Saltar navegación e ir al contenido
Logotipo de San Fermines e ilustración de un mozo y un toro

San Fermin

Los toros... El Encierro

El Encierro es el acto central de los Sanfermines y convierte a estas fiestas en un espectáculo inimaginable en cualquier otro lugar del mundo. Nació por una necesidad: trasladar a los toros desde los extramuros de la ciudad al coso taurino. El encierro tiene lugar del 7 al 14 de julio y comienza en los corralillos de Santo Domingo cuando el reloj de la iglesia de San Cernin marca las ocho en punto de la mañana. Tras el lanzamiento de dos cohetes, las reses salen en tropel para recorrer tras los mozos los 825 metros que separan la puerta de los corrales de la plaza de toros en un tiempo medio de entre tres y cuatro minutos, aunque en ocasiones excepcionales la carrera se ha prolongado por encima de los diez minutos, principalmente al haberse quedado "descolgada" de la manada alguna de las reses. Información práctica para ver el encierro.

Cánticos al Santo

El encierro tiene un preámbulo especialmente emotivo. Se trata del momento en que los mozos, a escasos metros de los corrales donde están encerrados los toros, levantan sus periódicos enrollados y cantan frente a la imagen del Santo, colocada en una hornacina en la Cuesta de Santo Domingo. En el más profundo de los silencios, se escucha la siguiente letra: "A San Fermín pedimos, por ser nuestro patrón, nos guíe en el encierro dándonos su bendición. Entzun arren San Fermin zu zaitugu patroi zuzendu gure oinak entzierro hontan otoi". Al terminar se corean los gritos ¡Viva San Fermín! ¡Gora San Fermín! Esta estrofa se canta en tres ocasiones consecutivas: cuando faltan cinco minutos para las 8 de la mañana, a tres minutos de esta hora y a un minuto de abrirse la puerta del corral.

Subir

Cohetes de la plaza de toros

El tercer cohete, desde el coso, permite saber que la manada ha llegado a la plaza. Un cuarto y último chupinazo significará que finalmente todos los morlacos se encuentran dentro de los corrales y que, en consecuencia, el encierro ha terminado.

Subir

Un vallado de 3.000 piezas

Pamplona. Encierro

Pamplona. Encierro

Un doble vallado delimita, por razones de seguridad, las calles de paso del encierro. Está construido en madera e integrado por más de 3.000 piezas, entre tablones, postes, puertas, etc. Parte de este vallado permanece fijo durante todas las fiestas, pero otros tramos se montan y desmontan diariamente, labor de la que se encarga una brigada especial de trabajadores.

Subir

El valor de los pastores

Un amplio equipo de pastores cubre la totalidad de la carrera situado detrás de los toros con la única protección de su vara. Sus funciones principales son evitar que algunos irresponsables inciten por detrás a los toros, con el riesgo de que se vuelvan en sentido contrario, y conducir hasta la Plaza a los morlacos que se hayan quedado rezagados o parados en algún punto del recorrido.

Subir

Los dobladores

Otro factor esencial para el buen desarrollo del encierro es el equipo de dobladores, buenos conocedores del mundo del toreo, que se apuestan en el coso de la Plaza para ayudar a los mozos a hacer el abanico (abrirse hacia los extremos al entrar a la arena) y "tirar" de los toros para que entren al corral lo antes posible.

Subir

Las dos manadas de mansos

Los seis toros que se van a lidiar en la corrida de la tarde inician el encierro acompañados de una primera manada de mansos, que hacen las funciones de guías para cubrir el recorrido hasta la plaza. Dos minutos después de abandonar el corral de Santo Domingo, se suelta una segunda manada de cabestros llamados "de cola", más lentos y pequeños que los anteriores, y cuya misión es arrastrar hasta el coso a los toros que hayan podido quedar parados o rezagados en el recorrido.

Subir

Lo que conviene saber del encierro

Pamplona. Encierro.

Pamplona. Encierro.
El encierro es una experiencia irrepetible para el espectador y sobre todo para el que corre ante los toros. Es un espectáculo que se define por el riesgo y la capacidad física.

El corredor poco experimentado ha de informarse de las características de esta peligrosa carrera y de las medidas de protección que necesariamente ha de adoptar por su seguridad y la de quienes corren a su lado.

El encierro no es para cualquier persona. Requiere serenidad, reflejos y excelente preparación física. Quien no reúne estos requisitos no debe participar. El riesgo es serio.

Los corredores deberán situarse en el tramo comprendido entre la Plaza del Ayuntamiento y el edificio de Educación, en la Cuesta de Santo Domingo, y lo deberán hacer antes de las 7,30 de la mañana, dado que a partir de esa hora serán cerradas las puertas de acceso. El resto del recorrido, salvo el ya mencionado, permanecerá totalmente limpio de corredores, hasta escasos minutos antes de las 8 de la mañana.

Para ampliar información sobre cómo correr el encierro, consulte la web de los corredores veteranos: www.sanferminencierro.com

Prohibiciones

  1. La presencia en el trayecto de menores de 18 años, con exclusión absoluta del derecho a correr o participar.
  2. Desbordar las barreras policiales que los responsables consideren conveniente formar para la buena marcha de la carrera.
  3. Situarse en las zonas y lugares del itinerario que hayan sido prohibidas expresamente por los agentes de la autoridad.
  4. Estar a la espera, antes de la salida de las reses, en rincones, ángulos muertos, portales de casas o establecimientos situados a lo largo del recorrido.
  5. Tener abiertas las puertas de comercios o los portales de las casas situados en el trayecto, siendo responsables de ellos los propietarios o inquilinos de los inmuebles.
  6. Permanecer en el recorrido en estado de embriaguez, bajo efectos de drogas o de cualquier forma impropia.
  7. Portar objetos inconvenientes para el buen orden del encierro.
  8. Llevar vestuario o calzado inadecuado para la carrera.
  9. Incitar a las reses o llamar su atención de cualquier forma y por cualquier motivo en el itinerario o en el ruedo de la Plaza de Toros.
  10. Correr hacia las reses o correr detrás de ellas.
  11. Agarrar, hostigar o maltratar a las reses y dificultar por cualquier acto su salida o encierro durante las capeas.
  12. Pararse en el recorrido y quedarse en el vallado, barreras o portales, en forma tal que se dificulte la carrera o defensa de los corredores.
  13. Sacar fotografías desde las calles, vallados o barreras sin la debida autorización.
  14. Portar objetos inconvenientes para el buen orden y seguridad del encierro.
  15. Instalar elementos que invadan el espacio horizontal, vertical o aéreo del recorrido, salvo autorización expresa de Alcaldía.
  16. Cualquier otra actuación que pueda dificultar el normal desarrollo del encierro.

Subir