Saltar navegación e ir al contenido

Carrusel de imágenes presentando Navarra

Vacaciones Tranquilas

La Ribera

A la hora de dormir, la Ribera cuenta con alojamientos para todos los gustos y precios, desde los establecimientos hoteleros de Tudela, pasando por el balneario de Fitero, hasta las casas rurales o los albergues cercanos a las Bardenas Reales.

Curiosa resulta la estancia en las cuevas de Valtierra, singulares viviendas construidas en las entrañas de la tierra, para conocer cómo vivían los antepasados de esta región y sucumbir a la belleza del paisaje del Parque Natural de las Bardenas Reales, un árido y despojado espacio abierto perfilado por el embate del viento sobre arcillas, yesos y areniscas; un paraje de aspecto lunar para perderse en el silencio.

El impacto del desierto de las Bardenas contrasta con los caudalosos ríos que atraviesan el sur de Navarra, como el Ebro. Apacibles y lentos serpentean la extensa llanura de la Ribera alimentando una rica huerta, base de exquisitos platos como la menestra, los espárragos, el cardo, la borraja o el pimiento del piquillo.

Completan el paisaje los olivos de los valles del Queiles y del Alhama y los viñedos que invitan a recrearse en sus retorcidas formas que alimentan el fruto del excelente vino Denominación de Origen Navarra.

Tudela, capital de la Ribera,  es una ciudad para descubrir la mezcla de las culturas cristiana, árabe y judía que tallaron su historia. En la esquina de una calle, bajo el alféizar de una ventana o al abrigo de un alero de una vivienda, se percibe en calma lo que fue y lo que ofrece al visitante que busca un lugar tranquilo para perderse.