Propuestas turísticas


18 Apr 13

Turismo Termal: Descanso, belleza y salud en los dos balnearios termales terapéuticos de Navarra

Quienes buscan relax y unas vacaciones saludables encuentran en Navarra un espacio privilegiado para mimar su cuerpo y relajar su mente olvidando el estrés del día a día. La Comunidad Foral cuenta con dos reconocidos balnearios de aguas termales, Elgorriaga y Fitero. Los dos centros están indicados tanto para tratamientos de belleza como para paliar diferentes patologías, desde problemas del aparato respiratorio, osteoarticular, de la piel, circulatorio, hasta del sistema neurovegetativo y neuropsíquico.



Balneario de Fitero

  Los beneficios de las aguas termales se remontan a más de 2.000 años, con evidencias empíricas encontradas en la Antigua Grecia. Fue entre los griegos que las curas mediante baños medicinales alcanzaron gran difusión, puesto que ya por entonces le conferían propiedades terapéuticas al agua mineromedicinal. Aunque luego se extendieron a otros numerosos pueblos. Hoy en día, continúan más vigentes que nunca. Ya sea para disfrutar de un momento de relax y bienestar, así como para el tratamiento de diferentes patologías.

 En Navarra, descanso, belleza y salud se combinan en los dos balnearios termales terapéuticos: el Balneario Elgorriaga un complejo rural rodeado de un paisaje natural de pintorescos valles y montañas dentro del Valle de Malerreka y el Balneario de Fitero, en el valle del río Alhama, a 23 kilómetros de Tudela. Asimismo, a lo largo de la geografía navarra se ofertan también otros centros termolúdicos como el de Huarte-Pamplona, el de Gorraiz o el de Cascante.

 En estos establecimientos el visitante puede sumergirse en piscinas hidrotermales, recibir masajes de todo tipo, experimentar la chocolaterapia o la olivoterapia, probar un baño de vapor, envolverse en fangos y nutrir la piel con sustancias diversas..., un verdadero regalo para el bienestar de cuerpo y mente. Como actividades complementarias, ambos espacios ofertan ejercicio en el gimnasio, natación, tenis y excursiones.

Balneario Elgorriaga

 Situado en el entorno pirenaico del Valle de Malerreka, en el pequeño municipio de Elgorriaga (a 54 kilómetros de Pamplona), brinda una oportunidad de relax y tranquilidad en un espacio natural de asombrosos paisajes. 

 La fundación de este balneario ha estado a cargo de José Miguel Galarregui y su familia, quien ha dedicado grandes esfuerzos a convertirlo en lo que es hoy: un centro de salud, bienestar y ocio referente en el norte de la Comunidad Foral. Reabrió sus puertas recientemente con modernas instalaciones que permiten disfrutar del manantial de aguas minerales con la máxima comodidad y en un paisaje dominado por robledales, pinares, helechales y pastos siempre verdes.

 - Recursos: Se trata del manantial de más fuerte mineralización del mundo que, gracias a sus aguas clorurosódicas frías, bromo-yoduradas altamente mineralizadas, es recomendado para una gran variedad de tratamientos. 

 Por la composición del agua, los baños aquí están indicados para el tratamiento de diferentes patologías del aparato osteoarticular, del aparato respiratorio, de la piel, del aparato circulatorio, del sistema neurovegetativo y neuropsíquico, así como para la recuperación de esfuerzos. Además, tiene una acción antiinflamatoria, antiséptica, y producen un efecto neurosedante.

- Técnicas: Las técnicas crenoterápicas que se utilizan para la aplicación de esta agua son la balneación, las termas secas y húmedas, así como las inhalaciones. Junto con estos tratamientos, ofrece una variedad de técnicas complementarias para mejorar la salud del visitante, como por ejemplo: circuitos relajantes, fisioterapia y electroterapia, quiromasaje, drenaje linfático, reflexoterapia, masaje oriental shiatsu y tratamientos de estética.

Se caracteriza por perseguir como objetivo el “Descanso activo”, una idea innovadora que oferta de forma totalmente coordinada una amplia variedad de actividades y servicios sanitarios, cultural, ambiental, gastronómico y social.

- El Hotel: Cuenta con 48 habitaciones dobles y 15 individuales. Son espacios diseñados especialmente para complementar las sensaciones de paz y tranquilidad que se vive en la zona termal.

Balneario de Fitero

Este centro de salud y bienestar navarro tiene más de cien años. Fundado en 1909, destacó en el mapa español por ser el primero en recibir la certificación “Q” de calidad turística (ICTE). También se le otorgó, tiempo después, el Premio de Turismo Reyno de Navarra.

Ubicado a 4 kilómetros de la villa de Fitero, en el extremo suroccidental de Navarra, en el valle del río Alhama. Su principal centro comercial es Tudela, a 23 kilómetros.

Los Baños de Fitero están integrados por dos balnearios: Palafox y Gustavo Adolfo Bécquer. El primero contiene el manantial más antiguo y conserva termas de la época romana en un entorno natural de espectacular belleza. El Balneario Gustavo Adolfo Bécquer es más moderno y recibe su nombre del poeta sevillano que lo visitaba para hacer su cura termal.

- Recursos: El Balneario de Fitero se caracteriza por las también excelentes cualidades terapéuticas de sus aguas, que emergen a la superficie a una temperatura superior a los 50ºC, las cuales están indicadas especialmente para enfermedades reumatológicas, respiratorias y rehabilitaciones. Sus beneficios se deben a que actúan en el organismo por sus acciones físicas y mediante ejercicios se favorece la recuperación de las funciones musculares disminuidas.

- Técnicas: En Fitero se ofrecen diferentes técnicas o tratamientos: desde baños, chorros, ducha circular, pediluvios (aplicación de chorros de agua en pies y piernas), piscina hidrotermal, tratamientos complementarios, etc.  Todas estas técnicas dan como resultados la sensación de relajación muscular, sedación y activación de la circulación. Como tratamientos complementarios, en Fitero ofrecen masajes terapéuticos, servicio de rehabilitación-fisioterapia, parafangos (mezcla de fango y parafina) y aerosolterapia

- Alojamiento: Este balneario ofrece 2 tipos de alojamiento: el Hotel Gustavo Adolfo Bécquer, donde se puede disfrutar de baños, duchas, chorros y adentrarse en una impresionante sauna natural, formada en una cueva por las aguas termales; y el Hotel Virrey Palafox. Está destinado a alojar grupos concertados de los programas nacionales y autonómicos de termalismo.