Así es Pamplona

Así es Pamplona

 

Introducción geográfica

Pamplona es la capital de la Comunidad Foral de Navarra y, su historia se remonta al siglo I antes de Cristo, cuando los romanos fundaron Pompaelo sobre antiguo poblado vascón. Se ubica en una meseta de 449 metros sobre el nivel del mar, y se extiende a lo largo 23 km2 a ambas orillas del río Arga. Tiene una población de cerca de 200.000 habitantes y su clima es oceánico con influencias mediterráneas, lo que le otorga inviernos fríos, veranos agradables con días calurosos y preciosos otoños con temperaturas ideales que se alargan hasta el mes de noviembre.

La ciudad cuenta con cuenta con dos universidades, la Universidad Pública de Navarra y la prestigiosa Universidad de Navarra, y goza de un alto nivel sanitario y educativo. Mundialmente conocida por sus fiestas de San Fermín, Pamplona es una ciudad verde, amurallada, con un acogedor y dinámico casco histórico, que te permitirá disfrutar de una agradable visita sin prisas, sólo interrumpida por la obligada parada gastronómica.

Situada en el centro geográfico de Navarra, resulta ideal para conocer cómodamente la región. Además se encuentra relativamente cerca de otros destinos turísticos de interés: a menos de 1 h de Vitoria, Logroño y las hermosas playas de Donostia / San Sebastián; a poco más de una hora de las encantadoras localidades de Hendaya, San Juan de Luz o Biarritz, en la costa francesa; y a algo más de 1,30 h. del Guggenheim de Bilbao y de Zaragoza.


Subir

Un poco de historia

Pamplona fue fundada por el general romano Pompeyo, que le da el nombre de Pompaelo en el año 75 A.C. Estableció su campamento en el alto donde hoy se encuentra la catedral y en el que ya existía un antiguo poblado vascón. Entre los siglos IV y IX, Pamplona cae en manos de visigodos y musulmanes.
La Edad Media convierte a la ciudad en capital del Reino de Pamplona primero, y del Reino de Navarra después. La ciudad se encontraba dividida en 3 burgos o barrios amurallados: Navarrería, San Cernin y San Nicolás. Las continuas batallas entre vascones y francos de unos y otros burgos, llevan al rey Carlos III el Noble a firmar el Privilegio de la Unión en 1423, gracias al cual Pamplona se convierte en una única entidad. Se construye el nuevo ayuntamiento, se crea un escudo para la ciudad y se prohíbe la edificación de más fortificaciones interiores. El Camino de Santiago, muy consolidado en esa época, atraviesa la ciudad dejando su impronta.

Tras la incorporación de Navarra a Castilla entre 1512-1515, Pamplona se convierte en puesto avanzado de la corona española ante Francia. Refuerzan su imagen de ciudad-fortaleza y  se construye la Ciudadela, un nuevo recinto amurallado (siglos XVI- XVIII).
En el siglo XVIII comienza la modernización de la ciudad y así llegan el alumbrado, el alcantarillado, las fuentes neoclásicas... proceso interrumpido por la invasión napoleónica. En el año 1915 se derriban parte de las murallas para permitir la expansión de la ciudad, que viene acompañada de un desarrollo industrial, social y cultural que nos llevan hasta la Pamplona de hoy.

Subir

La Pamplona monumental

Pamplona destaca por su magnífico recinto amurallado medieval, considerado uno de los complejos bélicos más interesantes y mejor conservados de España. 5 km de paredes, bastiones, baluartes, revellines y fuertes, declarados Monumento Nacional cuya historia podrás conocer más a fondo en el  Centro de las Fortificaciones de Pamplona.

Dentro del perímetro amurallado, en el casco antiguo, se encuentra la mayor parte del patrimonio artístico de interés. En lo alto se alza la catedral de Santa María (s. XII y XV) que tras su fachada neoclásica esconde uno de los claustros góticos más bellos de Europa. Alberga en su interior, la exposición "Occidens”, galardonada con los premios Core77 de Nueva York como la mejor exposición del mundo. En ella realizaremos un viaje experimental a través de las distintas etapas de nuestra historia de la mano de las nuevas tecnologías.

Callejeando nos encontraremos con las iglesias-fortaleza medievales de San Saturnino y San Nicolás, y con palacios como el Archivo Real y General de Navarra, antiguo Palacio de los Reyes, un emblemático edificio del siglo XIII rehabilitado por Moneo; el Palacio del Condestable, único exponente de la arquitectura civil del siglo XVI de Pamplona; y el Palacio de Navarra, conocido como la Diputación, que es la sede de la presidencia del Gobierno.

