Fiestas y tradiciones


19 juil. 06

Verano cultural en Navarra



Imagen de "la vida es sueño"

La música, el teatro y la danza serán los protagonistas de las noches estivales en Navarra. Durante todo el verano, lugares turísticos tan emblemáticos como la Real Colegiata de Orreaga/Roncesvalles, la Selva de Irati, el claustro de Iranzu o el castillo de Olite se transformarán en privilegiados escenarios para acoger una variada programación cultural. Entre las actividades culturales que tienen lugar en Navarra, destacan el VII Festival de Teatro Clásico de Olite, el programa Cultur, el Misterio de Obanos y los espectáculos y exposiciones del castillo de Javier.

La histórica villa de Olite volverá a acoger por séptimo año consecutivo una de las citas culturales más importantes del verano en Navarra. La Compañía Nacional de Teatro Clásico será la encargada de inaugurar el VII Festival de Teatro Clásico de Olite con la obra ?Tragicomedia de Don Duardos?, de Gil Vicente, dirigida por Ana Zamora. El Festival, que se celebrará del 21 de julio al 6 de agosto, tiene lugar en dos escenarios principales, la Cava y el Claustro de la Iglesia de San Pedro. La Cava, situada junto al Palacio Real, constituye un escenario al aire libre ideal para llenar de diversión las noches estivales de la localidad. Con un aforo de 700 localidades, acogerá las representaciones de la Compañía Nacional de Teatro Clásico, Tambascio y Cía y El Mágico Prodigioso.

Mucho más intimista, el Claustro de la Iglesia de San Pedro se convertirá en un pequeño teatro al aire libre para 100 espectadores que podrán revivir versiones de Tirso de Molina, Shakespeare, Molière o Calderón de la mano de prestigiosos actores y directores del ámbito nacional.
El Festival se completa con teatro de calle, música y una exposición de maquinaria escénica antigua que se podrá contemplar en el Palacio Real de Olite. La muestra, titulada ?El escenario de la ilusión?, exhibirá diversos elementos que se utilizaban en las representaciones teatrales barrocas para crear efectos sonoros y visuales en el escenario. Se han organizado visitas dramatizadas que tendrán lugar por las mañanas y por las tardes durante los días en los que tiene lugar el Festival.

Música, arte, folclore y tradiciones se darán también la mano en Cultur 2006, un programa del Departamento de Cultura y Turismo del Gobierno de Navarra que persigue hacer más agradable la estancia del turista en Navarra y acercarle a su realidad cultural. En 21 localidades navarras y lugares de interés, el visitante tendrá la posibilidad de combinar turismo con diversión a través de actividades tan interesantes como participar en un curso de cata, contemplar una exposición en el Palacio Real de Olite o asistir a las Vísperas que se celebran en los Monasterios de Leyre y La Oliva.

El programa Cultur transforma lugares emblemáticos como el claustro de Iranzu, la Real Colegiata de Orreaga/Roncesvalles o entornos naturales como la Selva de Irati y el Robledal de Orgi en privilegiados escenarios que acogen conciertos de música y variados espectáculos. En las plazas y calles de las localidades de Roncal, Ochagavía, Elizondo, Lekunberri, Señorío de Beraiz, Etxauri, Sangüesa, Artajona, Puente la Reina, Estella, Los Arcos, Viana, Murchante o Corella se disfrutará, entre el 21 de julio y el 3 de septiembre, de conciertos de música de cámara, demostraciones de tradiciones y folclore, danza, exhibiciones de deporte rural y exposiciones.

El tradicional Misterio de Obanos vuelve también este verano para revivir una de las leyendas más conocidas del Camino de Santiago. En el montaje, que narra el martirio de San Guillén y Santa Felicia, intervienen más de 100 actores y figurantes, la mayoría de la propia localidad de Obanos. Las representaciones del Misterio de Obanos, que vio la luz en el año 1965 y que fue declarada Fiesta de Interés Turístico Nacional en 2001, tendrán lugar del 22 al 29 de julio a las diez de la noche.

Dentro de los actos del V Centenario de Francisco de Javier, se han programado junto al castillo que le vio nacer actuaciones de teatro, danza, música y proyecciones dentro de un programa que incluye a grupos de Europa, África y Asia, además de un espectáculo de calle para las noches de verano, que se unen a los conciertos que se interpretan en el auditorio Francisco de Jasso todos los fines de semana.