Qué te apetece

Rutas en 3 y 5 días en coche

Tres días

Te proponemos un recorrido sencillo para descubrir los enclaves imprescindibles de las 2 vías del Camino de Santiago Francés a su paso por Navarra, así como atractivas actividades que combinan naturaleza y gastronomía.

  • Día 1. De Orreaga/Roncesvalles a Pamplona (48 km) 
        - Visita al conjunto monumental de Orreaga/Roncesvalles 
        - Paseo por un tramo del Camino de Santiago: de Orreaga/Roncesvalles a Auritz/Burguete (2 km) 
        - Recorrido por los pueblos-calle de Auritz/Burguete y Aurizberri/Espinal
        - Mirador en el Alto de Erro 
        - Paseo por el casco viejo de Pamplona y sus murallas 
        - Visita a la Catedral de Santa María de Pamplona 
        - Ruta de pinchos 
        - Espectáculo nocturno (Teatro Gayarre, Baluarte)
  • Día 2. De Pamplona a Viana (78 km) 
        - Paseo por Puente la Reina, encuentro de caminos
        - Visita guiada a Estella-Lizarra
        - Monasterio de Iratxe y fuente del vino 
        - Visita a la iglesia de Los Arcos o a la iglesia de Santo Sepulcro en Torres del Río 
        - Viana, paseo por su conjunto monumental
  • Día 3. De Sangüesa a Puente la Reina (65 km) 
        - Iglesia de Santa María de Eunate 
        - Paseo por el interior de la Foz de Lumbier 
        - Visita guiada al conjunto monumental de Sangüesa 
        - Castillo de Javier 
        - Cantos gregorianos en el Monasterio de Leyre
Día 1. De Orreaga/Roncesvalles a Pamplona (48 km)
  • Visita al conjunto monumental de Orreaga/Roncesvalles: pequeño y enigmático enclave que acoge un gran conjunto arquitectónico. La visita guiada de 45 minutos incluye el Silo de Carlomagno, el edificio más antiguo del lugar y en cuyo carnario se enterraba a los peregrinos, la iglesia gótica de Santiago y el Museo de arte Sacro, con piezas de excepcional valor como el ajedrez de Carlomagno. Podrá explorar por su cuenta la iglesia colegial, magnífico ejemplo del gótico francés (acceso gratuito), el claustro y la Sala Capitular donde descansa Sancho VII el Fuerte.
  • Paseo por un tramo del Camino de Santiago: de Orreaga/Roncesvalles a Auritz/Burguete (2 km.): un trayecto dominado por un paisaje refrescante y suave entre bosques que te hará sentir peregrino por un día. Tiempo estimado ida y vuelta: 1 hora y media.
  • Recorrido por dos pueblos-calle en los Pirineos: Auritz/Burguete y Aurizberri/Espinal: el paisaje más malditamente salvaje de los Pirineos. Así describió Ernest Hemingway este entorno al que tantas veces acudió a pescar. Aurizberri/Espinal y Auritz/Burguete son dos típicos pueblos-calle que destacan por la belleza de sus recios caserones de estilo pirenaico.
  • Mirador en el Alto de Erro: inigualable paisaje e impresionante panorámica. Al ascender hacia el alto de Erro pueden contemplarse "Los Pasos de Roldán", una gran piedra que según la leyenda marca el tamaño del paso del épico personaje.
  • Paseo por el casco viejo de Pamplona y sus murallas: déjate seducir por la parte antigua de la ciudad medieval, rodeada de murallas y cuyas calles estrechas, plazoletas y palacios son vigilados por torres y campanarios. Los tres burgos que dieron origen a la ciudad son: la Navarrería, San Cernin y San Nicolás y sus respectivas iglesias-fortaleza la Catedral, la iglesia de San Saturnino y la iglesia de San Nicolás. Recorrerlos despacio admirando sus distintas trazas será un ejercicio muy recomendable que podrás ampliar siguiendo parte de las murallas del siglo XVI. 5 kilómetros de recorrido que constituyen uno los complejos bélicos más interesantes y mejor conservados de España, de ahí su acreditación como Monumento Nacional.