Interesante también es el Ayuntamiento, de estilo barroco y neoclásico, desde cuyo balcón se lanza cada 6 de julio el chupinazo que anuncia el inicio de las fiestas de San Fermín; por allí pasa el recorrido de 840 metros de su famoso encierro. Y otro imprescindible, la plaza del Castillo, corazón de la ciudad donde la huella de Hemingway está presente en rincones como el mítico Café Iruña, el Gran Hotel La Perla o el bar Txoko.

En cuanto a museos la capital cuenta con una amplia oferta: el Museo de Navarra que recoge la historia de Navarra desde la Prehistoria hasta nuestros días, el Museo Universidad de Navarra diseñado por Rafael Moneo, que alberga una colección de arte de autores como Picasso, Tàpies o Kandinsky y el Planetario, que cuenta con interesantes proyecciones astronómicas además de exposiciones temporales. El Museo Oteiza, situado en Alzuza, a 8 km de Pamplona, expone la obra personal de Jorge Oteiza, uno de los creadores más significativos de la escultura del siglo XX, y el Centro de Arte Contemporáneo de HuArte a 5 km de la ciudad, aloja exposiciones temporales de artes plásticas y audiovisuales.

Subir

Zonas verdes

Pamplona está considerada como una de las ciudades de España con más zona verde urbana. Destacamos cinco parques encantadores: la Ciudadela, la Taconera, la Media Luna, Yamaguchi y el Parque Fluvial del Arga.
La Ciudadela considerada el mejor ejemplo de arquitectura militar del Renacimiento español, alberga en su interior construcciones destinadas a exposiciones y ocio. En la Taconera, de aire versallesco, no encontraremos monumentos ilustres y antiguas esculturas, fuentes y un coqueto café. Pero sin duda su elemento más curioso es el pequeño zoo de sus fosos en el que conviven ciervos, patos, faisanes, cabras, cisnes y pavos reales.
La Media Luna es el parque romántico de la ciudad. Diseñado por el arquitecto Víctor Eusa, tiene forma de luna menguante y posee un estanque de peces, una secuoya gigante y un café. Constituye un perfecto mirador sobre el río Arga. Yamaguchi es un parque de estilo nipón que toma el nombre de la ciudad japonesa con la que Pamplona está hermanada. Y el Parque Fluvial del Arga, ubicado a los pies de la muralla nos permitirá dar un precioso paseo siguiendo el curso del río mientras observamos , patos, piraguas, puentes medievales y modernos y un precioso paisaje natural enmarcado por un recinto amurallado rematado por una hilera de coloridas casas.

Subir

Fiestas

Los festejos más importantes de la ciudad se celebran entre el 6  y el 14 de julio y son los internacionales Sanfermines. El 7 de julio es el día en que se honra a San Fermín, co-patrono de Navarra junto a San Francisco Javier. El día 29 de noviembre se celebra San Saturnino, co-patrono de Pamplona junto a la Virgen del Camino.

Subir

Gastronomía y compras

Pamplona cocina todos los aromas de Navarra, desde las excelentes verduras y hortalizas de la fértil huerta del Ebro hasta los contundentes guisos de la Montaña, además de productos habituales de la Cuenca, como el cordero asado, el relleno y la chistorra, una variedad autóctona de embutido fresco.
En sus restaurantes existen opciones para todos los gustos y bolsillos -incluidos el que ostenta la estrella Michelin- y es muy fácil encontrar los platos más típicos. No podemos dejar la ciudad sin recorrer las calles del casco antiguo y probar sus tradicionales pinchos, auténticas delicias de alta cocina en miniatura.

En cuanto a compras las opciones son múltiples: por un lado, comercios artesanos y el mercado de toda la vida ubicados en el casco antiguo, y por otro, las tiendas de marca y multinacionales, que encontrarás en el Ensanche.
Si lo que quieres es llevarte un recuerdo gastronómico lo tienes fácil pues en Pamplona encontrarás todo lo típicamente navarro: productos con Denominación de Origen como los quesos de Roncal e Idiazábal, los pimientos del Piquillo, los espárragos, el aceite de oliva de Navarra, o los vinos con DO Navarra y Rioja. Tampoco te olvides del pacharán, licor por excelencia muy apreciado en la región, o de dulces como las pastas Layana o los irresistibles caramelos elaborados de forma artesanal de Garrarte.

Subir