Fiestas y tradiciones


10 ago 10

El embrujo de los akelarres anima el Pirineo navarro en agosto

Si quiere adentrarse en los rituales esotéricos que se celebraban en Navarra en el siglo XVII, no se pierda dos de las citas más mágicas del verano. El próximo 21 de agosto, Zugarramurdi recuperará los míticos akelarres y reuniones de brujas que tenían lugar en esta localidad fronteriza de la mano del séptimo arte. Su famosa cueva se transformará en una sala de cine en la que se proyectará la película Akelarre, del realizador vasco Pedro Olea. El segundo encuentro con la brujería tendrá aires de fiesta. El pueblo de Vidángoz, en el Valle de Roncal, inaugurará el 24 de agosto su programa festivo con la tradicional “Bajada de la Bruja”, un espectáculo envuelto en fuego y danzas ancestrales.



Bruja en Zugarramurdi

El mundo de la brujería y los mitos y rituales mágicos que marcaron para siempre la historia de Zugarramurdi regresarán en agosto a la famosa cueva de esta localidad de la mano del cine y del teatro. Con motivo del 400 aniversario del Auto de Fe de Logroño en el que se procesaron a más de 50 vecinos del municipio acusados de brujería, el Departamento de Cultura y Turismo ha organizado todos los viernes de agosto unos circuitos teatralizados en la cueva de Zugarramurdi.

Los recorridos, que se prolongarán hasta el próximo 10 de septiembre, tienen lugar a las 19:30 horas y la entrada es gratuita hasta completar aforo. Para participar, tan sólo hay que inscribirse con antelación en el teléfono 948 599 004 y recoger las acreditaciones en el Museo de las Brujas el mismo día de la representación.

Pero los circuitos teatralizados no serán las únicas manifestaciones artísticas que se celebrarán en la emblemática cueva de Zugarramurdi. El próximo 21 de agosto este magnífico enclave natural acogerá la proyección Akelarre, un largometraje del realizador bilbaíno Pedro Olea, que en 1983 retrató la cruel persecución que sufrieron, por parte de la Inquisición, aquellos vecinos que practicaron el paganismo y celebraron los míticos akelarres, reuniones que se desarrollaban en las cuevas y cuyos principales ingredientes eran ritos ancestrales, danzas y fiestas desenfrenadas a la luz de la luna.

Organizada por el Ayuntamiento de Zugarramurdi en colaboración con la Fundación INAAC, la sesión comenzará a las 21:00 horas y el precio de la entrada estará incluido en el importe de acceso a la cueva; esto es, 3,5 euros para los adultos y 2 euros para los niños.

El filme, cuyo reparto está formado entre otros actores por Silvia Munt, José Luis López Vázquez, Mary Carrillo, Patxi Bisquert e Iñaki Miramón, nos traslada a la sociedad navarra del siglo XVII. Garazi, nieta de una mujer quemada por bruja e iniciada en los akelarres por la curandera Amunia, ha mantenido relaciones con Iñigo, hijo y heredero de don Fermín de Andueza, señor del lugar. Sin embargo, ahora Garazi tiene un nuevo compañero, Unai, un joven campesino del grupo que se opone al poder absoluto de don Fermín, quien para acallar las reivindicaciones populares, desata una cruel persecución contra los brujos, con la eficaz ayuda de un Inquisidor.

Los visitantes que se acerquen a Zugarramurdi para ver la película también pueden aprovechar su estancia para realizar la Ruta de la Brujería, una ruta señalizada que suma 222 kilómetros y que se ha estructurado alrededor de cuatro itinerarios. (Más información en nuestro monográfico especial de verano)


La Bajada de la Bruja de Vidángoz

La segunda cita con el mundo de la brujería nos llevará al otro lado del Pirineo navarro, al valle de Roncal. El pueblo de Vidángoz celebra desde hace más de 20 años sus fiestas en honor a San Agustín de una manera muy especial. En lugar de lanzar el tradicional chupinazo, los vecinos reciben la visita de una bruja. Por eso, el próximo 24 de agosto, llegada la media noche, el silencio y la oscuridad envolverán Vidángoz de un aire misterioso.

Tal y como manda la tradición, la fiesta comenzará en la peña de la Pitxorronga, donde se encenderá una gran hoguera en la que los jóvenes del pueblo ataviados con trajes de brujo prenderán sus antorchas y desde donde la bruja Maruxa iniciará su descenso por un cable hasta el pueblo. Una vez en el centro de la localidad, los jóvenes bailarán como poseídos alrededor del fuego creándose una especie de akelarre, y tras leer el pregón de fiestas y dar la bienvenida a Maruxa, la acompañarán en alegre pasacalles desatándose definitivamente la fiesta. Tras 5 días de celebraciones, el programa festivo terminará con la tradicional Subida de la Bruja.

Esta iniciativa partió de un catalán que veraneaba en este pueblo, Ignacio Doñate, quien vio en la tradición de brujería de la localidad una oportunidad de dar un toque mágico al inicio de los festejos.

Para ampliar cualquier información turística sobre Navarra acceda a su web www.turismo.navarra.es o llame al teléfono de información turística 848 420 420.