Qué te apetece

Sancho el Mayor, artífice del Camino Francés

Sancho Garcés III, apodado el Mayor, fue rey de Pamplona desde el año 1004 hasta su muerte en 1035. Considerado el rey navarro más importante , durante la mayor parte de su reinado fue el soberano con mayor poder de la Península. A él se le atribuyen la europeización del territorio hispano, la acuñación de moneda y el impulso del Camino de Santiago.

Cuando subió al trono, el Camino discurría por Roncesvalles, Pamplona, Irurtzun, Uharte Arakil, Salvatierra, Miranda de Ebro y Burgos; sin embargo con el fin de controlar sus dominios, modificó el trazado desviándolo hacia el sur y aprovechando viejas calzadas de origen romano lo hizo pasar por Puente La Reina, Estella, Logroño, Nájera, Santo Domingo de la Calzada y Burgos. Este itinerario era algo más corto y abierto, evitaba pasos estrechos y desfiladeros, y facilitaba el tránsito de comerciantes y el desplazamiento de sus ejércitos.

En este sentido, la Historia Silense (s. XII) resalta su decisiva labor a favor de la consolidación del Camino Francés “Desde las cumbres de los Pirineos hasta la ciudad de Nájera hizo correr sin obstáculos el Camino de Santiago, cuando antes, por miedo a los bárbaros, los peregrinos se desviaban por la apartadiza Álava.”

El Camino Francés comienza a convertirse en la gran vía transversal de comunicación de los reinos cristianos del norte de España. En esta tarea pudo contar con el apoyo de su esposa, Mayor, quien según las hipótesis que se barajan habría ordenado la construcción del puente más famoso de la ruta, el románico de Puente la Reina, que sobre el río Arga facilitaba el paso de los peregrinos.

Sancho el Mayor no sólo mejoró el trazado y la protección de la ruta, sino que tomó medidas para fomentarla hospitalidad con los peregrinos, y anuló determinadas exigencias fiscales a las que se veían sometidos. Fundó el monasterio de San Juan de la Peña(Jaca, vinculado al , y en relación con este hecho, favoreció la entrada de la orden de ClunyEspaña, crucial en el desarrollo de la Ruta.

Fue, en definitiva, el monarca más destacado hasta mediado el siglo XI en el fomento de la Ruta Jacobea, iniciando un proceso que culminarían dos reyes en la segunda mitad de esta centuria, tanto atendiendo a su poderoso valor espiritual frente al islam como a sus innegables beneficios socio-económicos. Nos referimos a su nieto Alfonso VI, en Castilla y León, y Sancho I Ramírez, en Aragóny Navarra. Estos monarcas establecerán el trazado del itinerario francés, facilitando su conversión en una gran vía europea medieval, tal y como quedaría descrito hacia 1130 en la celebérrima guía del peregrino del Codex Calixtinus.