Propuestas turísticas


23 sep 14

Navarra en Otoño, tierra cultural y natural

El otoño llega a Navarra con una completa agenda de actividades ligadas a sus tradiciones culturales y gastronómicas. Los visitantes que se acerquen a disfrutar de un merecido descanso o de una escapada de fin de semana, encontrarán atractivos que van de los coloridos bosques de la selva del Irati y todo el Pirineo a los castillos, monasterios y palacios de la Zona Media, la completa actividad cultural de la capital navarra o los sorprendentes paisajes de la Ribera.



Navarra brinda, durante el otoño, todo tipo de festividades, como lo demuestran las citas que se han organizado para el domingo 21 de septiembre en localidades como Igantzi, con su Día del Pastor; el Día del Talo en Leitza; la marcha ciclista Vía Verde del Bidasoa; la Fiesta de los Usos tradicionales en Carcastillo; las fiestas de San Miguel de Tudela o la del Toro ensogado en Lodosa, que tuvieron lugar del 19 al 21 de septiembre y también del 27 y 28 de septiembre.

Todos los fines de semana hay algún tipo de fiesta que atrae a cientos de visitantes y curiosos. Las hay en Pamplona, con su “San Fermín txikito o San Fermín de Aldapa” entre el 26 y el 28 de septiembre; en Puente la Reina, también en los mismos días; o en Santacara, los días 27 y 28, con el denominado “Día de Cara”, que recuerda el asentamiento romano de la localidad ribera

El otoño es una estación perfecta para disfrutar del paseo y también de una actividad que cada vez tiene más seguidores: la recogida de hongos y setas,

afición alrededor de la que se organizan jornadas, encuentros y salidas en decenas de pueblos de toda Navarra.

También en esta época es recomendable mirar al cielo y observar las aves que vuelan sobre nuestras cabezas. En la zona de Bertiz se organizan unas Jornadas de Observación de Aves del 3 al 5 de octubre, Día Mundial de las Aves. Si la visita tiene lugar en otra época del otoño, no hay problema puesto que en Navarra existe un club de oferta denominado “Birding Navarra”, creado para desarrollar el turismo ornitológico. Navarra ofrece unas excelentes condiciones para la observación de aves, tanto por la gran variedad de especies presentes como por los espacios naturales que alberga. En “Birding Navarra” se encuentra toda la información necesaria para los amantes de los pájaros: especies presentes, dónde buscarlas, cómo llegar, épocas recomendadas, servicios disponibles y puntos de información.

Muchas de las fiestas y eventos organizados en otoño están relacionados con la gastronomía, como la Semana Gastronómica de Viana, que se nos presenta con el divertido título “Del cerdo, hasta los andares”, las Jornadas Gastronómicas de Caza que organizan los restaurantes de la zona de Bertiz a lo largo del mes de noviembre, la Feria “Azagra siempre apetecible”, del 16 de noviembre o la Semana de Degustación gastronómica de Estella-Lizarra, del 17 al 23 de noviembre.

También hay lugar para la cultura en otoño, época en la que se suceden los programas culturales en las decenas de espacios escénicos de la Red de Teatros de Navarra, repartidos por toda la geografía foral, así como en el Auditorio Baluarte o el Teatro Gayarre de Pamplona y el Teatro Gaztambide de Tudela.

El encanto natural de Navarra

Todas las épocas del año tienen un encanto especial en Navarra, pero es en otoño cuando los colores ocres, rojizos y dorados ensalzan la hermosura de sus paisajes. En el Pirineo navarro, las hayas centenarias de la Selva de Irati invitan al viajero a vivir la naturaleza en su estado más puro. El sonido de las aves, el olor a tierra mojada, a hongos y setas, el huidizo movimiento de los animales o la sobrecogedora berrea de los ciervos convierten el paseo por este bosque encantado en un auténtico placer para los sentidos. Igualmente atractivos resultan parajes como el Señorío de Bertiz, con su extenso bosque de robles y hayas y la Sierra de Aralar, en la que encontramos bosques, pastizales, dólmenes y el santuario de San Miguel.

El viajero tiene todo un abanico de enclaves naturales que puede y debe conocer: la Reserva Natural de Larra y el Valle glaciar de Belagua; las Foces de Lumbier y Arbaiun, refugios de buitres leonados; la Sierra de Urbasa; el Bosque de Orgi y las Cuevas de Mendukilo, Urdazubi/Urdax, Zugarramurdi, con su nuevo Museo de las Brujas.

En la capital de Navarra, la naturaleza está presente en las montañas que la rodean pero también en los bellos jardines de Pamplona: la Ciudadela, el Redín o el Paseo del Arga constituyen una alternativa verde ideal para disfrutar de un buen descanso.

El color del en la Zona Media es el de las uvas, la vendimia y el vino. Amparados por las Denominaciones de Origen “Navarra” y “Rioja”, los caldos navarros han alcanzado un gran prestigio internacional. Muchas bodegas

ofertan visitas guiadas que permiten al público conocer la elaboración de los vinos navarros. Otra propuesta diferente pero igualmente atractiva es acercarse a las Lagunas de Pitillas y Las Cañas y observar las numerosas aves que viven en estos humedales.

Al sur de la Comunidad, la Ribera acoge uno de los grandes tesoros naturales de Navarra, las Bardenas Reales. Las 42.500 hectáreas de este territorio con apariencia casi desértica y lunar, declarado Parque Natural y Reserva de la Biosfera, hacen de este enclave el lugar idóneo para perderse y disfrutar de sus insólitos paisajes, sea a pie, en bicicleta, a caballo o con vehículos a motor por las zonas señalizadas.


Para obtener más información sobre turismo en Navarra accede a su web www.turismo.navarra.es o llame al teléfono de información turística 848 420 420.