Organice su viaje

Acueducto de Noáin

Obras de ingeniería

Multimedia

Acueducto de Noáin

El tiempo

Acueducto de Noáin
Los navarros de finales del XVIII no podían dar crédito al ver el agua circular por la parte superior de aquella larguísima sucesión de arcos, que milagrosamente traía agua potable a las fuentes públicas que Luis Paret había diseñado para la ciudad de Pamplona. Como el mismísimo río Guadiana, el agua viajaba escondida desde el manantial de Subiza, al pie de la Sierra del Perdón, hasta llegar por el lado sur a la capital.

El proyecto para la construcción del Acueducto de Noain se encarga al arquitecto real Ventura Rodríguez y en 1790 se inaugura esta infraestructura hidráulica, faraónica y espectacular para la época, que supuso la canalización del agua a lo largo de 16,5 kilómetros de recorrido.

Su parte más emblemática se sitúa sobre una depresión detrás de la localidad de Noáin; llegó a tener una longitud de 1.245 metros sobre 97 arcos de piedra y ladrillo, de los que hoy conserva 94, con columnas de hasta 18 metros de altura y un canal en su parte superior.

El arquitecto inglés Street, clásico tratadista del gótico español, llegó a decir que el Acueducto de Noáin "por su sencillez y la grandiosidad de su traza, es digno de figurar entre los más hermosos de Europa".

El acueducto, que anuncia la cercanía de Pamplona a los viajeros que llegan desde el sur, fue levantado y construido entre los años 1783 y 1790, aunque dejó hace ya muchos años de prestar su servicio. En 1859, la construcción del ferrocarril Pamplona-Castejón hizo necesario sacrificar una de las pilastras, y actualmente lo atraviesa el tren que lleva a Madrid. Además, con la construcción de la Autopista de Navarra, en 1971, se eliminaron dos arcos completos del tramo final. Hoy se conserva en desigual estado, aunque ha sido sometido a más de una decena de reformas en las últimas décadas.

El proyecto de su construcción, que se encomendó inicialmente (1774) al ingeniero francés Francisco Genci, fue realizado finalmente por Ventura Rodríguez, el mismo arquitecto que se encargó de la actual fachada neoclásica de la Catedral de Pamplona. En agosto de 1782 entregó el estudio, la memoria y los doce planos de la obra, que contó con la dirección técnica de Francisco Alejo Aranguren y Santos Ángel de Ochandátegui y su importe total ascendió a 300.000 pesos.

El Acueducto de Noáin es más extenso que lo que se divisa desde la carretera: comienza en el manantial de Subiza y acaba en Pamplona, recorriendo otros parajes por tierras de Tajonar, Badostáin, o Mendillorri. El tramo que comunica Noáin y Tajonar es subterráneo; atraviesa la sierra de Tajonar a lo largo de un kilómetro, y está ventilado por ocho bocas, la más profunda de ellas de 68 metros de profundidad. Sale a la superficie en una hondonada que queda cerca del pueblo, en un tramo de 580 metros de longitud por 5 de altura, sostenido en su parte central por 12 arcos de piedra. Al llegar a la colina sobre la que está edificado Tajonar, el acueducto vuelve a sumergirse bajo tierra durante 300 metros para reaparecer en la muga con Zolina. Allí exhibe su última parte elevada durante escasos metros, para meterse de nuevo en tierra y reaparecer en Badostáin, ya junto a Pamplona.
[+ info]

Ubicación

Horario

Todo el año: acceso libre.

PRECIOS

Observaciones: acceso gratuito.

Fechas, horarios y precios confirmados salvo modificaciones de última hora.

Información Práctica

  • Localidad NOÁIN
  • Zona Cuenca de Pamplona
  • Enlaces de Interés
  • Siglos de construcción XVIII
  • Estilo Moderno