Asi es Navarra

La naturaleza navarra es privilegiada y esta preservada. En sus poco más de 10000 kilómetros cuadrados, convergen, caso único en España, tres regiones biogeográficas diferentes: la alpina, la atlántica y la mediterránea. El resultado es una biodiversidad que ha generado 9 ecosistemas diferentes que nos llevarán desde las nevadas cumbres del Pirineo hasta el sorprendente paisaje desértico de las Bardenas Reales.

Esta riqueza natural se ha visto favorecida por factores como la escasa densidad de población, y un crecimiento económico y social basado en el respeto a la naturaleza. La sensibilidad medioambiental de los navarros y una avanzada política de gestión, en los que destaca el uso de energías renovables, ha convertido a Navarra en un referente en cuanto a preservación del medio natural se refiere.

Selva de Irati en primavera

UN EXTENSO MUESTRARIO NATURAL

El número de especies de flora catalogadas en Navarra supone el 33% respecto al estado, todo ello en un área que representa sólo el 2% de la superficie española. Gran parte de la excelente salud natural de Navarra reside en sus bosques bien conservados a los que se unen unos importantes recursos hídricos (7.450 km de ríos), razones por las que Navarra es uno de los destinos más demandados por los ecoturistas.

En cuanto a la fauna, destacan el oso pardo, el visón europeo, el urogallo, el pico dorsiblanco, la nutria, el quebrantahuesos, el águila, el alimoche, el buitre y el avetoro. De forma especial se miman 16 especies en peligro de extinción.

 

Foz de Lumbier

MÁS DE CIEN ESPACIOS PROTEGIDOS

Navarra cuenta con una extensa Red de Espacios Naturales Protegidos, que suponen prácticamente el 50% de su territorio: 3 Reservas Integrales, 38 Reservas Naturales (como las foces de Lumbier y Arbaiun, Larra o la Laguna de Pitillas), 28 Enclaves Naturales, 2 Áreas Naturales Recreativas, 13 Zonas de Especial Protección para las Aves, 14 Áreas de Protección de la Fauna Silvestre y 3 Parques Naturales (Señorío de Bertiz, Urbasa-Andía y Bardenas Reales que, además, fueron declaradas en 2000 Reserva Mundial de la Biosfera), a los que hay que añadir dos Humedales de Importancia Internacional: la Laguna de Pitillas y la Laguna de las Cañas.


LOS 3 PARQUES NATURALES

Navarra cuenta con tres parques naturales que superan las 60.000 hectáreas: el Señorío de Bertiz, las sierras de Urbasa y Andía y las Bardenas Reales.

Señorío de Bertiz

Parque Natural del Señorío de Bertiz: es uno de los parajes más visitados de Navarra. Situado en el Pirineo Occidental, a orillas del río Bidasoa, sus 2.040 hectáreas de exuberante vegetación entre la que podremos cruzarnos con ciervos, ardillas, oír el canto de los mirlos y el tableteo del pájaro carpintero.  En la entrada al parque se ubica un jardín botánico con 126 especies diferentes, algunas tan exóticas como gingkos de China, secuoyas de California, castaños de Balcanes, nenúfares, camelias, azaleas o bambúes; un Centro de Interpretación de la Naturaleza y un bello palacio. El actual esplendor del recinto se debe al último señor de Bertiz, Pedro Ciga, quien donó la finca al Gobierno de Navarra.



Raso de Urbasa

Parque Natural de Urbasa y Andía: a caballo entre la Navarra atlántica y la mediterránea, prados y frondosos hayedos conviven en el paisaje idílico de esta gran meseta, cuyo borde sur cae bruscamente sobre el Valle de las Améscoas formando el impresionante mirador natural del nacedero del Urederra, río de aguas turquesas que podemos recorrer a través de un sencillo sendero. El senderismo, de hecho, es una de las prácticas más habituales para disfrutar de sus paisajes y conocer cómo era la vida de cazadores, pastores, madereros y carboneros. Un lugar repleto de dólmenes y bellos parajes en los que es habitual ver ovejas y yeguas pastando libremente.


 

Bardenas Reales
Parque Natural de las Bardenas Reales: esconde un sorprendente paisaje semidesértico donde el agua, la caliza y la arcilla han esculpido caprichosas formas. Su inquietante aridez, con una apariencia casi lunar, ha inspirado a pintores, escritores y cineastas, y la relevancia de sus tesoros naturales hizo que fuera declarado Reserva de la Biosfera por la UNESCO. En las Bardenas Reales existen miradores como el Alto de Aguilares o el Balcón de Pilatos, siendo este último un excepcional observatorio de aves rapaces. Asimismo descubrirás formaciones singulares como Castildetierra, icono del parque, o Pisquerra, paraje protagonizado por cabezos, cortados y formas a veces fantasmagóricas…