Fiestas y tradiciones


19 Dez 08

Sangüesa celebra las Navidades con una tradición centenaria

En Navarra la Navidad es sinónimo de ritos y costumbres populares, pero también de tradiciones religiosas muy arraigadas. Este es el caso del “Misterio de los Reyes Magos”, uno de los cinco autos sacramentales que se conservan en España y que cada 6 de enero se celebra de una manera muy especial en la localidad de Sangüesa, en la Zona Media de Navarra. Desde hace 108 años, cerca de 50 vecinos se convierten en improvisados actores para representar la llegada de los Reyes Magos a Belén para adorar al Niño.



En Sangüesa, la visita de los Magos de Oriente no termina la noche del 5 de enero. Al día siguiente, fiesta de la Epifanía, todos los vecinos de la localidad se echan a la calle para presenciar "El Misterio de Reyes", un auto sacramental único en Navarra y uno de los cinco que se conservan en España.

Esta celebración que comenzó a representarse en 1900 gracias al esfuerzo del capuchino José de Legarda, autor del texto original, tiene como escenario las calles de Sangüesa y escenifica la llegada de los Reyes a Belén para adorar al Niño y ofrecerle sus presentes. La agrupación del Misterio de Reyes es la encargada, desde hace 40 años, de organizar esta obra, que consta de nueve escenas que transcurren por distintos lugares de la ciudad y cuenta con la participación de cerca de 50 sangüesinos, incluidos el grupo de Auroros.

El espectáculo comienza a las once y media de la mañana, cuando los Tres Reyes Magos y su séquito parten del palacio Príncipe de Viana guiados por una estrella. Tras atravesar algunas calles llegan a la calle Mediavilla, donde comienzan los primeros diálogos.

A continuación, la comitiva y los espectadores se dirigen al palacio de Vallesantoro, actual sede de la Casa de Cultura, donde tiene lugar uno de los momentos más esperados del Misterio, el emotivo diálogo entre los Reyes y Herodes. En la plaza de la Abadía transcurre la última parte de la representación. Allí se encuentra el portal de Belén. Los Reyes hacen las ofrendas al Niño, conversan con los pastores y el Ángel les avisa de que no vuelvan a Jerusalén. El acto concluye con la actuación de los Auroros de Sangüesa que interpretan diversos villancicos.

Seguidamente, todos los asistentes acuden a la misa de Reyes que se celebra a las doce y media del mediodía en la parroquia de Santiago.


De paseo por la Sangüesa jacobea

Asistir a la celebración del "Misterio de los Reyes" es una ocasión que permite, además, conocer la ciudad más importante de la Navarra media oriental. Conocida por ser lugar de paso del Camino de Santiago desde Jaca, cuenta con una de las obras cumbres del románico de todos los tiempos y lugares: la iglesia de Santa María la Real. Su portada, centrada en el juicio final, le mostrará también escenas del Antiguo y del Nuevo Testamento, animales monstruosos, leyendas o los estamentos de la sociedad medieval. El templo, declarado monumento nacional en 1889, se levantó entre los siglos XII y XIV. Aproveche su paseo por el casco histórico para descubrir la monumentalidad de la ciudad, con ejemplos tan bellos como la calle Mayor, como los palacios de Añués (XV), Iñiguez-Abarca (XVIII), la Casa Consistorial (1570) o las casas de París Iñiguez Abarca y de los Sebastianes.

Muy cerca se encuentran el monasterio de Leyre, el Castillo de Javier, el embalse de Yesa y las foces de Lumbier o Arbayún.

Más información en www.sanguesa.org, www.navarra.es, en www.turismonavarra.es y en el teléfono de información turística 848 42 04 20.