  • Visita a la Catedral de Santa María: esta obra culminación del gótico de los siglos XIV y XV se ubica sobre el promontorio del Casco Antiguo de Pamplona, en idéntico lugar en que se asentó la Pompaelo romana. La sobriedad de su fachada neoclásica contrasta con la estética gótica del interior, cuya nave central, de 28 metros de altura, alberga el bello sepulcro de Carlos III de Navarra y su esposa Leonor de Castilla. Pero la verdadera joya del edificio es su claustro, considerado como uno de los más exquisitos del gótico universal y de obligada visita. Opción de visita guiada a todas las dependencias y salas del museo catedralicio con una duración aproximada de una hora.
  • Ruta de pinchos: los paladares más exigentes se ven recompensados con las miniaturas culinarias que los bares de Pamplona presentan cada día. El casco viejo es la zona más frecuentada (sobre todo las calles Estafeta y San Nicolás), aunque los ensanches y algunos otros barrios también ofrecen una cuidada selección. Para facilitar la tarea del visitante la Web de la Asociación de Hostelería recoge la información en cómodos mapas interactivos con enlaces a las fichas de los bares. Conoce sus horarios y especialidades.
  • Espectáculo en el clásico teatro Gayarre o en el moderno Palacio de Congresos y auditorio Baluarte de Pamplona: Echa un vistazo a sus variadas programaciones culturales y adquiere tus entradas con antelación, desde 6€ en el Teatro Gayarre y desde 22€ en Baluarte.
Día 2. De Pamplona a Viana (78 km)
  • Paseo por Puente la Reina, encuentro de caminos: villa medieval en la que se funden las dos vías principales del Camino de Santiago. El continuo trasiego de peregrinos, las conchas y báculos forman parte del paisaje urbano de esta villa, magnífico ejemplo de "pueblo-calle". Su traza urbana se corresponde con los pueblos del Camino de Santiago que nacieron en torno a una calle principal y fueron desarrollándose en rúas paralelas. Su monumento insigne es el puente románico sobre el río Arga, uno de los ejemplos románicos más hermosos y señoriales de la ruta jacobea.
  • Visita guiada a Estella-Lizarra: la empresa Navark (948 55 00 70 ó visitasguiadasdeestella@gmail.com) te guiará durante una hora y media por esta ciudad románica mostrándole sus palacios, casas señoriales, iglesias, conventos, puentes y hermosos edificios. Conoce las viejas calles de francos y judíos, degusta sus delicias gastronómicas y comprueba que sigue siendo actual la frase de Aymeric Picaud (siglo XII): "Estella es ciudad de buen pan, excelente vino, mucha carne y pescado y toda clase de felicidad".
  • Monasterio de Iratxe y fuente del vino: una parada obligada para visitar su iglesia románica (XII), su claustro plateresco, su torre de estilo herreriano y otras dependencias construidas entre los siglos XVI-XIX que te permitirán conocer la historia de este conjunto monumental, uno de los más importantes de Navarra. Tras la visita cultural, podrás aplacar tu sed en una fuente con dos caños muy originales pues de uno mana agua y del otro vino.
  • Iglesia de Santa María de los Arcos o Iglesia de Santo Sepulcro en Torres del Río: la primera, elegante y altiva con su monumental portada barroca y su torre plateresca. La segunda un raro ejemplo del arte medieval del siglo XII, relacionada con la orden templaria, que presenta planta octogonal y bóveda califal.
  • Viana, paseo por su conjunto monumental: elevada sobre un cerro, mira plácidamente hacia el horizonte. Los ecos de su ajetreado pasado histórico como plaza defensiva frente a Castilla siguen resonando en cada calle. Su muralla se abre dando paso a numerosas casas solariegas, palacios e iglesias que muestran el esplendor que vivió entre los siglos XVI y XVIII. Impresionante portada renacentista la de su iglesia de Santa María, a cuyos pies descansa “César Borgia”.
Día 3. De Sangüesa a Puente la Reina (65 km)
  • Iglesia de Santa María de Eunate: es una de las iglesias más bonitas y sugerentes del Camino de Santiago. Declarada Monumento Nacional, sorprende con su presencia solitaria y un original atrio exento que circunda su planta octogonal. El misterio no aclarado sobre su origen y su inquietante interior avivan el interés de este templo que fue hospital de peregrinos, dormitorio de difuntos, faro-guía para caminantes, lugar de culto cristiano y santuario telúrico para quienes buscan fuerzas esotéricas.
