualidad son 24 los alojamientos que ofrecen este tipo de servicios, siendo el más antiguo el Camping Ezcaba, propiedad del Gobierno de Navarra y que fue autorizado por el entonces Ministerio de Información y Turismo el 22 de septiembre de 1971 y que continúa con su actividad.

Apartamentos turísticos rurales

Hasta la aparición del Decreto Foral 230/2011 de 14 de febrero, los apartamentos turísticos no pudieron ser regularizados, por lo que fue a partir de esa fecha cuando empezaron a tener una presencia en el Turismo Rural. Anteriormente esta actividad se reguló con una norma estatal, la Orden de 17 de enero de 1967, por la que se aprueba la ordenación de apartamentos, bungalows y otros alojamientos de carácter turístico, siendo la primera normativa autóctona el Decreto Foral 230/2011, de 26 de octubre.

En la actualidad, existen 111 apartamentos turísticos rurales todos ellos dados de alta después del año 2000.

Empresas de actividades turísticas

La primera normativa foral que reguló este tipo de actividades data de 2004 (D.F. 288/2004 de 23 de agosto). Actualmente existen en el ámbito rural 52 empresas de actividades deportivas y culturales. Las primeras empresas de este tipo datan de principios de los años 90, entre ellas la empresa Auñak de Garralda, BKZ de Narbarte y el Colectivo Ekia de Ochagavía.

Datos curiosos de estos 25 años

La primera Casa Rural registrada por el Gobierno de Navarra fue la de Isabel Pérez en Salinas de Ibargoiti el 2 de enero de 1988, Casa Rural que dejó de funcionar en 1993.

Las primeras casas registradas en Turismo y que siguen en funcionamiento actualmente son Casa Rural Edronekoa de Unanu, propiedad de Fernando Echauri Gallardón y que fue dada de alta el 20 de abril de 1988 como Casa de Labranza. En esa misma fecha consta dada de alta también la Casa Isolina Jurio de Ujué y que también continúa abierta.

El primer decreto que hace referencia a esta actividad es el Decreto Foral 205/1986, de 12 de diciembre por el que se regulaban “la concesión de subvenciones para la mejora y adecuación de la vivienda rural como alojamiento turístico”.

En junio de 1990 se llevó a cabo una experiencia piloto consistente en una red de alojamientos turísticos en Casas Rurales, en la que se integraron 35 viviendas de los valles de Salazar y Roncal y que albergaban un total de 225 plazas. Al mismo tiempo y como apoyo a esta experiencia piloto se puso en marcha en la Semana Santa de 1990 la Central de Reservas de Casas Rurales.

En 1992 se crearon cuatro asociaciones de Casas Rurales: Asociación de Roncal y Salazar, Orreaga, Iruak-bat y la de Aralar, Urbasa y Andia.
 

De las Casas de labranza de 1989 a las Casas Rurales de hoy

En las guías de alojamientos de Servicios Turísticos de los años 1989 y 1990 aparecía un apartado dedicado a las Casas de Labranza. Había diez casas de labranza registradas, situadas en las localidades de Azcona, Elcoaz, Ibilcieta, Salinas de Ibargoiti, San Martín de Unx, Ujué, Unanua y Luzaide/Valcarlos. Como curiosidad, dentro de las características de las casas, destaca el tipo de corriente eléctrica, de entre 125 y 220 watios o el precio de la cama por persona, que rondaba las mil pesetas, los seis euros actuales.

En 1993 se editó la primera Guía de alojamientos de Turismo Rural en la que, divididas por zonas geográficas y en orden alfabético, aparecían la oferta de hoteles, campings y casas rurales. 

Las guías de alojamientos de los años noventa tenían tiradas de unos 50.000 ejemplares; la de 2003 llegó hasta los 125.000 ejemplares y a partir de ese momento comenzaron a reducirse las tiradas, al tiempo que surgían nuevas fórmulas como la guía en CD, de la que se llegaron a editar 56.600 copias en 2008. El último año en el que se editó la guía oficial en papel fue en el año 2010.