Propuestas turísticas


14 avr. 11

Navarra le invita a recorrer los pasos de su Semana Santa

En Navarra, la Semana Santa ofrece interesantes propuestas a sus visitantes. Algunas de sus localidades más representativas recuperan en estas fechas ritos y costumbres con más de cuatro siglos de antigüedad. Este es el caso de Tudela, donde se celebran “El Volatín” y “La Bajada del Ángel”, dos actos religiosos declarados Fiestas de Interés Turístico Nacional. En Pamplona y Corella las multitudinarias procesiones del Viernes Santo visten de tradición sus calles, y en el norte, en Luzaide/Valcarlos, las llamativas danzas de los Bolantes transforman el Domingo de Resurrección en una fiesta colorista.



Semana Santa de Corella

Un buen punto de partida para vivir la Semana Santa de Navarra es Pamplona. En la capital navarra, los actos religiosos comienzan el viernes anterior al Domingo de Ramos (15 de abril), con el traslado de una de las imágenes más veneradas en la ciudad, la Dolorosa, desde la iglesia de San Lorenzo hasta la Catedral. El Jueves Santo (21 de abril) se celebra en la iglesia de San Agustín el Voto de las Cinco Llagas, una ceremonia en la que el Ayuntamiento renueva el voto que hizo en 1599 para librar de una peste a la ciudad. Al día siguiente, el Viernes Santo, tiene lugar uno de los acontecimientos más representativos de la Semana Santa pamplonesa: la Procesión del Santo Entierro, un acto silencioso y austero en el que desfilan doce pasos.

En La Ribera, Tudela se viste de gala para celebrar dos Fiestas de Interés Turístico Nacional que se remontan al siglo XVI y que forman parte de la cultura local: el Volatín y la Bajada del Ángel. El Sábado Santo (23 de abril), a las 10 de la mañana, un muñeco articulado de madera, conocido como El Volatín, aparece en el balcón de la Casa del Reloj de la Plaza de los Fueros. Cuando el puro que lleva en la boca le estalla, la figura comienza a dar vueltas frenéticamente hasta que pierde sus vestimentas en una ceremonia sencilla y popular que recuerda la muerte desesperada de Judas Iscariote.
La misma plaza sirve de escenario para acoger la segunda cita religiosa destacada de la capital ribera: la Bajada del Ángel. A las 9 de la mañana del Domingo de Resurrección (24 de abril), un niño vestido de ángel desciende desde un templete que se coloca en la Casa del Reloj y que representa las puertas del cielo hasta la imagen de la Virgen, que tiene la cabeza cubierta con un velo en señal de duelo por la muerte de su Hijo. El Ángel le quita el velo, evocando con este gesto la alegría de la Resurrección de Cristo.
Este año la fachada de la Casa del Reloj lucirá su mejor cara ya que ha sido sometida a una rehabilitación. Una de las principales novedades es que se ha recuperado el aspecto que tenía la torre del reloj a principios del siglo XX: dos escalones junto al reloj y sin tejadillos, y no un escalón como hasta ahora. También se ha recuperado el color de las figuras y de los escudos.

El Viernes Santo de Corella es otro de los momentos cumbres de la Semana Santa navarra. Al mediodía del día 22 de abril, se escenificará en la iglesia de Nuestra Señora del Rosario la Función de las Siete Palabras, una representación muy emotiva en la que se interpretan las últimas siete frases de Jesús antes de su muerte con el acompañamiento de coro y orquesta. Ya por la tarde, las calles de Corella se llenan de foráneos y vecinos que acuden  a presenciar el desfile de pasos barrocos, declarado Procesión de Interés Turístico Nacional.

También el Viernes Santo, en la localidad de Andosilla tiene lugar el Vía Crucis Viviente de Andosilla, que escenifica la pasión de Cristo por las calles de la localidad. El acto, que tiene lugar por la mañana, cuenta con la participación de una treintena de vecinos del municipio y uno de los momentos más esperados por el público es la Crucifixión, que tiene lugar en la plaza Lope del Val y que es interpretada con gran realismo.


Otras tradiciones del Domingo de Resurrección

Muy cerca de Tudela, en Cabanillas, el Domingo de Resurrección (24 de abril) celebran un acto muy peculiar: la Captura de Judas. Desde el siglo XIX, los jóvenes de la localidad se disfrazan de romanos y persiguen a Judas para ajusticiarle. Este último, con un traje rojo y plateado y una malla en la cabeza, corre, se esconde entre la muchedumbre que le increpa y llega incluso a saltar desde algún balcón. En aproximadamente quince minutos, los romanos alcanzan a Judas, y lo decapitan.

En el norte de Navarra, el Domingo de Resurrección se vive con un aire más festivo. Los Bolantes de Luzaide/Valcarlos interpretan en esa localidad pirenaica una de las danzas más llamativas y ancestrales de Navarra. La comitiva recorre el barrio de Pekotxeta, cruza la frontera, visita la vecina Arneguy y vuelve para interpretar en el frontón sus espectaculares bailes. Una excelente ocasión para acercarse a esta localidad y visitar la cercana Colegiata de Roncesvalles, inicio para muchos peregrinos del Camino de Santiago.

Para obtener más información sobre turismo en Navarra acceda a su web www.turismo.navarra.es o llame al teléfono de información turística 848 420 420.