El mundo de la Pelota

Temática

Multimedia

Mano de pelotari
Pelota a mano
Esperando la elección del contrario
Cesta de remnonte
Ver todas las fotos
Mano de pelotari
Un juego que nació con los griegos, que practicaron monjes y reyes y que en esta comunidad echó raíces y se asentó. Se jugó en prados de hierba, plazas y soportales. Navarra es hoy cantera de renombrados pelotaris, y un lugar donde los frontones salpican la geografía como un integrante más de pueblos y ciudades. En ellos se encuentran los amigos, y se retan los deportistas profesionales jugando a pala, a cesta punta, a remonte, y a la reina de las modalidades, la pelota mano.

. Historia y evolución
. Pelotaris navarros
. Modalidades de juego
. La pelota
. Recintos e instalaciones
. Las apuestas
. Algunas curiosidades
. Señalización
. Asistir a un partido
. Webs de interés



  • Historia y evolución
    La pelota es un juego de tradición milenaria que ha ido alternando épocas de esplendor y decadencia, y que ha quedado inmortalizado en obras cumbre como La Odisea de Homero o el El juego de la pelota de Goya.

    Son los griegos quienes primero regulan los juegos de pelota. Los romanos, incluidos los propios emperadores, lo practican en su tiempo de ocio. Durante la Edad Media queda relegado al ámbito religioso, convirtiéndose así los claustros de los monasterios en lugar habitual de juego para los miembros del clero. Gracias a ello, el juego pervive y logra evolucionar hasta convertirse en un juego popular.

    En siglo XII al XIV, el juego de la pelota va ganando terreno y son muchos monarcas que lo incorporan a sus aficiones. En Navarra, la primera referencia escrita sobre la pelota data del año 1331, cuando el rey Felipe III de Evreux, aficionado a la pelota, solicita que en el claustro de los Dominicos de Pamplona se levante una tribuna de madera para presenciar un partido. Asimismo, el Palacio Real de Olite albergó una cancha, según consta en documentos de 1408, que nos hablan de la existencia de un "terrado para jugar a peillota", instalación que perduró largo tiempo como lo demuestran los documentos del siglo XVI que hablan de las reparaciones en este recinto.

    En el siglo XVI, Navarra era un enclave pelotazale importante, como lo demuestran las referencias a encuentros de pelota en Corella y Sangüesa. Existe incluso una queja de aquella época presentada ante la justicia porque los monjes de monasterio de Fitero jugaban a la pelota.

    Llegado el siglo XVII, el auge de la pelota se extiende por toda España: todas las clases lo practican, se multiplican los trinquetes, se asienta el juego con pala, y en la calle surgen las primeras prohibiciones en pórticos de iglesias, cementerios y calles donde su práctica ocasionaba molestias. En el siglo XVIII Navarra se convierte en una de las zonas de mayor afición y práctica, que se mantiene en los siguientes siglos con identidad propia.

    En la última década del siglo XIX, se asientan las modalidades más representativas de pelota: mano, pala, remonte y cesta-punta. Y ya en el siglo XX cuando empieza a practicarse de forma profesional.

  • Pelotaris navarros
    La pelota es sin duda el deporte rural por antonomasia de la comunidad. Así Navarra ha sido y es cantera de renombrados pelotaris entre los que cabe mencionar a los manistas Retegui, Arretxe, Galarza, Bengoetxea, Lajos, los hermanos Olaizola, Eugi, Beloki, Martínez de Irujo o Abel Barriola, a los palistas Óscar Insausti e Iturri, y a los remontistas Jesús Ábrego, Raúl, los hermanos Lecumberri, Kike Elizalde, Koteto Ezkurra o Iñaki Lizaso.

  • Modalidades de juego
    Las modalidades de juego de la pelota se clasifican en directas o indirectas. En las primeras los jugadores juegan unos enfrente de otros lanzándose la pelota directamente, y en las segundas, la pelota que un equipo golpea contra la pared es respondido por el otro.

    Juegos directos, los más antiguos
    *Bote Luzea: Requiere sólo una pelota y un espacio rectangular, sin necesidad de paredes. En uno de los extremos se coloca una piedra llamada botillo, desde donde el sacador de cada equipo efectúa el saque. Los partidos se disputan entre equipos de 5 jugadores: sacador y 4 restadores. Tiene una variante denominada "mahai jokoa", en la que el saque se efectúa desde una mesa situada en el centro del terreno de juego.

    *Guante-Laxoa: Parecido al anterior, pero se juega con guante, en plazas de dimensiones superiores, con 4 jugadores por bando y una pared situada en el lado opuesto al sacador.

    *Rebote: Cancha rectangular con un frontis, sobre el que se efectúa el saque. El campo se divide en dos partes desiguales: una, la más próxima al muro, para el equipo restador; la otra, para el equipo atacante. Se juega con guantes y con cestas similares al joko garbi.

    *Pasaka: Se juega en trinquete o arkupe, se usan guantes de cuero y existen dos equipos de dos jugadores en una cancha dividida por una red de un metro de altura. Es similar al tenis; hay que tratar de pasar la pelota por encima de la red y evitar que el adversario la devuelva.

