Organice su viaje

La Selva de Irati

Bosques

Multimedia

Irati. Bosque y Embalse de Irabia
Embalse de Irabia
Irati en otoño
Extracto del Documental "Selva de Irati"
Ver todas las fotos


La Selva de Irati es el segundo hayedo-abetal más extenso y mejor conservado de Europa, después de la Selva Negra de Alemania. Una inmensa mancha verde de unas 17.000 hectáreas que se mantiene en estado casi virgen. Se encuentra situada en el Pirineo oriental navarro, en una cuenca rodeada por montañas (Ori, Abodi...), en la cabecera de los pirenaicos valles de Aezkoa y Salazar.

La Selva de Irati es un tesoro natural con gran valor ecológico en el que conviven distintas figuras de protección como las reservas naturales de Mendilatz y Tristuibartea y la reserva integral de Lizardoia. Tupidos hayedos, pastizales, abetos y frescas aguas pintan un paisaje de colores vivos que se transforma con cada nueva estación.

Un bosque que te brindará multitud de sensaciones: el encuentro a solas con la naturaleza, el rumor salvaje del agua entre hayas y abetos, el frescor del río Irati o del embalse de Irabia, el sonido huidizo de los animales y de las hojas caídas en otoño, el olor a los frutos del bosque y la suavidad del manto de hierba que cubre esta joya de los Pirineos. Coje tu cámara y tus botas de monte y échate a andar por alguno de los senderos balizados que recorren el bosque.
Hay dos accesos para adentrarse en la Selva de Irati: por su costado occidental desde Orbaizeta y por el oriental desde Ochagavía, donde se encuentra además el Centro de Interpretación, un buen punto de partida para informarse de este enclave y su entorno.

Incontables rincones perdidos en la espesura de los bosques o en los luminosos pastizales de las zonas altas sirven de refugio y hábitat a valiosas poblaciones de animales salvajes. Aves, como reyezuelos, pinzones, petirrojos, pito negros o dorsiblancos, especies acuáticas como las truchas y otras como zorros, jabalís, martas y ciervos... Estos últimos son protagonistas del otoño en la Selva de Irati ya que es su época de celo y la berrea con la que intentan conquistar a las hembras resuena por todo el bosque.

Igualmente rica y variada es la flora. A pesar de que las actividades forestales se han llevado a cabo de forma controlada y que algunos parajes se conservan prácticamente en su estado primitivo, el bosque se ha ido transformando. En la actualidad, hayas y abetos conviven con tilos, avellanos, olmos, sauces, arces, boj, enebro, helechos, líquenes, musgos, patxarán y solitarios robles que recuerdan que fue el árbol mayoritario en sus orígenes. La variedad cromática que regala un paisaje tan diverso alcanza su máximo esplendor en otoño cuando marrones cálidos, amarillos intensos o embriagadores rojos tiñen las copas de los árboles.

El alto índice de lluvias que registra esta zona pirenaica provoca que el paisaje esté poblado de arroyos y torrentes que surcan su abrupto relieve. Entre ellos destacan el Urbeltza y el Urtxuria, que confluyen al pie de la ermita de la Virgen de las Nieves, para formar el río Irati.

Con el fin de preservar este enclave natural se han protegido tres zonas: las reservas naturales de Mendilatz y Tristuibartea y la reserva integral de Lizardoia. La reserva ratural de Mendilatz está situada en el monte del mismo nombre, en Orbaitzeta, y ocupa 119 hectáreas, a una altura de 1.100 metros. Se puede bordear a través de un sendero señalizado de escasa dificultad y 14 km, que parte de la Fábrica de Armas de Orbaizeta. La reserva natural de Tristuibartea se encuentra en la ladera norte del monte Petxuberro, en Hiriberri/Villanueva de Aezkoa, a una altura de 940 metros. La reserva integral de Lizardoia en el monte La Cuestión, a una altura que oscila entre 850 y 1.125 metros, es el paraje de mayor interés ecológico de la Selva de Irati, con áreas de bosque virgen de hayas y abetos. Puede aproximarse a ella a través de un paseo de 7 km. de escasa dificultad conocido como la senda de Contrasario que arranca en la cola del embalse de Irabia. También puedes bordear este remanso de agua siguiendo por un recorrido de 9 km.

Pero además existe una red de senderos señalizados de distintos niveles de dificultad y extensiones que conducirá al visitante por otros rincones del bosque regalando espectáculos naturales en cada estación del año. Elije tu transporte y condúzcase por la Selva de Irati a pie, en bici, con raquetas de nieve o con esquís. Descubre este paisaje de ensueño donde habitan personajes legendarios como las brujas y lamias que aprovechan la niebla para pasear el espíritu de doña Juana de Labrit -reina hugonote envenenada en París - y hacen desaparecer a quienes se encuentran a su paso. O Basajaun, el señor del bosque, de alta estatura, larga cabellera y fuerza prodigiosa que supera en agilidad a los ciervos. Si se cruza en tu camino, no huyas, obedece sus órdenes y se convertirá en guía protector durante tu visita al bosque.

  • Ruta recomendada para conocer el entorno próximo a la Selva de Irati.
  • [<< volver ]

    ¿Sabías qué...?

    existen dos accesos a la Selva de Irati: desde Orbaizeta en el valle de Aezkoa y desde Ochagavía en el valle de Salazar. Ambos valles cuentan con 7 miradores interpretativos con mesas panorámicas en lugares estratégicos.

    Ubicación

    PRECIOS

    Observaciones: se cobra una tasa de mantenimiento (incluye mapa de Irati y manual de buenas prácticas) en los 2 puntos de información de la Selva de Irati: 2€ motos; 5€ coches; 30€ autobuses. Consulta los descuentos especiales (pdf parte superior) o contacta con las Oficinas de Turismo de Roncesvalles (948 760 301) y Ochagavía (948 890 641).

    Observaciones

    situado en el interior del bosque, a 23 km de Ochagavía, el renovado centro "Casas de Irati" es un lugar de acogida, información y servicios de hostelería (cuenta con bar y restaurante) para los visitantes (contacto en junta@valledesalazar.com).

    Fechas, horarios y precios confirmados salvo modificaciones de última hora.