  • Paseo por el interior de la Foz de Lumbier: un sencillo paseo de 2,6 kilómetros (45 a 60 minutos) que atraviesa los túneles que antaño recorrió el primer tren eléctrico de España, te permitirá conocerla íntimamente. Buitres leonados sobrevolando el acantilado; bravos escarpes donde nidifican las aves; un río de limpias y frescas aguas que talla en las rocas estrechos y caprichosos pasos; los restos de un puente que, según cuenta la leyenda, fue construido con ayuda del diablo; en definitiva, un espacio de naturaleza agreste con "Q" de calidad turística.
  • Visita guiada al conjunto monumental de Sangüesa: dos empresas ofrecen visitas guiadas para descubrir a lo largo de hora y media el patrimonio de esta ciudad: Sangüesa Tour (incluye interior de Santa María la Real) y Gesartur. Deja que te guíen por las rúas medievales y te descubran los secretos escondidos  cada edificio: iglesias, conventos, palacios… La joya del lugar es sin duda la iglesia de Santa María la Real (siglos XII-XIV), declarada  Monumento Nacional. Su portada está considerada como una de las obras cumbres del románico español.
  • Castillo de Javier: fortaleza inexpugnable, cuna de San Francisco Javier, patrón de Navarra, de las misiones y del turismo en España. Un puente levadizo te introducirá en un mundo de torres, mazmorras, matacanes, troneras y saeteras, y le permitirá conocer el lugar donde nació (1506) y vivió San Francisco Javier. Si deseas estirar las piernas y tienes tiempo, existe un sendero de 1,5 km. (30 minutos) que parte desde la explanada del castillo y conduce por un paisaje de árboles frutales hasta las ruinas del molino ojival del siglo XV, a orillas del río Aragón.
  • Cantos gregorianos en el Monasterio de Leyre: magnífica muestra de la arquitectura monacal de época medieval asentada en la falda de la sierra de Leire con una impresionante panorámica sobre el embalse de Yesa. Monumento Nacional que conserva un interesante triángulo constructivo de estilo románico: una cripta del siglo XI con columnas de poca altura y grandes capiteles; un túnel que evoca la leyenda del abad San Virila y la puerta Speciosa, bella composición del siglo XII profusa en simbología medieval y elementos jacobeos. Además, podrás disfrutar a diario de 20 minutos de cantos gregorianos, los rezos musicales de los monjes benedictinos.

Subir

Cinco días

Te proponemos un recorrido sencillo para descubrir los enclaves imprescindibles de las 2 vías del Camino de Santiago Francés a su paso por Navarra, así como atractivas actividades que combinan naturaleza y gastronomía.

  • Día 1. De Luzaide/Valcarlos a Pamplona (64 km)
    1. Visita al pueblo pirenaico de Luzaide/Valcarlos
    2. Visita al conjunto monumental de Orreaga/Roncesvalles
    3. Paseo por un tramo del Camino de Santiago: de Orreaga/Roncesvalles a Auritz/Burguete (2 km)
    4. Recorrido por dos pueblos-calle en los Pirineos: Auritz/Burguete y Aurizberri/Espinal
    5. Mirador en el Alto de Erro
    6. Zubiri, el puente medieval de la rabia
    7. Parada junto a la ermita de la Trinidad de Arre y visita al Batán de Villava
  • Día 2. Pamplona
    1. Visita guiada al Casco Viejo
    2. Murallas y portal de Zumalacárregui
    3. Rincón del Caballo Blanco
    4. Visita a la Catedral de Santa María
    5. Museo de Navarra, paso a paso en la historia y el arte del Reyno
    6. Plaza del Castillo, un buen lugar para descansar
    7. Recorrido del encierro
    8. Ruta de pinchos
    9. Espectáculo nocturno (Teatro Gayarre, Baluarte)
  • Día 3. De Pamplona a Estella-Lizarra (44 km)
    1. Iglesia de Gazólaz
    2. Paseo por Puente la Reina, cruce de caminos
    3. Cata en una bodega de la Ruta del vino del Camino de Santiago
    4. Visita guiada a Estella-Lizarra
    5. Palacio de los Reyes
    6. Iglesia de San Miguel