    *Trinquete: frontón cerrado sin contracancha y con doble pared lateral
    Arkupe: espacio cubierto de edificio público que se aprovecha para jugar a pelota

  • Juegos indirectos
    *Mano: hoy en día es la modalidad más valorada por los aficionados. Quizás porque se juega del modo más natural y sencillo; basta con una pelota y un muro en el que golpearla con la mano abierta y protegida por tacos (materiales que amortiguan el golpe y que se pegan con esparadrapo a las manos). Se puede jugar en frontón corto, trinquete o plaza libre y las pelotas oscilan entre 101 y 107 gramos cuando se juega en frontón y 92 gramos si se hace en trinquete. Los grandes campeonatos que se celebran son: manomanista, por parejas, y del cuatro y medio.

    *Pala y Paleta: son modalidades que varían las dimensiones y pesos de las palas en dependiendo del juego: pala larga, pala corta, paleta cuero y paleta goma. Las medidas oscilan entre los 50 cm de la pala corta y los 55 cm de la paleta goma. Las palas se fabrican en madera de haya u otras maderas nobles. Las pelotas que se utilizan oscilan entre los 35 gramos de la pelota de goma, y los 115 gramos de la utilizada en la pala larga.

    *Cesta Punta y Remonte: son modalidades que utilizan cestas que, en función del juego, varían la forma de recibir la pelota: en la cesta punta se retiene la pelota en la chistera y se lanza después, mientras que en el remonte sólo se desliza a través de la chistera, "remontando" la pelota.

    *Xare: modalidad que utiliza una herramienta parecida a una pala con un anillo de madera curvada que sirve de asiento a una red de cuerda poco tensa. En este caso se trataría de recoger e impulsar la pelota con la red.

  • Forma de jugar
    Los partidos se juegan a un determinado número de tantos: 22 para pelota a mano, 40 para remonte y trinquete, y 45 para pala (estos tanteos de campeonatos o partidos estelares pueden variar en los festivales). Tanto es igual a punto que se anota el jugador o equipo que lo consigue. El jugador o equipo que alcance primero el número de tantos a que está señalado el partido gana.

    Antes de empezar el encuentro, se procede como en los juegos directos, al lanzamiento por parte del juez principal de una chapa o moneda al aire, pero en este caso para elegir quien hace el saque inicial.

    Para ampliar información sobre las reglas de juego de la pelota puede consultar la web de la Federación
  • La pelota
    Hasta el siglo pasado las pelotas eran fabricadas de modo artesanal, de manera que ninguna era igual a otra, unas salían buenas y otras no tanto… Este problema ha persistido a pesar de utilizar la ayuda de las máquinas, aunque como dicen los botilleros (asistente del pelotari durante los partidos) "cada cuero es distinto, pero si el pelotari está bien, cualquier pelota vale".

    La pelota tiene un núcleo esférico de madera o plástico cubierto por diferentes capas de látex, lana, algodón y finalmente por dos planchas de cuero en forma de ocho que son cosidas una a la otra. La pelota es un elemento decisivo en el juego y su elección constituye uno de los actos fundamentales en los campeonatos. Cada pelotari tiene asignadas las pelotas que ha seleccionado y, cuando llega su turno, debe dejar probar la pelota al contrario antes de realizar el saque.
  • Recintos e instalaciones
    Los lugares en que se ha jugado a la pelota han evolucionado a través del tiempo. Los pilota-soros eran prados de hierba, no siempre horizontales, en los que se jugaban juegos directos. Podíamos encontrarlos tanto en los pueblos como en caseríos aislados. Son la antesala de los frontones de largo.

    Las plazas libres permitían el juego de modalidades directas en los pueblos; al principio con suelo de tierra y posteriormente pavimentado. Y los frontones, catapultaron los juegos indirectos al dominio del mundo de la pelota. Los frontones de largo (de 54 metros) o cortos (30 y 36 metros) permiten el juego de todas las modalidades indirectas.

    Los arkupes o soportales ya sea ayuntamientos o de iglesias son espacios cubiertos que durante años han sido escenario de numerosos partidos de pelota a mano o de modalidades directas como la pasaka. Hoy en día, siguen siendo a veces testigos mudos de grandes encuentros.
  • Las apuestas
    Desde tiempos inmemoriales, la apuesta ha ido unida al propio juego de la pelota, por lo que es difícil conocer con exactitud su origen. Esta tradición, por la que se perdieron tierras, ganados y caseríos, se ha convertido en uno de los elementos más singulares del espectáculo, alcanzando su máxima expresión en la final manomanista.

    Los corredores que dirigen las apuestas van cantando las distintas opciones o posturas según avanza el partido, a favor del color rojo (o colorado) o del color azul, según la camiseta o fajín que lleven los contendientes. El "cantar las apuestas" es continuo, lo que permite apostar a lo largo de todo el encuentro.

