Qué te apetece

En la actualidad, el acceso más conocido del Camino Francés es el que hace su entrada en Navarra por los Pirineos a través de Luzaide/Valcarlos y Orreaga/Roncesvalles. El recorrido te conducirá desde los paisajes pirenaicos del norte hasta las llanuras de la zona media a través de bosques de hayas, campos de cereal y viñedos.

Un itinerario en el que abundan pueblos-calle, puentes medievales, grandes monumentos, paisajes que cambian de color con cada estación, bodegas y una gastronomía de gran calidad.

 
Luzaide/Valcarlos : localidad fronteriza cuya identidad ha sido forjada por su situación geográfica y por el Camino de Santiago. Rodeada de bosques y regatas es una bella localidad que merece la pena conocer.



Roncesvalles

Colegiata de Orreaga/Roncesvalles : enigmático conjunto monumental de estilo gótico francés enmarcado en un entorno de desbordante belleza en el que resuena el eco de la legendaria batalla de Roncesvalles, glosada en el poema medieval la Canción de Roldán.


Burguete

Auritz/Burguete y Aurizberri/Espinal: dos típicos pueblos-calle rodeados por el paisaje más malditamente salvaje de los Pirineos, según Ernest Hemingway, que destacan por la belleza de sus recios caserones de estilo pirenaico.

Muy cerca del camino, no te pierdas el frondoso bosque de la Selva de Irati, Orbaizeta (a 17 km del Camino de Santiago desde Auritz/Burguete)

Pamplona

Pamplona: elegante y soberbia con los tres burgos de su antigua ciudad medieval rodeada de murallas y cuyas estrechas calles y plazoletas son vigiladas por torres y campanarios como los de las iglesias de San Cernin, San Nicolás o de la Catedral. Además de la extensa nómina de monumentos, abundan los espacios verdes como el romántico parque de la Taconera o la inexpugnable fortaleza de la Ciudadela. No olvides seguir el trazado del mítico encierro o degustar los suculentos pinchos que encontrará en los bares de la capital.

Puente la Reina

Puente románico del siglo XI de Puente la Reina: uno de los ejemplos románicos más hermosos y señoriales de la ruta jacobea.



Estella

Estella-Lizarra , ciudad románica por excelencia que atesora palacios como el de los Reyes, único edificio civil románico de Navarra, casas señoriales, iglesias medievales como la de San Pedro de la Rúa, San Miguel, en la que se distinguen varios estilos, o la del Santo Sepulcro, cuya portada es una de las mejores muestras de la escultura gótica del siglo XIV. Conventos, puentes, plazas y hermosos edificios que repasan la historia de la ciudad e invitan a recorrerla sin prisa.

Muy cerca del camino, no te pierdas el Parque Natural de Urbasa-Andía, Baquedano (a 19 km del Camino de Santiago desde Estella-Lizarra).

Irache

Monasterio de Iratxe en Ayegui: conjunto de edificaciones medievales, renacentistas y barrocas levantadas a los pies de Montejurra y rodeadas de viñedos. Y al lado de la bodega, una parada imprescindible: la fuente de dos caños de la que manan agua y vino.



Los Arcos

Iglesia Santa María de los Arcos: monumental edificio ricamente decorado, construido y reformado entre los siglos XII y XVIII y en el que confluyen estilos diversos (románico tardío, protogótico, renacimiento, barroco).

Torres del Río

Iglesia del Santo Sepulcro de Torres del Río: de planta octogonal es un raro ejemplo del arte medieval en el que todo conduce a la verticalidad. Impresionante bóveda de nervios entrecruzados que recuerda el arte hispanomusulmán.



Viana

Iglesia de Santa María de Viana: una de las portadas más monumentales del Renacimiento hispánico, modelo para otros templos. A sus pies yacen los restos de César Borgia, "El Príncipe" de Maquiavelo.