    7. Centro de interpretación del Camino de Santiago en la iglesia románica de Santa María Jus del Castillo
    8. Relax en la Plaza de los Fueros de Estella-Lizarra
    9. Vista nocturna desde el mirador de la Basílica del Puy
  • Día 4. De Estella-Lizarra a Viana (43 km)
    1. Monasterio de Iratxe y fuente del vino
    2. Sobrevolando los viñedos de Quaderna Vía, Igúzquiza
    3. Iglesia de Santa María de los Arcos
    4. Iglesia de Santo Sepulcro en Torres del Río
    5. Viana, paseo por su conjunto monumental
  • Día 5. De Sangüesa a Puente la Reina (65 km)
    1. Iglesia de Santa María de Eunate
    2. Paseo por el interior de la Foz de Lumbier
    3. Visita guiada al conjunto monumental de Sangüesa
    4. Castillo de Javier
    5. Cantos gregorianos en el Monasterio de Leyre
Día 1. De Luzaide/Valcarlos a Pamplona (64 km)
  • Visita al pueblo pirenaico de Luzaide/Valcarlos, en el valle de Carlomagno: bandidos y pastores, guerreros y peregrinos, fronteras y lazos forjaron la identidad de este municipio. Su nombre hace referencia al rey franco, Carlomagno. En el año 778 se encontraba en estas tierras jugando al ajedrez cuando Roldán, su mejor soldado, hizo sonar su olifante avisándole de un peligro inminente. El destino quiso que Roldán y sus hombres encontraran la muerte en el término de Roncesvalles y así se cuenta en la Chanson de Roland. Recorre la localidad en busca de las referencias del Camino de Santiago.
  • Visita al conjunto monumental de Orreaga/Roncesvalles: pequeño y enigmático enclave que acoge un gran conjunto arquitectónico. La visita guiada de 45 minutos incluye el Silo de Carlomagno, el edificio más antiguo del lugar y en cuyo carnario se enterraba a los peregrinos, la iglesia gótica de Santiago y el Museo de arte Sacro, con piezas de excepcional valor como el ajedrez de Carlomagno. Podrás explorar por tu cuenta la iglesia colegial, magnífico ejemplo del gótico francés (acceso gratuito), el claustro y la Sala Capitular donde descansa Sancho VII el Fuerte.
  • Paseo por un tramo del Camino de Santiago: de Orreaga/Roncesvalles a Auritz/Burguete (2 km.): un trayecto dominado por un paisaje refrescante y suave entre bosques que te hará sentir peregrino por un día. Tiempo estimado ida y vuelta: 1 hora y media.
  • Recorrido por dos pueblos-calle en los Pirineos: Auritz/Burguete y Aurizberri/Espinal: el paisaje más malditamente salvaje de los Pirineos. Así describió Ernest Hemingway este entorno al que tantas veces acudió a pescar. Aurizberri/Espinal y Auritz/Burguete son dos típicos pueblos-calle que destacan por la belleza de sus recios caserones de estilo pirenaico.
  • Mirador en el Alto de Erro: inigualable paisaje e impresionante panorámica. Al ascender hacia el alto de Erro pueden contemplarse "Los Pasos de Roldán", una gran piedra que según la leyenda marca el tamaño del paso del épico personaje.
  • Zubiri, el puente medieval de la rabia: umbral mágico vinculado al Camino de Santiago y a una leyenda que le atribuye poder de cura de la rabia. En la época de epidemia de esta enfermedad era costumbre invocar a Santa Quiteria cuyos restos estarían enterrados en el pilar central de este puente. Si los animales o personas afectadas de tal mal lo rodeaban quedaban liberados de la enfermedad.
  • Parada junto a la ermita de la Trinidad de Arre y visita al Batán de Villava: una ermita reproducida por pintores y fotógrafos que conserva restos románicos y que fue hospital de peregrinos. Su imagen junto al pequeño salto de agua del río Ultzama la convierten en uno de los lugares más agradables de la Cuenca de Pamplona. Muy cerca de la Trinidad de Arre, se encuentra el Batán de Villava. Emblemático edificio que fue molino harinero, primero, batán después y hoy, museo y centro de sensibilización del Parque Fluvial del Arga.
