Propuestas turísticas


26 mai 15

Granjas escuela: una forma diferente de conocer la naturaleza en Navarra

Navarra es uno de los destinos más importantes de turismo rural, sector del que es pionero y que solo en 2014 recibió un 21,7% de viajeros más que el año anterior. Uno de los alojamientos más característicos de este sector son las diversas granjas escuelas que pueblan la Comunidad Foral. En ellas, los visitantes podrán contemplar distintas especies de animales de granja, su alimentación, su entorno y, si son afortunados, podrán observar el nacimiento de algunas de estas especies. Los objetivos de esta granja-escuela son, entre otros, sensibilizar a la población sobre la importancia de cuidar el medioambiente, sobre todo entre niñas y niños; promocionar actividades turísticas ligadas al entorno rural; y al mismo tiempo contribuir a generar empleo.



Granja Escuela Basabere

 
Las granjas escuela pasan por ser una de las opciones más interesantes en la oferta de turismo familiar de Navarra puesto que ofrece un tipo de actividad que cautivará a grandes y pequeños al tiempo que les permitirá compartir entretenimiento con el cuidado a los animales como eje. Pese a que las granjas escuela presentan diferentes prestaciones, muchas de ellas suelen tener huerta, campos de cultivo, viveros, parques de energías renovables, estaciones meteorológicas y, evidentemente, la propia granja. Asimismo, algunas de las granjas escuelas ofrecen hospedaje en instalaciones adjuntas.

Variedad en toda la Comunidad

En Navarra hay varias granjas escuelas: una de ellas es la de Ultzama, que ofrece una visita de unos 90 minutos en la que el visitante podrá ver todos los animales que conviven en esta granja escuela, trabajar la huerta y hacer cuajada de Ultzama.

Otra instalación inaugurada recientemente es la granja-escuela Basabere en Lezáun para cuya apertura colaboró el Gobierno de Navarra. Este espacio ofrece al visitante la posibilidad de disfrutar de actividades de animales de granja y silvestres, así como de huerto ecológico y granero.

En concreto, las instalaciones disponen de un estanque con patos, ocas, cisnes, gansos y tortugas; una granja con animales domésticos; un gallinero para poder participar en la avicultura tradicional; un granero con piensos, cereales y forrajes utilizados en la alimentación de los animales; un huerto ecológico con cereales, invernadero y plantas medicinales; rapaces para contemplar prácticas de cetrería; y ejemplares de fauna silvestre. La oferta del centro se completa con talleres basados en la sostenibilidad, el respeto al medioambiente y el reciclaje.

El visitante a la Comunidad Foral tiene también a su disposición la visita a Gure Sustraiak situada en la zona de la Cuenca de Pamplona. Esta granja escuela desarrolla programas y estancias de Educación Medioambiental, con programas específicos dirigidos a escolares de infantil, primaria y secundaria, familias, grupos asociaciones, profesionales con un sólido compromiso por mostrar una forma de vida encaminada a la sostenibilidad a través de vivencias personales que faciliten y den las herramientas, valores y aptitudes necesarias para hacer un mundo más equitativo y con una calidad de vida real para todas las personas.

En Villanueva de Arce, la granja escuela Casa Mari Cruz cuenta con un pequeño corral doméstico, con cabras enanas, conejos, gallinas y dos burras, amén de otros animales de granja. En Casa Mari Cruz implican al visitante en el trabajo de la huerta (sembrar, regar, darle a la azada, recolectar, embotar) y en la preparación de las mermeladas con los frutos de casa y otros silvestres como moras y saúcos o a recolectar frutos (manzanitas, endrinas, escaramujos) para hacer licores.

En Ilundáin está la granja escuela Haritz Berri que ofrece programas para niños y familias con el objetivo de que conozcan con mayor detalle la vida rural de la Comunidad Foral y aprendan a mejorar su relación con la naturaleza y todo lo que esta pueda ofrecer.

En Funes están las Halconeras de Sancho IV, que desarrolla la actividad como Granja-Escuela de lunes a viernes, para colegios y grupos organizados integrados por más de 20 personas. Este centro cuenta con un equipo de monitores para desarrollar programas de educación medio-ambientales, culturales, deportivos y de ocio. Con estos programas, se pretende facilitar la comprensión y el acercamiento al medio natural y rural, con planteamientos activos en cuanto al aprendizaje y respetuoso con el entorno.

La Granja-Escuela es un aula de la naturaleza ubicada junto al meandro en el soto la Sardilla, muy cerca de los ríos Arga y Aragón, al pie del barranco del Peñalén, donde confluyen varios ecosistemas: el fluvial, el escarpe de yesos, el monte bajo y sobre este la zona esteparia. Confiere a este espacio una gran biodiversidad pero además a los valores ecológicos se suman también valores históricos.