Fiestas y tradiciones


23 juin 17

Navarra se traslada al medievo con una agenda cultural impregnada de historia, brujería y mercados de antaño

Durante las próximas semanas quienes se acerquen a la Comunidad Foral podrán revivir la época medieval gracias a una completa programación que va desde los actos más tradicionales hasta los rituales más mágicos.



La agenda cultural de Navarra para el mes de julio y las primeras semanas de agosto llega cargada de eventos que no dejarán indiferentes a sus visitantes. Una amplia programación pone de manifiesto el pasado medieval de la Comunidad Foral y la pervivencia de celebraciones milenarias.

Abren la agenda los Encuentros con la Historia, declarados de Interés Turístico de Navarra, que se celebran en Artajona los días 1 y 2 de julio. La villa medieval se transforma para revivir tiempos pasados y los artajoneses encarnan a personajes legendarios de importancia histórica.

La representación de la Toma del Cerco, que enfrentó a agramonteses y beaumonteses, las dos facciones nobiliarias que dividieron al antiguo ‘Reyno de Navarra’, es uno de los actos más significativos. Además, completan el programa el Pregón, pronunciado por una persona de reconocido prestigio ligada a la localidad; y el Bandeo Manual de Campanas, que rememora el anuncio de la llegada de Saturnino Lasterra desde Tierra Santa, trayendo consigo la imagen de la Virgen de Jerusalén, patrona de la Artajona.

Del mismo modo, el visitante podrá sumergirse en la historia a través de los desfiles de los combatientes y caballeros, el mercado medieval, la exhibición de cetrería, el gran torneo medieval o el taller de esgrima.

Como cada año, el 13 de julio tiene lugar el milenario Tributo de las Tres Vacas, el más antiguo de Europa. Se celebra en el valle de Roncal, concretamente en la piedra de San Martín, que marca una simbólica frontera entre este valle navarro y el francés de Baretous (Francia). Este enclave natural sirve de lugar de encuentro a las gentes de ambos lados de la frontera que rememoran una sentencia de 1375 que impuso a los bearneses el pago perpetuo de tres vacas por el aprovechamiento de los pastos roncaleses. No se conoce el origen ni la razón de esta ceremonia, que algunos apuntes sitúan en el año 125 a.C. y que hoy en día se ha convertido en una  fiesta de hermandad.

Brujería, mercados medievales y leyendas

La localidad de Bargota se convertirá en un lugar mágico con la celebración de la Semana de la Brujería, del 14 al 21 de julio. Durante siete días, este pequeño pueblo situado a escasos kilómetros de Viana, regresa al siglo XVII con un programa lleno de magia. Sus vecinos decoran las calles con estandartes, fardos de paja y muebles antiguos a los que acompañan un mercado medieval, rincones temáticos para realizar pócimas, un stand de brujería infantil, además de la celebración de charlas, exposiciones y talleres sobre el enigmático mundo de la brujería.

Desde el 22 de julio también Estella/Lizarra celebra su Semana Medieval. La ciudad del Ega se vuelca con la fiesta y se decora con banderas, antorchas y trajes medievales, además de acoger un mercado medieval (22 y 23 de julio) con el que logra trasportar al visitante a plena Edad Media. Tras la lectura del pregón de inauguración, a cargo de un personaje que encarna a un rey navarro, comienza un variado programa repleto de degustaciones de recetas medievales, actuaciones de juglares, luchas entre caballeros, habilidades artesanales, representaciones callejeras, espectáculos de cetrería, conciertos y cenas medievales.

También los días 22 y 23 de julio, Mendavia acoge las Jornadas de Denominaciones de Origen y Leyendas que ponen en valor la fértil huerta de esta localidad, que crece a orillas del río Ebro. Todo el pueblo participa en una feria medieval con degustaciones de pimientos del piquillo de Lodosa, espárragos de Navarra, aceite, pacharán, alcachofas de Tudela, cordero o ternera. La calidad de las verduras y hortalizas de Mendavia ha llevado a este municipio a hacerse con un total de once productos protegidos por denominaciones de origen y calidad de Navarra.

Además, debido a la situación estratégica de Mendavia, en el límite con La Rioja, a lo largo de la historia han surgido numerosas leyendas. Por ello, durante dos días, los visitantes podrán asistir a la representación callejera de antiguos oficios y leyendas, acudir a una taberna medieval o recorrer una exposición de elementos de tortura medievales.

Ya en el mes de agosto Lekunberri regresará a la Edad Media para transformarse en un alegre pueblo medieval con la celebración de su Mercado de antaño. Los habitantes de esta localidad del Pirineo navarro se disfrazan y organizan actuaciones de animación callejera inspiradas en la historia local, además de ofrecer sus mercancías al visitante. Una oportunidad única para recorrer las calles de este municipio impregnadas de aromas de antaño.

El viaje a la Navarra medieval concluye en el mes de agosto (del 11 al 13) con la celebración en Olite de las fiestas medievales. Esta villa medieval se engalana con pendones, escudos e insignias como en la época en que los Reyes de Navarra llegaban a la ciudad para disfrutar de la temporada estival. Juglares, bufones y artesanos llenan de vida sus calles y trasladan al visitante a los tiempos de esplendor de Carlos III el Noble. Una oportunidad única de disfrutar de los mercados de antaño, visitas teatralizadas al Palacio Real, conferencias y representaciones históricas.