Día 2. Pamplona a fondo
  • Visita guiada al Casco Viejo de Pamplona: conocer la ciudad a pie descubriendo su pasado y su presente acompañados de guías expertos. Recorre los burgos de Pamplona dominados por las iglesias-fortaleza y deja que los guías vayan desentrañando cada secreto. Múltiples posibilidades de visitas guiadas con diversas empresas variando recorrido, precio y duración: Dinamic; Erreka; Global (rutas Hemingway); Guía de Patrimonio; Novotur; Colectivo Iñigo Arista.
  • Murallas y Portal de Zumalacárregui: murallas del siglo XVI. 5 kilómetros de recorrido que constituyen uno los complejos bélicos más interesantes y mejor conservados de España, por lo que es Monumento Nacional. El Portal de Francia o de Zumalacárregui data del siglo XVI y es una de las seis puertas de acceso a la ciudad amurallada. Hoy en día es la única que conserva su emplazamiento y aspecto original. En el siglo XVII se añadió una segunda puerta que aún hoy conserva su puente levadizo y su sistema de cadenas.
  • Rincón del Caballo Blanco: se trata de un lugar lleno de encanto que te trasportará hasta la época medieval. No te pierdas la panorámica sobre las murallas. Si continúas hacia la recoleta plaza de San José (recibe este nombre por la portada lateral de la Catedral que se abre hacia la plazita) podrás contemplar la casa más antigua de la ciudad.
  • Visita a la Catedral de Santa María: esta obra culminación del gótico de los siglos XIV y XV se ubica sobre el promontorio del Casco Antiguo de Pamplona, en idéntico lugar en que se asentó la Pompaelo romana. La sobriedad de su fachada neoclásica contrasta con la estética gótica del interior, cuya nave central, de 28 metros de altura, alberga el bello sepulcro de Carlos III de Navarra y su esposa Leonor de Castilla. Pero la verdadera joya del edificio es su claustro, considerado como uno de los más exquisitos del gótico universal y de obligada visita. Opción de visita guiada a todas las dependencias y salas del museo catedralicio con una duración aproximada de una hora.
  • Museo de Navarra, paso a paso en la historia y el arte del Reyno: antiguo hospital de la Misericordia convertido en museo. En él se repasa el arte e historia de Navarra desde la Prehistoria hasta nuestros días. Entre sus piezas más destacadas cabe mencionar: el mosaico romano del Triunfo de Baco del S.I, los capiteles románicos de la antigua catedral de Pamplona, la arqueta mozárabe de Leyre, o el retrato del Marqués de San Adrián, pintado por Francisco de Goya. Acceso gratuito los sábados por la tarde y domingos por la mañana.
  • La plaza del castillo, un buen lugar para el descanso: centro neurálgico de la ciudad. Se trata de un cuadrilátero imperfecto del que parten las callejuelas estrechas del Casco Viejo. Está rodeada por un buen número de casas del siglo XVIII en las que destacan balconadas, torretas, áticos y ventanales. No deje de tomarse un aperitivo en alguna de sus terrazas.
  • Recorrido del encierro: es el acto central de las fiestas de San Fermín. Una carrera de 825 metros que atraviesa la Cuesta de Santo Domingo, la plaza del Ayuntamiento, la calle Mercaderes, la calle Estafeta, la esquina de la Telefónica y llega al interior del coso taurino. Recorrido frecuentado por los turistas que imaginan las sensaciones que invaden a espectadores y mozos en medio de la carrera.
  • Ruta de pinchos: los paladares más exigentes se ven recompensados con las miniaturas culinarias que los bares de Pamplona presentan cada día. El casco viejo es la zona más frecuentada (sobre todo las calles Estafeta y San Nicolás), aunque los ensanches y algunos otros barrios también ofrecen una cuidada selección. Para facilitar la tarea del visitante la Web de la Asociacion de Hosteleria recoge la información en cómodos mapas interactivos con enlaces a las fichas de los bares. Conoce sus horarios y especialidades.
  • Espectáculo en el clásico teatro Gayarre o en el moderno Palacio de Congresos y auditorio Baluarte de Pamplona: Echa un vistazo a sus variadas programaciones culturales y adquiere tus entradas con antelación, desde 6€ en el Teatro Gayarre y desde 22€ en Baluarte.
