Eventos culturales


11 mai. 11

El Monasterio de Fitero acoge la exposición “Palafox: sus escritos, sus retratos y sus devociones”

La sacristía del Monasterio de Fitero acoge la exposición “Palafox: sus escritos, sus retratos y sus devociones” que permanecerá abierta hasta comienzos de octubre. La muestra, que ha sido organizada y patrocinada por el Ayuntamiento de Fitero, la Parroquia de Santa María la Real y la Asociación de Amigos del Monasterio, cuenta con la colaboración del Departamento de Cultura y Turismo del Gobierno de Navarra, el Arzobispado de Pamplona y Baños de Fitero.



Se trata de una exhibición conmemorativa por la próxima beatificación del obispo-Virrey Juan de Palafox que gira en torno a tres ejes: sus obras literarias, retratos y devociones.

En concreto, en la exposición se podrán contemplar los dos grandes conjuntos de su Obras Completas. Tanto las del siglo XVII, editadas a iniciativa de su pariente Fran José de Palafox entre 1659 y 1671, como las del XVIII, ricamente impresas con profusión de ilustraciones grabadas, en la imprenta de Gabriel Ramírez en 1762. Algunas singulares obras como El Pastor de Nochebuena o su Vida Interior, entre otras, se muestran en ediciones sueltas españolas y extranjeras.

En cuanto a la iconografía de Palafox, entre los grabados originales que se presentan, destacan los de los españoles Gabriel Durán, Pedro Villafranca, Miguel Sorelló y Juan Bernabé Palomino, el romano Antonio Barbaza y el alemán  Franz Regis Goetz. Asimismo, se cuenta con una cornucopia rococó procedente de la catedral de Osma.

Por último, para recordar sus devociones se han seleccionado algunas esculturas representativas: el Cristo Crucificado que es el motivo de su escudo episcopal, la Inmaculada, el Niño Jesús o San Francisco Javier son protagonistas de importantes pasajes de su vida. Imágenes de la catedral de Burgo de Osma de los monasterios de Clarisas de Olite, Benedictinas de Alzuza o Capuchinas de Tudela, son otras obras destacadas de los siglos XVII y XVIII que se pueden visitar en la exposición.
Juan de Palafox.

Juan de Palafox nació en 1600 en Fitero, en donde pasó su infancia. Curso estudios universitarios en Huesca, Alcalá y Salamanca. En 1626, entró al servicio de la Monarquía, en 1629 se hizo sacerdote y en 1639 recibió la ordenación episcopal. Nombrado obispo de Puebla de los Ángeles en México, ejerció importantes responsabilidades como virrey y visitador. Tanto allí como más tarde en tierras sorianas se significó como celoso pastor. Falleció en Osma en 1659.

Los historiadores señalan unánimemente su inteligencia, integridad, hiperactividad, preparación intelectual y voluntad, llegando a calificarlo como “uno de los hombres más brillantes de su generación, probablemente la figura más interesante, y tal vez la de mayor importancia, de toda la historia del México del siglo XVII”.

Su figura resulta rica y polifacética, ya que en ella se dan cita el obispo, pensador político, virrey y visitador de Nueva España, reformador, fecundo escritor, poeta, editor y comentarista de Santa Teresa, mecenas de las artes y de la música, protector del indio, legislador y  asceta.