Fiestas y tradiciones


09 nov. 15

Deporte rural en Navarra: cita con la tradición, la fuerza y las apuestas

La mejor forma de conocer un destino turístico es descubrir sus costumbres y usos más arraigados. Y si de algo puede presumir Navarra es de haber sabido conservar un buen puñado de tradiciones. Una de las más vistosas es el deporte rural o herri kirolak, cuyo origen se encuentra en el trabajo que se realizaba en el medio rural, sobre todo en los caseríos y en el monte.



Levantador de piedras (Peru-Harri)

Si todavía no has visto en vivo y en directo una competición de deporte rural, no te pierdas la final del Campeonato de Corte de troncos de segunda categoría que se celebrará el 13 de noviembre en Doneztebe o la final del Campeonato de Sokatira, programada dos días después (15 de noviembre) en Aldatz.

¿Sabías que el primer escrito que hace referencia al deporte rural data del siglo XV? Se encuentra en el Libro VI del Fuero navarro y detalla las condiciones del lanzamiento de “piertaga” (pértiga, palanca). La tradición del deporte rural en los pueblos del norte también quedó recogida un siglo más tarde por el párroco del monasterio de El Escorial: “Las diversiones de los canteros vascos que trabajaron en las obras era el corte de troncos y el lanzamiento de barra… No escaseaban las apuestas entre los jugadores acerca de la mayor habilidad, fuerza o destreza en levantar bloques de piedra, partir de troncos de árbol y lanzar la barra…”.

Los deportes rurales o herri kirolak tienen su origen en el trabajo que los campesinos desarrollaban en el campo y en el caserío. Por lo general, requieren una gran destreza, resistencia y fuerza física. Por ello, no es de extrañar que los desafíos y apuestas entre los vecinos de los distintos valles se fueran extendiendo hasta convertirlos en juegos tradicionales populares que, con el tiempo, se han transformado en actividades deportivas.

Existe catorce disciplinas deportivas reguladas por la Federación Herri Kirolak, pero las modalidades más practicadas en Navarra son el corte de troncos con hacha (aizkora) y el levantamiento de piedras. Precisamente, el próximo 13 de noviembre, la localidad de Doneztebe nos brindará la oportunidad de ver en acción a varios cortadores de troncos en la final del Campeonato de Navarra de Corte de troncos de segunda categoría. Competirán cinco aizkolaris, como se denomina a los cortadores de troncos, que deberán cortar troncos, normalmente de madera de haya y con medidas que oscilan entre los 0,835 metros de perímetro y los 2,5 metros, en el menor tiempo posible. El espectáculo tendrá lugar en el frontón de las escuelas de Doneztebe y dará comienzo a las 18:00 horas. Una vez finalizada la prueba, se disputará la Eliminatoria de Descenso en la modalidad de Tronza, una disciplina que consiste en realizar, por parejas, una serie de cortes verticales u horizontales con una tronza o sierra manual. Gana la pareja que primero finalice los cortes estipulados.

Ésta no será la única cita en noviembre con el deporte rural. El domingo 15 se celebrará la tercera y última jornada del Campeonato Navarro de Sokatira 2015, una modalidad deportiva extendida por todo el mundo en la que dos equipos situados a cada extremo de una cuerda se disputan quién arrastra al otro hasta la distancia marcada. El torneo tendrá lugar en Aldatz a las 12:30 horas.

Un museo dedicado a la piedra

Otra de las disciplinas con más arraigo en Navarra es el levantamiento de piedras. Se trata de levantar una piedra hasta apoyarla en el hombro de tal manera que quede totalmente horizontal respecto del suelo. Existen diferentes tipos de piedra que requieren técnicas diferentes de levantamiento (cúbica, esférica, rectangular y cilíndrica). El récord absoluto lo ostenta Migueltxo Saralegi de Leitza, con 329 kilos, pero otro deportista cuyo nombre está ligado al levantamiento de piedras es Iñaki Perurena, también de Leitza, que logró levantar los 320 kilos con las dos manos y los 267 kilos con una mano.

Su pasión por este deporte le llevó a construir Peru-Harri, un museo dedicado a la piedra que está situado en el monte, a 2 km de Leitza. Durante la visita, guiada por el propio Iñaki Perurena y su hijo Inaxio, los asistentes descubren la historia y la cultura de la piedra. El museo consta de dos partes: una zona exterior en la que se descansan esculturas de gran tamaño, como el gigante harrijasotzaile (levantador de piedras) de 8 metros de altura y 40 toneladas; y un caserío de piedra y madera de tres plantas en el que se distribuyen fotografías, ropa usada en competiciones, recuerdos y sobre todo, piedras.

El mundo de la pelota

Uno de los deportes más arraigados en Navarra es el juego de la pelota, que cuenta con una ruta turística, con placas repartidas por frontones de toda la geografía en la que se describen modalidades, información deportiva y turística. Navarra es cantera de renombrados pelotaris y grandes campeones. Los frontones salpican la geografía como un integrante más de pueblos y ciudades.

La ruta, denominada “El mundo de la pelota” incluye 39 localidades de Navarra y se estructura en seis zonas geográficas. Se pueden encontrar interesantes paneles informativos en Doneztebe/Santesteban, Elizondo, Leitza, Lesaka, Mekritiz, Pamplona, Sangüesa y Cabanillas, además de 46 placas en frontones de toda Navarra.