Propuestas turísticas


25 sep 08

Navarra en Otoño, tierra cultural y natural

El otoño es una de las estaciones en las que Navarra brinda más oportunidades al visitante para conocer su riqueza natural y cultural. Pasear por los caminos de hojarasca que se forman en la selva de Irati, disfrutar de la vendimia en la Zona Media o de la programación cultural en el Auditorio Baluarte y el Teatro Gayarre de Pamplona o recorrer el desierto de las Bardenas Reales son algunas de las propuestas que esperan al viajero. La gastronomía ofrece en esta época sabrosos manjares como la caza y las setas que se pueden degustar en los pueblos del norte de Navarra.



Retrato del violinista Pablo Sarasate

Durante el otoño, se repiten en Navarra todo tipo de festividades relacionadas con la tierra, la gastronomía, ferias de artesanía y de ganado. Sólo por mencionar algunos de estos eventos, habrá ferias en Puente la Reina (27 y 28 de septiembre); Auritz/Burguete (28); Jornadas micológicas en Elgorriaga; Día de las Palomeras en Etxalar (19 de octubre); Feria de Otoño en Elizondo (24 de octubre) y en Tafalla (24 al 26 de octubre); Lurraren Eguna en Bera/Vera de Bidasoa (26 de octubre); Mercado de los Oficios en Ayegui (26 de octubre) y fiesta de la sidra en Baztan en octubre.

El mes de noviembre arrancará con las celebraciones del Día del Baserritarra en Arantza y los Mercados de Antaño en Aibar, ambos actos el sábado día 1. Durante este mes, en la zona de Bertiz, se ofertan menús ligados a la caza. En Azagra, hay Jornadas del Vino (13 al 20 de noviembre) y un curioso Mercado de la verdura el 16 de noviembre. Viana celebra una completa Semana gastronómica del 10 al 16 de noviembre.

Vendrán luego la fiesta y hogueras en San Martín de Unx (11 de noviembre); ferias en Doneztebe/Santesteban (14 de noviembre) y en Lesaka (20 de noviembre); la festividad de San Saturnino en Pamplona y en Artajona (29 de noviembre); la concurrida feria de San Andrés en Estella (30 de noviembre); la de Santa Lucía en Doneztebe/Santesteban (13 de diciembre) y la Semana agrícola de Valtierra del 15 al 19 de diciembre.


Citas culturales y año Sarasate

Las citas culturales se suceden en estas fechas. El 20 de septiembre se cumplió el centenario de la muerte del violinista Pablo Sarasate, por lo que durante todo el otoño se están sucediento en Pamplona actos de homenaje, exposiciones y conciertos. En Pamplona se puede visitar parte de su legado a la ciudad que le vio nacer en el Palacio del Condestable de la calle Mayor. Además, hay exposiciones dedicadas al violinista en el Departamento de Educación (Cuesta de Santo Domingo), en los Conservatorios de Música Profesional (calle Mayor) y Superior (calle Aoiz) y, hasta el 15 de octubre, una exposición de violines gigantes en el Paseo de Sarasate. Los actos de homenaje al violinista se cerrarán en el concierto especial homenaje a Pablo Sarasate que tendrá lugar el 3 de diciembre, festividad de San Francisco Javier, patrono de Navarra, en el Auditorio Baluarte de Pamplona.

Dentro del calendario de la capital Navarra encontramos el Congreso Internacional de Gastronomía (29 de septiembre al 3 de octubre); los ciclos de otoño del Teatro Gayarre, que se inicia el 2 de octubre; y del Auditorio Baluarte, desde el 10 de octubre; el Festival de Cine de Pamplona (6 al 11 de octubre); el congreso internacional Oteiza y la crisis de la modernidad, que se desarrollará en el Museo Oteiza y el Museo de Navarra del 21 al 24 de octubre; conciertos de órgano del 23 al 25 de octubre; y el Festival de Teatro Actual en la Escuela Navarra de Teatro, del 25 de octubre al 14 de diciembre.

También Tudela disfruta de una completa actividad durante el otoño. Una de las citas ineludibles es el prestigioso Festival de cine Ópera Prima, que llegará a su novena edición entre el 24 de octubre y el 1 de noviembre. El día 23 de noviembre tendrán lugar los actos conmemorativos del Bicentenario de la batalla de Tudela en la Guerra de la Independencia; del 24 al 29 se desarrollará su Semana literaria y los días 29 y 30 de noviembre el II Certamen de la Jota Navarra.

Entre los programas culturales que recorrerán decenas de localidades navarras destacan la Ronda de Otoño, con actuaciones de teatro, música y folclore entre el 18 de octubre y el 7 de diciembre; y el Ciclo Coral Internacional, del 23 de octubre al 5 de noviembre.

