Gastronomía


28 févr. 17

Momentos para el encuentro en torno al ‘txotx’ de las sidrerías de Navarra

La temporada de la sidra en Navarra se encuentra en todo su esplendor. Desde mediados del mes de enero se abren las kupelas para degustar, hasta finales de mayo, los mejores jugos de manzana acompañados de un suculento menú.



 
Chorizos a la sidra, tortilla de bacalao, un sabroso chuletón de vaca a la parrilla y un buen plato de queso con membrillo acompañado de un cesto de nueces. Esta es, en esencia, la base del tradicional menú que se podrá degustar hasta el mes de mayo en todas las sidrerías navarras y que se completa con el lomo de bacalao con pimientos verdes. Todo ello, como no podría ser de otro modo, regado con espumosa sidra a discreción extraída de las mejores manzanas.

En Navarra, un total de cinco sidrerías elaboran el ciclo completo: desde el cultivo de las manzanas a la producción de la sidra, su almacenamiento en kupelas y, finalmente, el embotellado. Se trata de las sidrerías de Larraldea en Lekaroz, Linddurren Borda en Lesaka, Behetxonea en Beruete, Toki-Alai en Lekunberri y Martitxonea en Aldatz. A ellas, se suman una veintena más de establecimientos que ofrecen el tradicional menú.

Un plan inigualable para disfrutar tanto en familia como con los amigos que comienza en torno a la kupela al grito de ‘txotx’, que en realidad se refiere a un palo de madera que tapa el agujero por el que mana la sidra de la kupela al vaso. Dice una popular canción en euskera que la barrica es el hotel de la sidra (‘Kupela, kupela sagardoaren hotela’).  Es el turno de los amantes del buen comer y del buen beber, mientras se disfruta del mejor de los ambientes.