Organice su viaje

Iglesia de la Natividad

Iglesias y ermitas

Multimedia

El tiempo


En el marco incomparable del valle de Guesálaz, a 21 km. de Estella-Lizarra y cerca del embalse de Alloz se alza una de las iglesias románicas más encantadoras de la zona. Aunque fue construida en el siglo XII, su aspecto actual se debe a las reformas tardogóticas a las que tuvo que someterse en el siglo XVI a causa de un incendio accidental tras el cual sólo quedaron los muros de la antigua nave, la portada y el ábside. Como éste desentonaba con el aspecto renovado del templo, se sustituyó por una cabecera poligonal. También a esta época corresponden la torre prismática y la sacristía, ambas de planta rectangular.

Pero la importancia de esta iglesia radica en ser un magnífico museo de Bernabé Imberto, alumno aventajado del maestro romanista Juan de Anchieta y el mejor tallista navarro del siglo XVI. Los cinco retablos que decoran el interior del templo son realmente su mejor obra. Fueron encargados por don Juan de Guíndano un día en que llegó al pueblo de visita. Le pareció tan frío ver las 5 mesas de altar vacías y apoyadas en los muros que pidió a Bernabé que hiciera lo que mejor sabía. El resultado son 5 retablos de tamaño diferente, pero que responden a un criterio análogo predominando la verticalidad y la dinamicidad, si bien la escultura no es uniforme. El retablo mayor, muy fino y original con su composición en tres planos, presenta la Natividad de la Virgen y los otros 4 están dedicados a santos que tuvieron su propia ermita en los alrededores del pueblo: Santa Catalina, San Idelfonso, San Cristóbal y San Quiricio que como señalador de poblados prehistóricos tiene un ara romana junto a su ermita.

Las obras de restauración y la decoración de la iglesia no podrían haberse emprendido si no hubiera sido por los vecinos. Fueron ellos quienes durante dos siglos aportaron cantidades considerables de dinero con las que fueron pagando las deudas contraídas con los canteros, escultores y pintores. Además de estas obligaciones, también tenían derechos como el de patronazgo según el cual, los lugareños presentaban a las autoridades eclesiásticas los nombres del abad y sus beneficiarios.

Tal era el apego de los de Garísoain por su mimada iglesia que algunos querían, incluso, ser sepultados en el interior del templo. Así, en 1598, el Visitador del Obispado ordenó señalar 5 hileras de 8 sepulturas para que los 36 vecinos y residentes pudieran, pago mediante, recibir sepultura dentro de la iglesia. Consta que 16 vecinos abonaron la cantidad estipulada en aquel momento y por tanto, descansan al cobijo de la Natividad de Garísoain.

La mejor manera de conocer esta iglesia es a través de una visita guiada que incluye la vecina iglesia de San Román de Arzoz y termina dejando buen sabor de boca con un pincho y una sidra.

Ubicación

Horario

Todo el año: acceso mediante visita guiada concertada. **Misa: domingos, a las 11:00.

Visita guiada

Descripción: además de la visita guiada, existe la posibilidad de degustar un pincho de tortilla de bacalao y sidra de la sidrería Etxesakan.

Precio visita: 2€. Visita a la iglesia con degustación de pincho y sidra, 4€.

Empresa gestora: Tierras de Irantzu-Irantzuko Lurrak, 646 185 264 - 620 581 343.

Horario - Todo el año: concertar con antelación.

Fechas, horarios y precios confirmados salvo modificaciones de última hora.