Naturaleza


13 ots. 15

El invierno en Navarra, nieve virgen y esquí de fondo en paisajes de ensueño

Gracias a las intensas nevadas de las últimas semanas, los Pirineos navarros ofrecen su imagen más invernal e idílica: paisajes y cumbres teñidas de blanco que invitan a vivir experiencias tan placenteras como pisar nieve virgen o esquiar entre bosques de hayas centenarias. En Navarra, el Centro de Actividades de Montaña del Valle de Roncal (Roncalia) y el Centro de Esquí Nórdico de Abodi-Irati son dos de los espacios más recomendables para los aficionados a los deportes de invierno. También se puede disfrutar de la nieve sin tener que calzarse unos esquís en parajes tan bellos como las sierras de Aralar, de Urbasa-Andía o los alrededores de Orreaga/Roncesvalles.



Aunque este año los ansiados copos se han hecho esperar algo más de lo deseado, las últimas nevadas han cubierto de un espeso manto blanco los Pirineos navarros y han vuelto a proclamar a febrero como el mes de la nieve en Navarra. Es el momento ideal para sentir la agradable sensación de abrir huella en un paraje inmaculado y rodearse del silencio y la tranquilidad que emanan las montañas en esta época del año.

Las opciones para disfrutar de una jornada de nieve son variadas, desde paseos con raquetas por recorridos señalizados, itinerarios diseñados para practicar esquí de fondo en las estaciones de Larra-Belagua y Abodi o deslizamientos con trineo, aptos para toda la familia.

Recorridos con raquetas

En los últimos años, el desplazamiento sobre la nieve en raquetas ha ido ganando adeptos. Ideal para excursionistas que no se han calzado nunca unos esquís o para aficionados que quieren huir de las pistas concurridas, las raquetas garantizan un desplazamiento cómodo. Además, este año y como novedad, el Centro de Esquí Abodi-Irati cuenta con dos recorridos, de 3,5 y 5,5 km respectivamente, para hacer con raquetas. Ambos están debidamente señalizados y se pueden hacer por libre o con guía. Uno de los senderos se dirige hacia Irati y permite ver la zona de Pirineos. El otro sube a la sierra de Abodi, desde donde se obtiene una panorámica impresionante sobre el Irati y todo el valle. Resulta muy recomendable optar por las rutas guiadas porque el monitor, además de guiarnos por el recorrido, nos cuenta la historia del valle.

También el Centro de Montaña Roncalia, en Isaba, ofrece 5 kilómetros de rutas balizadas para recorrer con raquetas en medio un paisaje que garantiza el contacto íntimo con la naturaleza. Existe la posibilidad de contratar una excursión con guía durante tres horas.

El deporte estrella, el esquí de fondo

Uno de los grandes atractivos de Navarra es que su oferta de esquí combina turismo y deporte en una misma actividad. Los circuitos de Larra-Belagua permiten a los amantes del esquí de fondo o nórdico atravesar algunos de los rincones más atractivos del Pirineo navarro, mientras practican su deporte favorito. La estación dispone de pistas pisadas y balizadas divididas en tres áreas: El Ferial-Zampori, a 1.600 m de altura, que es el principal centro de esquí que llegan hasta los 25 km de pistas, sauna y servicio de restaurante; La Contienda (1.700 m), con 5 km de pistas esquiables y servicio de bar-cafetería; y La Mata de Haya (1.050 m), que este año ha ampliado sus pistas de 5 a 12 km y ha abierto una caseta de alquiler de material de esquí, que solo se utiliza cuando el puerto de Belagua permanece cerrado.

Otra opción es practicar esquí nórdico en el Centro de Esquí de Abodi, en el Valle de Salazar, sobre la selva del Irati y a la sombra del monte Orhi. Las pistas comienzan en las instalaciones de la antigua aduana de Pikatua, en el kilómetro 13,5 de la carretera Ochagavía-Larrau. La estación dispone de hasta 31 kilómetros de pistas señalizadas y pisadas que se adentran en un espectacular bosque de hayas. Las cinco pistas de Abodi son Zamukadoia, con un tramo muy fácil de 9,2 kilómetros y un segundo tramo difícil de 8,4 kilómetros; Cruz de Osaba, con 7,6 kilómetros; Zerilla, con 4,5 kilómetros; Virgen de las Nieves y Rasos de Abodi, con recorridos que varían según la cantidad de nieve caída; y, por último, la unión entre las diferentes pistas, que suman 3,5 kilómetros.

Tras disfrutar de este impresionante entorno pirenaico, se puede completar el fin de semana en la nieve con una visita a los bellos pueblos del Valle de Roncal como Isaba, Uztárroz, Roncal o Burgui y del Valle de Salazar, con su famosa Selva del Irati y localidades como Ochagavía, Ezcároz, Esparza o Jaurrieta.

Para ampliar cualquier información sobre los centros de esquí puede consultar las páginas web www.roncalia.com y www.valledesalazar.com.

Para obtener más información sobre turismo en Navarra accede a su web www.turismo.navarra.es o llame al teléfono de información turística 848 420 420.