Organice su viaje

Danzantes de Ochagavía

Fiestas y tradiciones

Multimedia

El tiempo


El 8 de septiembre, el Santuario de Nuestra Señora de Muskilda, situado a 2 kilómetros de Ochagavía, es testigo de estos primitivos bailes que se repiten desde hace ya más de trescientos años. Este lugar privilegiado, desde el que se obtiene una panorámica espectacular de la Selva de Irati, observa año a año una de las danzas más emblemáticas y de mayor importancia etnográfica de Navarra.

Transferida de generación en generación, consiste en un paloteado o baile de palos a cargo de ocho danzantes y un personaje singular que se encarga de dirigirlos, el Bobo. Su bonita indumentaria de aire arlequinada combina los colores rojo y verde, y sus medias, guerrera y calzón corto lucen galones dorados. También utiliza gorro cónico de la misma hechura que el de los demás danzantes pero de color morado.

Por la mañana, las autoridades municipales parten por el camino viejo hacia la ermita, ataviadas con trajes salacencos y acompañadas por el cabildo y el grupo de danzas. Se celebra la misa solemne y, tras ella, una procesión alrededor de la iglesia. A continuación, los danzantes bailan al son de la gaita las ancestrales danzas de Ochagavía en honor a la Virgen y se procede al cambio de mayordomos.

Ubicación

Observaciones

son unas danzas tradicionales que se bailan en Ochagavía el 7 de septiembre por la tarde y el 8 de septiembre en la ermita de Muskilda.

Fechas, horarios y precios confirmados salvo modificaciones de última hora.