Sea cual sea el rincón escogido por el visitante para conocer Navarra, encontrará oferta cultural en alguna de las más de 25 Casas de Cultura que hay en Navarra: en Sangüesa, Estella, Los Arcos, la Cuenca de Pamplona, los Pirineos, la Ribera… en fin, siempre hay espectáculos, conciertos o exposiciones en el otoño de Navarra.


Navarra y su encanto natural

Todas las épocas del año tienen un encanto especial en Navarra, pero es en otoño cuando los colores ocres, rojizos y dorados ensalzan la hermosura de sus paisajes. En el Pirineo navarro, las hayas centenarias de la selva de Irati invitan al viajero a vivir la naturaleza en su estado más puro. El sonido de las aves, el olor a tierra mojada, a hongos y setas, el huidizo movimiento de los animales o la sobrecogedora berrea de los ciervos convierten el paseo por este bosque encantado en un auténtico placer para los sentidos. Igualmente atractivos resultan parajes como el Señorío de Bertiz, con su extenso bosque de robles y hayas y la sierra de Aralar, en la que encontramos bosques, pastizales, dólmenes y el santuario de San Miguel.

El viajero tiene todo un abanico de enclaves naturales que puede y debe conocer: la Reserva Natural de Larra y el valle glaciar de Belagua; las foces de Lumbier y Arbayún, refugios de buitres leonados; la sierra de Urbasa; el bosque de Orgi y las cuevas de Mendukilo, Urdazubi/Urdax, Zugarramurdi, con su nuevo Museo de las Brujas.

En la capital de Navarra, la naturaleza está presente en las montañas que la rodean pero también en los bellos jardines de Pamplona: la Ciudadela, el Redín o el paseo del Arga constituyen una alternativa verde ideal para disfrutar de un buen descanso.

El color del en la Zona Media es el de las uvas, la vendimia y el vino. Amparados por las Denominaciones de Origen "Navarra" y "Rioja", los caldos navarros han alcanzado un gran prestigio internacional. Muchas bodegas ofertan visitas guiadas que permiten al público conocer la elaboración de los vinos navarros. Otra propuesta diferente pero igualmente atractiva es acercarse a las lagunas de Pitillas y Las Cañas y observar las numerosas aves que viven en estos humedales.

Al sur de la Comunidad, la Ribera acoge uno de los grandes tesoros naturales de Navarra, las Bardenas Reales. Las 42.500 hectáreas de este territorio con apariencia casi desértica y lunar, declarado Parque Natural y Reserva de la Biosfera, hacen de este enclave el lugar idóneo para perderse o para recorrerlo en bici.


Patrimonio artístico

La historia ha dejado huella en Navarra, que puede presumir de haber sabido conservar un rico patrimonio cultural. En los Pirineos se encuentran la Colegiata de Orreaga/Roncesvalles, punto de partida del Camino de Santiago para muchos peregrinos; las casas-palacio de Baztan o el Santuario de San Miguel de Aralar.

Si los bellos conjuntos arquitectónicos salen al encuentro del visitante, el encanto de perderse por las callejuelas de las villas navarras es otra de las opciones más recomendables. Los grandes caseríos de tejados empinados y las calzadas empedradas son las señas de identidad de los pueblos pirenaicos como Ochagavía, Orbaitzeta, Isaba o Roncal.

Pamplona sorprende por ser una ciudad cómoda, por la que se puede deambular tranquilamente. En su centro histórico descubrirá edificios y espacios singulares como sus centenarias murallas, la catedral de Santa María, las iglesias de San Cernin y San Nicolás, su emblemática plaza del Castillo o los novecientos metros de recorrido de encierro.

Ya en la Zona Media, nos encontramos con el Palacio Real de Olite. Las torres de cuento y las bellas almenas dejan entrever cómo era la vida cortesana en la Edad Media. A 40 kilómetros de esta villa medieval nos esperan Sangüesa y su bella iglesia Santa María la Real, considerada obra cumbre del románico, el monasterio de Leyre y el Castillo de Javier.

El recuerdo de las damas, juglares, caballeros y peregrinos se pasea por Puente la Reina y la cercana ermita octogonal de Eunate. Especial atención merecen Estella y los cercanos monasterios de Irache e Iranzu.

En esta tierra de contrastes, no podía faltar la influencia de la cultura árabe. La capital de la Ribera, Tudela, es una de las ciudades de origen islámico más importantes de Europa y en ella convivieron durante más de 400 años musulmanes, judíos y mozárabes. Su catedral, que ha sido recientemente restaurada, tiene más de 800 años de historia. Cerca de la capital de la Ribera se encuentran otras dos joyas arquitectónicas: el monasterio de La Oliva y el de Fitero.

Más información en el teléfono de información turística 848 420 420 y en la web www.turismonavarra.es