Organice su viaje

Valle de Lana y sus carboneras

Valles

Multimedia

Carbonera en Viloria. Valle de Lana
Ulibarri. Valle de Lana
Viloria. Valle de Lana
Carbonera de Lana

El tiempo

Carbonera en Viloria. Valle de Lana
El valle de Lana se encuentra en la Navarra Media occidental, a 72 km. de Pamplona. Su aislamiento geográfico y el frío invernal le han valido el sobrenombre de la Rusia navarra. Es uno de los valles más recónditos y desconocidos de la región, un lugar donde parece que el tiempo se ha detenido.
 
Con la crestería caliza de la sierra de Lóquiz como telón de fondo, el valle de Lana está formado por cinco pequeños pueblos alrededor de sus respectivas iglesias: Viloria, Narcué, Ulibarri, Galbarra y Gastiain. Una manera excelente de descubrir los paradigmáticos rincones de Lana es realizar un paseo desde cualquiera de los cinco concejos.


El acceso al valle lo encontramos precisamente en su capital, Galbarra. Desde allí, podrás acceder a Ullibarri, con cuidadas casas de piedra y un antiguo lavadero. Viloria es el famoso escenario de la película Tasio de Montxo Armendáriz. Un film sobre la dura vida de los carboneros que antaño vivían en el monte durante meses. No fue al azar que el cineasta eligiera esta población ya que en el valle de Lana sigue encendido el viejo oficio, se continúa produciendo carbón vegetal a la manera tradicional. Por eso cada verano, en "las eras" de Viloria (al final del pueblo) vuelven a humear las carboneras.

Aunque hasta mediados del siglo XX fueron habituales en los valles pirenaicos y en el parque natural de Urbasa-Andía, el valle de Lana es el último reducto en el que se continúa con esta práctica. El procedimiento no ha cambiado desde hace siglos. Todo empieza con la recogida de leña y termina con la venta del combustible. El carbón vegetal que antaño alimentaba las ferrerías, ahora se destina principalmente para los fogones de los asadores. Otra diferencia es que en la actualidad las carboneras se hacen en el pueblo y no en el monte, por lo que las cabañas de los carboneros han quedado vacías y su menú es más variado ya que el único alimento que cataban entonces eran las habas. Como ellos mismos recuerdan "comíamos habas para desayunar, comer y cenar".

El secreto para conseguir carbón vegetal es que la leña se cueza ya que si ardiera sólo se obtendrían cenizas. La más empleada es la de la encina por su calidad. Para realizar una carbonera primero se distribuyen los troncos en un círculo de tierra colocando los más gruesos en la base y los más finos arriba dejando un hueco en el centro que se revestirá con paja, hojas o tierra. Después se alojan las brasas en el interior para que la madera se vaya consumiendo. Cuanto mayor es el diámetro de la carbonera, más tarda en cocer. El color del humo y la tierra quemada indican el momento óptimo de la cocción. Entonces, se deja enfriar unos días y a continuación, se desmonta la carbonera y se recuperan los troncos transformados ya en carbón. Un espectáculo sin parangón que hace del valle de Lana un lugar único y diferente.

[+ info]

Ubicación

Visita guiada

Empresa gestora:

Observaciones

El verano es la época de las carboneras.

Fechas, horarios y precios confirmados salvo modificaciones de última hora.