Día 3. De Pamplona a Estella-Lizarra (44 km)
  • Iglesia de Gazólaz: uno de los mejores ejemplos de iglesia porticada en Navarra es la románica de Nuestra Señora de la Purificación, del siglo XIII. Destaca sobre el conjunto los capiteles profusamente decorados del atrio. Descifrar la rica ornamentación será un desafío para el ingenio.
  • Paseo por Puente la Reina, encuentro de caminos: villa medieval en la que se funden las dos vías principales del Camino de Santiago. El continuo trasiego de peregrinos, las conchas y báculos forman parte del paisaje urbano de esta villa, magnífico ejemplo de "pueblo-calle". Su traza urbana se corresponde con los pueblos del Camino de Santiago que nacieron en torno a una calle principal y fueron desarrollándose en rúas paralelas. Su monumento insigne es el puente románico sobre el río Arga, uno de los ejemplos románicos más hermosos y señoriales de la ruta jacobea.
  • Visita guiada a Estella-Lizarra: la empresa Navark (948 55 00 70 ó visitasguiadasdeestella@gmail.com) te guiará durante una hora y media por esta ciudad románica mostrándote sus palacios, casas señoriales, iglesias, conventos, puentes y hermosos edificios. Conoce las viejas calles de francos y judíos, degusta sus delicias gastronómicas y comprueba que sigue siendo actual la frase de Aymeric Picaud (siglo XII): "Estella es ciudad de buen pan, excelente vino, mucha carne y pescado y toda clase de felicidad".
  • Palacio de los Reyes de Navarra: Monumento Nacional del siglo XII y único edificio románico civil de Navarra. Magnífica fachada con dos capiteles historiados, uno de los cuales representa la lucha de Roldán y el gigante Ferragut, siendo el primero paladín de Carlomagno, y el segundo, un gigante moro. El capitel recoge el momento en el que el héroe cristiano vence al musulmán al atacarle en su único punto débil, el ombligo. Alberga el museo Gustavo-Maeztu.
  • Iglesia de San Miguel: un templo tan sencillo como bello, que comenzó a construirse en el siglo XII, dilatándose las obras en el tiempo, por lo que se distinguen varios estilos. Destacable la portada septentrional, uno de los conjuntos escultóricos más representativos del románico tardío y el retablo gótico de Santa Elena que guarda el templo en su interior.
  • Centro de interpretación del Camino de Santiago en la iglesia románica de Jus del Castillo: iglesia románica del siglo XII construida sobre una antigua sinagoga. Una joya arquitectónica declarada Monumento Histórico-artístico, convertida en Centro de interpretación del Románico y del Camino de Santiago. Abierto desde Semana Santa hasta octubre.
  • Relax en la plaza de los Fueros: antiguo coso taurino de la ciudad y actual lugar de encuentro de oriundos y foráneos. Nexo de unión entre las dos ciudades: la medieval monumental y la moderna comercial. Espacio abierto y porticado que todos los jueves se convierte en plaza-mercado. Numerosas terrazas y bancos invitan al viajero a sentarse y reponer fuerzas.
  • Vista nocturna desde el mirador de la Basílica del Puy: construida sobre un alto, esta basílica con forma estrellada ofrece una completa panorámica sobre la monumental ciudad del Ega. Por la noche, cuando todas las luces de Estella-Lizarra se han encendido, resulta todo un espectáculo luminoso.
Día 4. De Estella-Lizarra a Viana (43 km)
  • Monasterio de Iratxe y fuente del vino: una parada obligada para visitar su iglesia románica (XII), su claustro plateresco, su torre de estilo herreriano y otras dependencias construidas entre los siglos XVI-XIX que te permitirán conocer la historia de este conjunto monumental, uno de los más importantes de Navarra. Tras la visita cultural, podrás aplacar tu sed en una fuente con dos caños muy originales pues de uno mana agua y del otro vino.
  • Sobrevolando los viñedos de Quaderna Vía, Igúzquiza: conoce de primera mano los procesos para obtener vino ecológico de alta gama y sobrevuela los viñedos y la zona a bordo de un globo. Visita con cata gratuita.
