Propuestas turísticas


15 urr. 07

Museo de Zugarramurdi: una cita con las brujas y la historia

Navarra ofrece desde el pasado mes de julio un nuevo atractivo turístico al norte de la Comunidad, en la localidad de Zugarramurdi: el museo de las Brujas. En su interior, el visitante conocerá la razón de ser de las “cazas de brujas”, detalles sobre los akelarres que tenían lugar en la Edad Media en esta localidad y sobre el castigo que sufrieron vecinos de la zona a manos de la Inquisición en 1614.



Zugarramurdi es una bella localidad situada en la frontera con Francia, al norte del Valle de Baztan, una vez pasado el puerto de Otsondo. Durante siglos, Zugarramurdi ha sido conocido por ser el pueblo en el que se realizaron los akelarres denunciados y luego juzgados en el último Auto de Fe realizado por la Inquisición española, a principios del siglo XVII. El nuevo Museo de las Brujas de la localidad ayuda a conocer cómo tuvieron lugar aquellos acontecimientos, pero no sólo nos habla de persecuciones; también de sabiduría y relación con la naturaleza, porque, tal y como dejó escrito el inquisidor Alonso Salazar en 1612, “no hubo brujos ni embrujados en el lugar hasta que se empezó a tratar y escribir sobre ellos”.

El Museo de las Brujas está situado en la calle Behitiko karrika, a escasos metros de las cuevas de Zugarramurdi, en un bello caserón de tres plantas que también alberga la Oficina de Información turística de la localidad.

En su interior, el museo invita a un viaje que parte de los sucesos acontecidos en Zugarramurdi entre 1609 y 1614 pero que va mucho más allá: analiza el por qué de todas las “cazas de brujas”, ilustra cómo eran los ritos y costumbres de los habitantes de estas tierras y lo hace con una combinación de proyecciones audiovisuales, interactivos táctiles, espacios recreados escenográficamente, objetos e imágenes de la época.

En la planta baja, se proyecta el audiovisual “La caza de brujas”, en el que se habla de los hechos que sucedieron en Zugarramurdi y se hace una reflexión histórica sobre el por qué del rechazo o la estigmatización, del miedo a lo desconocido que subyace en las persecuciones que han marcado y marcan al ser humano.

En la primera planta, el visitante conocerá lo que ocurrió en Zugarramurdi, cómo los propios vecinos intentaron resolver los acontecimientos sin que éstos trascendieran y de cómo la Inquisición implicó a 300 niños, hombres y mujeres para terminar juzgando en un Auto de Fe a 40 de ellos: seis murieron en la hoguera y otros cinco, que habían muerto en prisión, fueron quemados en efigie. En el Museo se recuerdan sus nombres, su edad, se les sitúa a ellos y a los Inquisidores en su contexto histórico.

El documental con el que se inicia la visita a la segunda planta hace una bella descripción de la búsqueda del conocimiento que ha caracterizado a todas las culturas, de la relación de los seres humanos con la tierra, el cielo y sus astros, del por qué de los mitos. En los Pirineos de Navarra, “Eguzki” (el sol) es la reina de la luz; “Ama lur” es la madre tierra; “Ilargi” (la luna) es la señora de la noche, etimológicamente, “la luz de los muertos”.

Además, muestra la importancia de la “etxeko andre” (la mujer de la casa) como hilo conductor de la sabiduría popular: la mujer era partera, herbolera… conocía y transmitía muchos de los conocimientos ligados a la naturaleza y también los remedios contra las quemaduras, las verrugas, las infecciones… Un inquisidor dejó escrito que éste era “el país de las manzanas, las mujeres comen manzanas, como Eva en el Paraíso”. Y esa visión llevó a que su sabiduría, lejos de ser vista como virtud, fuese un estigma y una condena. Mientras que algunos hombres que ayudaban a los enfermos eran considerados sanadores; la mayoría de las mujeres que poseían conocimientos eran desprestigiadas y calificadas como brujas.

El museo concluye con un audiovisual sobre los akelarres que se celebraban en las cuevas de Zugarramurdi, con lo que la visita puede y debe completarse con un paseo por las cuevas de la localidad. Se puede realizar, además, un recorrido de ocho kilómetros que las une a otras dos localidades de la comarca de Xareta, Urdazubi/Urdax, famosas por sus cuevas llenas de estalactitas y estalagmitas y la vascofrancesa Sara.

Horarios de otoño del Museo de las Brujas de Zugarramurdi
A partir de octubre, abierto los sábados, domingos y festivos, de 11:00 a 14:30 y de 15:30 a 19:30; y de miércoles a viernes, de 11:00 a 14:30 y de 15:30 a 18:30.
Tarifas: adultos, 4 euros y niños de 7 a 12 años, 2 euros.
Tel.: 948 599004.