Propuestas turísticas


09 ago 13

Disfrutar del agua en Navarra

Aunque Navarra es una región interior, cuenta con ríos y diversos embalses donde la práctica de deportes náuticos como la vela, el windsurf y el esquí náutico congregan en verano a los amantes de los deportes acuáticos. Conocer las riberas de los ríos desde el centro de su cauce es una experiencia única, como lo es también atreverse a practicar el descenso de cañones o el rafting, ideal para los más osados.



Cascada de Xorroxin

Yesa y Alloz, los “mares” de Navarra

Al pie de la sierra de Leyre, cerca de Sangüesa, se encuentra el embalse de Yesa también conocido como el mar del Pirineo, el más importante de la Comunidad Foral.  Este enclave es un foco de atracción para los amantes de los deportes náuticos ya que es un espacio idóneo para practicar deportes como la vela ligera, windsurf, esquí acuático o el pilotaje de lanchas motoras en un entorno inigualable.
 
El embalse también es perfecto para los apasionados de la pesca, o simplemente para aquellas personas que busquen relajarse disfrutando del bello paisaje.

El segundo embalse más importante de Navarra es Alloz, a 15 minutos de Estella-Lizarra. Alloz es un espacio ideal en verano donde bañarse en sus aguas azules, surcar a bordo de las embarcaciones o simplemente descansar bajo algunos de sus árboles. En época estival se convierte en un lugar muy apropiado para estrenarse en la vela o practicar este deporte si ya se tiene experiencia alquilando distintas embarcaciones como piraguas, tablas de windsurf o pequeños barcos de vela.

Además, a orillas del embalse de Alloz se encuentra el Camping Aritzaleku, que permite alojarse en bungalows completamente equipados, habitaciones múltiples o parcelas dotadas de electricidad. Cuenta con embarcadero y ofrece la posibilidad de alquiler de material.

El Agua en la Ruta de los Paisajes

La Ruta de los Paisajes de Navarra engloba una selección de hitos de especial interés paisajístico, plástico y escénico repartidos geográficamente desde el norte hasta el sur de Navarra, en los que el visitante puede sentir el poder y la belleza natural de los enclaves, además de participar como protagonista formando parte del entorno.

Empezando por los Pirineos, el visitante puede encontrar hasta 9 hitos relacionados con el agua, desde la cascada de Xorroxin en Baztan, los Embalses de Leurtza en Urrotz, el Embalse de Eugi, hasta la Cascada del Cubo en la Selva del Irati. Así mismo, destacan el Sendero al Infernuko Errota en Lekaroz o la Senda Goikola en Betelu, así como los Nacederos de Iribas (Ertzilla y Larrau). Tampoco hay que perderse la Foz de Lumbier ni la Foz de Burgui, esta última situada a la entrada del pirenaico Valle de Salazar, con imponentes paredes verticales de hasta 300 metros de altura formadas por la erosión del agua.

En la comarca de Pamplona destaca el Paseo Fluvial del Arga, un extenso recorrido que supone el gran pulmón verde de la Comarca: el visitante puede dejarse abrazar por la simbiosis de agua y vegetación, que le guiará a través de puentes históricos, presas, molinos, pasarelas, jardines, parques, embarcaderos, puntos de pesca, fuentes y hasta un punto de Educación Ambiental.

En la Zona Media dentro de los paseos de agua se encuentran el Nacedero del Urederra, en la Reserva Natural del Parque Urbasa Andía; el Nacedero del Ubagua, entre los Valles de Yerri y Lezaun, el Embalse de Alloz, uno de los más importantes de Navarra, el Embalse de Las Cañas de Viana y la Laguna de Pitillas, catalogada como Reserva Natural.

Descenso de cañones

Navarra posee abundantes barrancos y cañones; espacios naturales de gran belleza donde el agua, la piedra y la luz son los principales protagonistas. Dependiendo de la meteorología y del caudal variable de los ríos podemos encontrar diversos tipos de barrancos.

Para iniciarse en la actividad la comunidad foral propone Arandari, un precioso cañón en el valle de Roncal, antes de llegar a la población de Burgui. Este barranco cuenta con tres bonitos rápeles y 300 metros de longitud.

En el corazón de Belagua están Arrako y Jordán, cañones con una dificultad media. En sus 600 metros de longitud encontramos varios rápeles, un salto y destrepes, con alturas entre los 5 y 14 metros.

Los más experimentados encontrarán Artazul, en el Parque Natural de Urbasa-Andía, un barranco de gran dificultad técnica, ya que cuenta con un rapel volado de gran altura (40 metros).

Para los menos atrevidos, la empresa Nattura también organiza descensos guiados en balsas neumáticas para toda la familia (a partir de 8 años) por el Río Irati en la Reserva Natural de la Foz de Lumbier. En estas visitas, los guías enseñan desde dentro el entorno para que los participantes entren en contacto con los recursos naturales de este hábitat fluvial, enmarcado en la Red Natura 2000. Asimismo, Nattura ha organizado los días 2 y 23 de agosto una salida en canoa por el remanso del Río Salazar con el objetivo de dar a conocer otros valores en torno al río Irati y la Foz de Lumbier.

Para más información, consulte la página www.turismonavarra.es o llame al teléfono de información turística 848 420 420.