  • Iglesia de Los Arcos: monumental edificio ricamente decorado, construido y reformado entre los siglos XII y XVIII, que te permitirá disfrutar desde los estilos románico tardío y protogótico hasta el renacimiento y el barroco. El interior igualmente espectacular conserva joyas como el retablo mayor del siglo XVII presidido por una imagen gótica de Santa María, uno de los órganos más espectaculares de Navarra o un bello claustro del siglo XVI, entre otras.
  • Iglesia de Santo Sepulcro en Torres del Río: un raro ejemplo del arte medieval del siglo XII, ya que frente a la horizontalidad y pesadez del románico, en este templo todo conduce a la verticalidad. En su interior, la impresionante bóveda de nervios entrecruzados te hará recordar el arte hispanomusulmán.
  • Viana, paseo por su conjunto monumental: elevada sobre un cerro, mira plácidamente hacia el horizonte. Los ecos de su ajetreado pasado histórico como plaza defensiva frente a Castilla siguen resonando en cada calle. Su muralla se abre dando paso a numerosas casas solariegas, palacios e iglesias que muestran el esplendor que vivió entre los siglos XVI y XVIII. Impresionante portada renacentista la de su iglesia de Santa María, a cuyos pies descansa “César Borgia”.
Día 5. De Sangüesa a Puente la Reina (65 km)
  • Iglesia de Santa María de Eunate: es una de las iglesias más bonitas y sugerentes del Camino de Santiago. Declarada Monumento Nacional, sorprende con su presencia solitaria y un original atrio exento que circunda su planta octogonal. El misterio no aclarado sobre su origen y su inquietante interior avivan el interés de este templo que fue hospital de peregrinos, dormitorio de difuntos, faro-guía para caminantes, lugar de culto cristiano y santuario telúrico para quienes buscan fuerzas esotéricas.
  • Paseo por el interior de la Foz de Lumbier: un sencillo paseo de 2,6 kilómetros (45 a 60 minutos) que atraviesa los túneles que antaño recorrió el primer tren eléctrico de España, te permitirá conocerla íntimamente. Buitres leonados sobrevolando el acantilado; bravos escarpes donde nidifican las aves; un río de limpias y frescas aguas que talla en las rocas estrechos y caprichosos pasos; los restos de un puente que, según cuenta la leyenda, fue construido con ayuda del diablo; en definitiva, un espacio de naturaleza agreste con "Q" de calidad turística.
  • Visita guiada al conjunto monumental de Sangüesa: dos empresas ofrecen visitas guiadas para descubrir a lo largo de hora y media el patrimonio de esta ciudad: Sangüesa Tour (incluye interior de Santa María la Real) y Gesartur. Deja que te guíen por las rúas medievales y te descubran los secretos escondidos cada edificio: iglesias, conventos, palacios… La joya del lugar es sin duda la iglesia de Santa María la Real (siglos XII-XIV), declarada Monumento Nacional. Su portada está considerada como una de las obras cumbres del románico español.
  • Castillo de Javier: fortaleza inexpugnable, cuna de San Francisco Javier, patrón de Navarra, de las misiones y del turismo en España. Un puente levadizo te introducirá en un mundo de torres, mazmorras, matacanes, troneras y saeteras, y te permitirá conocer el lugar donde nació (1506) y vivió San Francisco Javier. Si deseas estirar las piernas y tienes tiempo, existe un sendero de 1,5 km. (30 minutos) que parte desde la explanada del castillo y conduce por un paisaje de árboles frutales hasta las ruinas del molino ojival del siglo XV, a orillas del río Aragón.
  • Cantos gregorianos en el Monasterio de Leyre: magnífica muestra de la arquitectura monacal de época medieval asentada en la falda de la sierra de Leire con una impresionante panorámica sobre el embalse de Yesa. Monumento Nacional que conserva un interesante triángulo constructivo de estilo románico: una cripta del siglo XI con columnas de poca altura y grandes capiteles; un túnel que evoca la leyenda del abad San Virila y la puerta Speciosa, bella composición del siglo XII profusa en simbología medieval y elementos jacobeos. Además, podrás disfrutar a diario de 20 minutos de cantos gregorianos, los rezos musicales de los monjes benedictinos.

Subir