    Cada apostante elige la que más le satisface sabiendo que las posturas son una proporción de 2 cantidades fijas de euros a la que se somete la apuesta. La primera es la cantidad a perder y la segunda es lo que se puede ganar. Así, si el corredor canta 100 a 50 azules, y se acepta la apuesta, significa que si los azules vencen el apostante ganaría 50 euros (de los cuales se le descontará un porcentaje estipulado para la empresa, llamado corretaje), pero en caso contrario perdería 100 euros.

    Estos pagos y cobros se realizan con el corredor de apuestas al final de cada partido en el propio frontón.
    Como dato curioso, mencionar que las apuestas se materializan pequeñas papeletas que el corredor lanza al apostante dentro una pelota de tenis hueca, y que una vez recibida, el apostante devuelve al corredor.
    Hoy en día también existe la posibilidad de apostar por Internet.
  • Algunas curiosidades
    El juego de la pelota ha dado pie a numerosas curiosidades y a situaciones jocosas. Entre otras, las que a continuación se mencionan:

    El momento ángelus
    Antaño, las finales se celebraban los domingos a las 11:30 horas. Pero media hora más tarde, a las 12:00, el juez entraba irremediablemente en la cancha para detener el encuentro y proceder al rezo del ángelus. Esta tradición se suprimió a finales de los 90, a pesar de la polémica suscitada, aunque hasta el año 2000 se mantuvo el horario matutino.

    Sotanas a la cancha
    Durante el siglo XIX los curas tuvieron un papel fundamental en los partidos de pelota: asistían como público, ejercían de jueces en situaciones conflictivas y, aunque la escena nos parezca hoy surrealista, era de lo más normal verlos jugar, pertrechados con sotana y sombrero de teja entrando de sotamano…

    Algunos de los curas que se hicieron famosos con su saque fueron D. Celedonio Larrache, de Lesaka, D. Juan Bautista Chopelena, de Yanci y D. Francisco Azpiroz, nacido en Yaben. Como grandes restadores pasaron a la historia Joaquín Gamio, del Baztán, y D. Zenón Echaide de Aranaz (Arantza), que llegó a ser ni más ni menos que chantre de la Real Capilla en Madrid.

    Cuando la pelota tomó tintes profesionales y surgieron los fines lucrativos, el sacerdote-pelotari desapareció y pasó a formar parte de la historia de la pelota.

    Y también las mujeres
    Las mujeres también participaron. Eran las raquetistas. Aquellas que a pesar del morbo y del recelo que despertaban en aquella sociedad machista, recorrían el mundo de frontón en frontón. En Navarra se conoce la gran afición de un grupo de mujeres de Lesaka e Igantzi que competían en el Campeonato Interpueblos del Baztan allá por los años 60.
  • Señalización
    Para que el patrimonio relacionado con este deporte y tradición no pase desapercibido en su visita a Navarra, en los pueblos destacados en el mapa encontrará diversos paneles y placas que le recordarán detalles y curiosidades relacionados con el Mundo de la Pelota.
  • Asistir a un partido
    En Navarra, es difícil encontrar un pueblo que no tenga su frontón, siendo habitual, sobre todo los fines de semana, ver disputar entre amigos el partido de rigor. Se practican distintas modalidades, aunque la pelota de goma es la más popular y la que mejor se adapta a cualquier espacio. Y en Pamplona, podrá disfrutar de partidos a mano en el frontón López, en el barrio de Iturrama, o en el "frontoncico" de la calle Mañueta en el casco antiguo, también muy concurrido.

    Entre los campeonatos no oficiales más populares, cabe destacar el que se celebra de agosto a octubre en el frontón Leku-Ona de Mezkiritz, conocido como bost kirol (cinco juegos en euskera, por la posibilidad de ver cinco modalidades: paleta goma, paleta cuero, pala corta, xare y mano) o el guante laxoa, protagonista entre los meses de abril y agosto, en Baztan y la Regata de Bidasoa.

    Pero también merece la pena asistir como espectador a un encuentro profesional (precio de entradas que varía según categoría y campeonato entre 10 y 50€; menores de 25 años entrada gratuita en el Euskal Jai Berri - Reyno de Navarra), o en el frontón Labrit de Pamplona y contemplar el ritual de cada encuentro. En la cancha los pelotaris saludan enfundados en su pantalón blanco impoluto luciendo camiseta y faja (o gerriko) roja o azul según ocupen mejor o peor lugar en la clasificación.

    La algarabía de las apuestas queda mitigada con el saque del tanto. Carrera, bote y golpeo y empieza el encuentro. El público sigue la pelota sin perder detalle con un movimiento inconsciente que pretende izarla para que no toque la chapa. Y las jugadas se suceden: a dos paredes, dejada al txoko (rincón) o al ancho, cortada, volea, gancho... La victoria manomanista se alcanza con 22 tantos. En el frontón los pelotaris se felicitan. En las gradas los corredores de apuestas liquidan las deudas. Y entre la muchedumbre se comentan los mejores lances esperando impacientes el siguiente partido.


Webs de interés:










[+ info]

Fechas, horarios y precios confirmados salvo modificaciones de última hora.