Fiestas y tradiciones


30 Jun 11

Tradiciones estivales en pleno siglo XXI

Una forma diferente de acercarse al verano de Navarra es adentrarse en sus tradiciones y costumbres más arraigadas. En los Pirineos, entre los valles de Roncal y Baretous (Francia), cada 13 de julio tiene lugar el Tributo de las Tres Vacas, un tratado internacional entre navarros y franceses para la utilización de los pastos y las fuentes fronterizas, cuyo origen se remonta al año 1375. También en el mes de julio, la localidad de Elizondo vive de manera especial la fiesta de hermandad de los quince pueblos del valle de Baztan, el Baztandarren Biltzarra. Los vistosos bailes de la mutildantza y el desfile de carrozas serán un año más los protagonistas de esta colorida jornada que se celebrará el 17 de julio.



Tributo de las Tres Vacas

Las posibilidades que ofrece el verano en Navarra son infinitas. A la fiesta y algarabía propias del mes de julio se suman las propuestas que llegan de la naturaleza. En esta época del año, el privilegiado entorno natural de esta tierra es el escenario de algunas de algunas de sus tradiciones más populares.

Una de las más antiguas es la que tiene lugar cada 13 de julio en el Pirineo, entre los valles de Roncal y Baretous (Francia). El mojón 262 de la frontera con Francia, conocido como la piedra de San Martín, acoge el “Tributo de las Tres Vacas”, el tratado milenario más antiguo de Europa que escenifica la sentencia arbitral que en el año 1375 impuso a los bearneses el pago perpetuo de tres vacas por el aprovechamiento de los pastos roncaleses.

La ceremonia, que reúne todos los años a numeroso público de ambos lados de la frontera, se inicia con un solemne ritual en la piedra de San Martín, que simboliza el compromiso de paz firmado por franceses y navarros. Los bearneses, luciendo la bandera francesa, y los roncaleses, ataviados con los trajes típicos del valle, colocan sus manos sobre la piedra mientras corean al unísono la frase "pax avant, pax avant, pax avant". A continuación, se realiza la entrega del ganado. Los bearneses presentan una manada de reses sanas y, tras el correspondiente examen, el veterinario de Isaba elige los tres mejores ejemplares, que deben tener igual dentaje, pelaje y cornaje. Una vez designados los guardas que vigilarán y cuidarán de los puertos faceros, se celebra una animada comida popular.

Puede aprovechar su visita al valle de Roncal para recorrer los idílicos parajes de la Reserva Natural de Larra, hacer senderismo o atreverse a llegar a lo más alto de cumbres como la Mesa de los Tres Reyes, el monte más alto de Navarra. Existe también la posibilidad de apuntarse a algunas de las originales propuestas que ofertan este verano diversas empresas de actividades como travesías por el antiguo camino pirenaico que recorrían las mujeres roncalesas para ir a trabajar a las fábricas de alpargatas de Oloron (Francia) o itinerarios guiados en bicicletas de montaña con motor eléctrico. Si desea obtener más información sobre la oferta turística de la zona o sobre las empresas de turismo, acérquese al Centro de Interpretación de la Naturaleza del Roncal, situado en la Oficina de Turismo de Roncal.

Otra opción igualmente interesante es visitar los bellos pueblos pirenaicos de calles empedradas y casonas de piedra de IsabaRoncal y hacer una parada en sus respectivos museos, el Museo de los Roncaleses o la Casa-Museo del famoso tenor Julián Gayarre. Gracias al “paseo de los oficios” de Burgui podrá conocer detalles de cómo era la vida de los almadieros, recordar cómo se elaboraba el pan, cómo se fabricaba hielo en las “niveras” o cómo eran las serrerías, las caleras o las carboneras.


El valle del Baztan se viste de fiesta

La localidad de Elizondo acoge el 17 de julio el Baztandarren Biltzarra, la gran fiesta de hermandad de los habitantes del valle de Baztan.

Todos los años, y ya van 48, Elizondo sirve de escenario para este festejo que sin duda es el más representativo del valle. Tras una ceremonia religiosa, habitantes de los 15 pueblos que integran el valle protagonizan el popular desfile de carrozas por las calles de la localidad. Los “Joaldunak” (jóvenes ataviados con cencerros) de Ituren son los encargados de abrir la comitiva en la que desfilan las distintas carrozas que representan escenas de la vida cotidiana y costumbres del valle: aizkolaris, escenas de la cocina vasca, bodas a la antigua usanza, etc. Entre carroza y carroza se intercalan grupos de txistularis y dantzaris.

Una vez finalizado el desfile, la fiesta se traslada a la plaza del Ayuntamiento, donde tiene lugar el baile de la mutildantza, una danza exclusivamente masculina en la que el número de bailarines va aumentando conforme avanza la melodía. La mañana culmina con una comida popular en la plaza del Mercado. Durante todo el día, se instalan en las calles puestos de exposición y venta de artesanía y de productos de la tierra, y se suceden actuaciones de diversos grupos musicales.

El Baztandarren Biltzarra puede ser el colofón perfecto para un fin de semana en el que también puede reservar un espacio para la aventura. Cerca del Parque Natural del Señorío de Bertiz, en el robledal de Lakoizketa, hay un parque de aventura con circuitos de cuerdas en altura y tirolinas para todas las edades que ofrecen al visitante la posibilidad de moverse entre árboles como un auténtico Tarzán. En Baztan hay varias empresas de actividades que realizan visitas guiadas, proponen paseos a pie, a caballo, en piragua… Pregunte en la Oficina de Turismo de Bertiz o en las de ElizondoBera para conocer todo el abanico de posibilidades que se ofertan en el noroeste de Navarra.

Para obtener más información sobre turismo en Navarra acceda a su web www.turismo.navarra.es o llame al teléfono de información turística 848 420 420.