Fiestas y tradiciones


03 ago 17

Conoce las citas más curiosas de la agenda de agosto en Navarra

Falces, Tafalla, Ochagavía, Marcilla y Uharte-Arakil preparan algunas de las fiestas más llamativas del verano.



Agosto será un mes repleto de fiestas y celebraciones en Navarra. Entre el abanico de posibilidades, destacan algunas citas de lo más curiosas para los visitantes:

El Encierro del pilón de Falces es una de las citas obligatorias de la agenda festiva en Navarra. Durante las fiestas patronales del pueblo, entre el 13 y el 20 de agosto, se desarrolla uno de los encierros más curiosos e impactantes de la geografía foral. Se trata de una carrera de 800 metros de descenso frente a los toros, en la que se recorre un estrecho y escarpado recorrido.

El lugar es uno de los ingredientes centrales de esta celebración, ya que se encuentra entre la montaña y un acantilado. Desde principios de siglo los falcesinos se veían obligados a conducir el ganado por el monte para evitar el río. Por esta razón, los toros debían descender un sendero delimitado por el barranco a un lado y la montaña al otro. Todo un espectáculo. Hace casi un siglo los jóvenes empezaron a correr frente a ellos para demostrar su valía, una costumbre que se revitaliza todos los meses de agosto.

Las Fiestas de Tafalla son otra de las remarcadas celebraciones veraniegas. Teatros, verbenas, conciertos, peñas, novilladas y corridas de toros crean un ambiente inigualable por las calles de la ciudad, desde el 14 hasta el 20 de agosto. Sin olvidar los solemnes actos religiosos en honor a sus patrones, Nuestra Señora de la Asunción y San Sebastián, acompañados de dantzaris, gaiteros, txistularis y la comparsa de gigantes y kilikis.

Cabe remarcar también la Subida a la Salve como uno de los eventos más importantes de estas fiestas patronales. Cada 14 de agosto se recorre de forma multitudinaria la distancia desde la casa consistorial hasta la iglesia de Santa María y se interpretan emotivas oraciones cantadas por cientos de vecinos y visitantes.

La fiesta del Oripehan en Ochagavía nos muestra otra cara de las festividades navarras. Como cada verano, este 26 de agosto se recreará la vida del pueblo 100 años atrás. Los vecinos recuperarán y mostrarán antiguas costumbres como el matatxerri o la trilla. También representarán el día a día de lavanderas, hilanderas o barberos, cuyos oficios ya desaparecieron del pueblo. Los más pequeños podrán disfrutar con los juegos de la época, las curiosidades de un mercado medieval o los atuendos de antaño con los que se vestirán los lugareños. Además se expondrán algunos paneles sobre la economía y la vida social de 1900. En resumen, Ochagavía brindará todos los ingredientes necesarios para que sus visitantes consigan trasladarse a los albores del siglo XX en el Pirineo navarro.

Cruzando Navarra hacia el oeste, Uharte-Arakil ofrecerá ese mismo fin de semana, el 27 de agosto, el Día del Pastor. Declarada Fiesta de Interés Turístico de Navarra, se podrán disfrutar de cantidad de actividades en homenaje a los modos de vida de los pastores. Entre ellas destacan los concursos de perros pastor o de guisos con carne de oveja, el esquileo, la feria artesanal o la elaboración tradicional del queso de oveja. Se podrá disfrutar de todo ello acompañado de actuaciones de distintos grupos folclóricos. Sin olvidar también las muestras de deporte rural como aizkolaris o harrijasotzailes que transmiten al visitante la esencia de la tradición.

Ese mismo día, 27 de agosto, se celebrará en Marcilla el Lanzamiento de la Rabiosa. Se trata de un concurso agrodeportivo en el que los participantes deben lanzar una azada ‘esparraguera’ a lo largo de los fosos del castillo de Marcilla, tratando de llegar lo más lejos posible. El concurso adquiere su nombre de la furia que les produce a los agricultores trabajar con la azada. El domingo 27 de agosto los concursantes podrán tratar de batir el récord del atleta navarro David Miqueleiz, fijado en 37,60 metros.