Qué te apetece

La Pamplona Esencial. Recorre la ciudad en 1 día

Si dispones de un día para descubrir la ciudad, te proponemos un recorrido para que no te pierdas ninguno de los imprescindibles.

Antes de empezar el recorrido, descárgate el plano de la ciudad.

Comenzamos la ruta junto a la plaza de toros, en el lugar donde se encuentra el busto de Hemingway, el premio Nobel que dio a conocer mundialmente las fiestas de San Fermín.

Desde ahí nos adentramos en el casco antiguo, recorriendo un bonito paseo por la Ronda del Obispo Barbazán, que nos permitirá descubrir parte del conjunto amurallado de la ciudad. Ha sido declarado Monumento Nacional y está considerado como uno de los más interesantes y mejor conservados de España. Para conocer su historia visita el Centro de las Fortificaciones de Pamplona.
 
En dirección a la catedral y sobre el Baluarte del Redín, se ubica uno de los rincones más pintorescos de la ciudad, el Rincón del Caballo Blanco, un mirador que nos ofrece una bella panorámica sobre el río Arga, los barrios de la Rochapea y la Chantrea, y el Paseo de Ronda. Con buen tiempo es muy agradable la opción de tomar algo en la terraza que allí se ubica.

Llegamos a la Catedral de Santa María, construida entre los siglos XII y XV, que tras su fachada neoclásica, esconde uno de los claustros góticos más bellos de Europa. Alberga en su interior, la exposición ”Occidens”, galardonada con los premios Core77 de Nueva York como la mejor exposición del mundo. En ella realizaremos un viaje experimental a las distintas etapas de nuestra historia ayudados por las nuevas tecnologías.

A escasos metros de la Catedral se emplaza el Museo de Navarra que recoge  el arte e historia de Navarra desde la Prehistoria hasta nuestros días. Destacan obras como el mosaico romano del Triunfo de Baco, los capiteles románicos de la antigua catedral, la arqueta mozárabe del Monasterio de Leyre y el retrato del Marqués de San Adrián de Goya.

Continuamos por la cuesta de Santo Domingo hacia la plaza consistorial, lugar donde cada 6 de julio a las doce del medio día se lanza el chupinazo que marca el inicio de las universales fiestas de San Fermín. El edificio del Ayuntamiento posee una bella y colorista fachada que combina los estilos barroco y neoclásico. Desde aquí puedes continuar el recorrido del encierro de San Fermín hacia la calle Estafeta.

Las cercanas iglesias-fortaleza medievales de San Nicolás y San Saturnino también merecen una visita.

Se acerca la hora de comer y seguro que tu cuerpo pide reponer fuerzas y darse un gusto. Lo mejor es que estás en el lugar idóneo pues a largo y ancho del casco antiguo encontrarás bares y restaurantes diversos que te ofrecerán deliciosos pinchos, cocina tradicional y cocina de autor.

Ya por la tarde te proponemos conocer algunos de los parques y jardines de la ciudad. Podrás elegir entre el afrancesado parque de la Taconera que en sus fosos acoge ciervos y pavos reales; el romántico parque de la Media Luna; el de la Ciudadela, dentro de una fortaleza militar del siglo XVI; el parque japonés de Yamaguchi, situado al lado del Planetario de la ciudad; o el Parque Fluvial del Arga, que siguiendo el curso del río nos ofrece otra perspectiva de la ciudad, y resulta impresionante en primavera y otoño. En su recorrido descubrirás y podrás visitar el Centro de interpretación de la Agricultura y la Ganadería de Navarra.

 






Y si te gusta el arte puedes acercarte al Museo Universidad de Navarra, ubicado fuera del centro de la ciudad. Diseñado por Rafael Moneo, alberga una colección de arte de autores como Picasso, Tàpies o Kandinsky.